Compartir
Publicidad
Publicidad
Samsung Galaxy S8+, review con vídeo
Samsung

Samsung Galaxy S8+, review con vídeo

Publicidad
Publicidad

Al fin llegó a nuestras manos uno de los teléfonos más esperados del año, el buque insignia del gigante coreano del que se esperaban muchas cosas y que, como hemos podido comprobar en primera persona, las ha cumplido con creces. Pese a que en esta ocasión hemos analizado la versión plus de esta joya asiática, esto no ha hecho sino mejorar aún más la experiencia.

Un teléfono que deslumbra a primera vista, que pese al tamaño hipnótico de su pantalla no se siente frágil al tacto y que además, se completa con unas prestaciones en el resto de hardware que serán bastante difíciles de mejorar por sus rivales más inmediatos. Vamos a ver sin más dilación, qué es lo que nos ha regalado el Samsung Galaxy S8+ durante su análisis.

Diseño a la moda e impecable

Lo primero que apreciamos al sostener en nuestras manos este teléfono es la elegancia de su diseño, especialmente prodigado por sus curvas. Y es que ya no podemos concebir un nuevo Galaxy sin sus hermosas líneas, bien acabadas y que facilitan por completo el agarre en mano.

Fuera marcos, curvatura a los laterales y adiós al botón físico frontal, tres tendencias que ya hemos visto y parece seguiremos viendo en el mercado móvil. Eso sí, un par de pegas respecto al diseño: atrae con facilidad las huellas y es sumamente resbaladizo, por lo que a pesar de su belleza, es recomendable protegerlo con una funda.

S8+

El sensor de huellas: una mala elección

Uno de los temas más espinosos que han surgido en torno a este nuevo terminal tiene que ver con la posición elegida por Samsung para el lector de huellas dactilares. Todos los rumores indicaban que Samsung habría buscado la forma de colocar el sensor bajo la pantalla, pero tras los intentos fallidos decidió ubicarlo en la parte trasera, justo al lado de la cámara.

Esto ha provocado que muchos usuarios se quejen e incluso que se comente que su experiencia de uso no es la mejor para las personas zurdas. Aún con todo esto, el sensor responde muy bien y si no nos adaptamos a él siempre tenemos la posibilidad de pasarnos al reconocimiento facial o al sensor de iris que incorpora el teléfono.

S8+

La pantalla, su mayor encanto

Es inevitable no sorprenderse al ver por primera vez el Galaxy S8+, y es que su pantalla de 6,2 pulgadas más alargada de lo normal no pasa desapercibida. Hablamos de un panel Super AMOLED con una resolución de 2.960x1.440 píxeles y una densidad de 530ppp.

Si nos ponemos exigentes podemos concluir que esta pantalla AMOLED no es mucho mejor que la que encontrábamos en el modelo anterior, el Galaxy S7, pero eso no es motivo para dejar de reconocer que la experiencia de uso gracias al contraste perfecto y sus altos niveles de brillo, es impecable.

S8+

Rendimiento bien, pero pocas diferencias

Dentro del S8 y del S8+ encontramos el que se supone es el procesador de moda y el mejor que podríamos encontrar, un Snapdragon 835 funcionando junto a 4GB de RAM y 64 de almacenamiento interno desde la opción más básica. Sin embargo, no hemos apreciado una mejora de rendimiento significativa frente al Galaxy S7, ni tampoco una mejor experiencia Android que con otros terminales como el OnePlus 3.

Eso sí, en benchmarks este procesador y sus ocho núcleos se comen al resto de lo que encontramos en el mercado. Y esto sí que lo hemos percibido en nuestras propias carnes, pues tanto en la gestión multitarea como en el rendimiento a la hora de utilizar aplicaciones muy pesadas el teléfono ha rendido sin problemas.

S8+

Autonomía y conectividad sobradas

La conectividad en el Samsung Galaxy S8 está muy cuidada y es que no a este teléfono no le falta ni LTE Cat 16, WiFi ac de doble banda o Bluetooth v 5.0 (2Mbps). También nos topamos con soporte ANT+, puerto USB Type-C, NFC, Samsung Pay, y tecnologías localización GPS, Galileo, Glonass, BeiDou.

