Compartir
Publicidad
Publicidad

Samsung ya piensa en pantallas con cuatro curvas para cargarse definitivamente los marcos

Samsung ya piensa en pantallas con cuatro curvas para cargarse definitivamente los marcos
Guardar
13 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los laboratorios de I+D de Samsung no paran nunca de echar humo, y uno de los que más trabajo tiene últimamente es el relativo a sus pantallas Super AMOLED. El pasado año los coreanos lograron que su línea Edge se convirtiese en todo un estándar, y comenzaron a venderlas a otros fabricantes, en su mayoría chinos. Ahora, no contentos con eso, piensan ir un paso más allá.

Hace algunas semanas asistíamos a la presentación del Samsung Galaxy S8, un terminal con un ratio de pantalla/frontal de más del 80% que a Samsung parece haberle sabido a poco. Los coreanos están ya investigando cómo multiplicar por dos las curvas de su pantalla. Si los Edge cuentan con dos curvas laterales y el Xiaomi Mi Mix disfruta de tres, contando la superior, Samsung quiere llegar a cuatro curvas.

El fin de los marcos

No se trata sólo de Samsung, la propia LG está también iniciando las investigaciones para llegar al mismo punto que sus compatriotas pese a partir con una desventaja evidente: aún no producen pantallas para móviles, y mucho menos pantallas con curvas. El hecho es que ambos fabricantes ya comienzan a pensar en el móvil todopantalla definitivo.

Conforme a la información que ofrece el medio ETNews, Samsung y LG estarían ya trabajando para lograr retirar por completo los marcos de los teléfonos móviles mediante la creación de pantallas con cuatro curvas. Y es que, a falta de ver el producto acabado, una pantalla con cuatro curvas dejaría un ratio de pantalla/frontal cercano al 100%. Algunas fuentes mencionan una cifra concreta: un 98% de superficie ocupada por la pantalla. Aunque esto dependería del tamaño de la propia pantalla.

El Xiaomi Mi Mix ha demostrado ser frágil con sus tres curvas, Samsung y LG deben solucionar este punto

Samsung debe tener en cuenta no sólo la complicación a la hora de construir este tipo de pantallas sino también la fragilidad del cristal que las recubriría, sin conexión con ningún tipo de marco que absorbiese la vibración de los golpes. Sólo hace falta ver la facilidad con la que parece romper el Xiaomi Mi Mix. Además restaría por verse qué hacer con las cuatro esquinas, que por el grosor del cristal serían prácticamente inservibles.

Esta noticia que llega ahora sobre estas pantallas con cuatro curvas hace que se descarte que el primer teléfono en montarlas sea un Galaxy S9 futuro, o tal vez el próximo Note 9. Los modelos de 2018 llegarían tal vez demasiado justos ante este desarrollo que a buen seguro llegará a buen puerto, pero requerirá tiempo y muchas probaturas.

Así pues, es el momento de que empecemos a pensar que no tardaremos en tener móviles sin marcos. Será en 2019 o será en 2020, pero si tanto