En materia de autonomía encontramos una batería con 3.500mAh para la versión que hemos probado, algo superior a la que encontramos en el modelo de menor tamaño, que se queda en los 3.000mAh. En este punto no se ha revolucionado demasiado y el teléfono en uso intensivo (unas 5 horas la pantalla encendida) llega por debajo del 15% en las últimas horas del día. Si además le damos mucha tralla a la cámara, especialmente en modo grabación, nos quedamos aún por debajo de estas cifras.

S8+

Los dos modelos de S8 utilizan tecnología de carga rápida llamada ‘Adaptive Charging’, relacionada con el Quick Charge 2.0 de Qualcomm. Esta tecnología tarda aproximadamente una hora y tres cuartos en llegar a la carga completa y una media hora para el 50%. No es la más rápida del mercado pero es eficiente.

TouchWiz ataca de nuevo

La capa de personalización de Samsung, TouchWiz vuelve a aparecer nuevamente en este modelo basado en Android 7.0. Hasta el momento era una capa que más que ayudar incordiaba, llena de bloatware poco útil y que además perdía lo intuitivo del Android más puro. Conscientes de eso, los coreanos han trabajado en preparar este "TouchWiz 2017", mucho más funcional y accesible que el que encontrábamos hasta ahora.

Aún así no encontramos con muchas aplicaciones propias y herramientas Edge que permiten aprovechar el borde de pantalla, la completa captura de pantalla, el Always On Display, o la pantalla partida. Además, hay un catálogo de serie que llega de parte de Microsoft muy completo en el que encontramos Skype, Excel, World, OneDrive o Powerpoint.

S8+

Hello, Bixby

El estreno de Bixby no ha sido todo lo bueno que se esperaba. Lo encontramos aún limitado al inglés y el coreano y aún a medio desarrollar, por lo que es recomendable seguir utilizando Google Now y demás servicios asociados. Algo interesante de Bixby es el tema de reconocimiento de imágenes, Bixby Vision. Este sistema permite, mediante inteligente artificial, reconocer elementos en nuestras fotos para después mandarnos en Internet a tiendas relacionadas o a bancos de imágenes.

S8+

Cámara

Pues Samsung ha decidido no sumarse a la moda de las cámaras duales en su buque insignia. Esto, a priori, podría sonar a quedarse corto, pero nada más allá de la realidad. Si bien es cierto que el hardware en este equipo fotográfico no distaba demasiado del que teníamos en el modelo anterior, las mejoras en el software y otros elementos no han hecho sino mejorar algo que ya era de por sí excelente.

Un sensor de 12 megapíxeles con una apertura máxima f/1,7 que realiza varias imágenes a la vez y que las une de forma inteligente para conseguir la mejor toma. Cuenta también con el sistema de enfoque más rápido, el Dual Pixel, y aguanta a la perfección los elementos en movimiento y los cambios rápidos de escena.

s8

Donde sí hemos percibido cambios notables es en la cámara frontal, con un sensor de 8 megapíxeles y apertura f/1,7 que gracias al nuevo sistema de enfoque automático, recoge vídeos y fotos considerablemente más nítidos.

La opinión de Xataka

S8

El Galaxy S8+ tenía claro que quería ser el mejor teléfono del mercado este año 2017 y pese a que nos podría haber regalado una autonomía y rendimiento mayores, ha dejado un diseño espectacular del que apenas podemos poner pegas. Si bien es cierto que la elección a la hora de ubicar el sensor de huellas no ha sido las más acertada, sacrificarlo a cambio de una pantalla tan espectacular ha merecido la pena,

Como hemos visto anteriormente, el equipo fotográfico, aún sin contar con un sistema de cámara dual es excelente. Del mismo modo lo es la conectividad que encontramos en el teléfono y también las múltiples aplicaciones que esta vez incluye TouchWiz. Por todo ello podemos concluir que el Galaxy S8+ va a ser un rival muy duro de vencer para el nuevo iPhone y por el momento, se puede colgar la medalla de flagship del año.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos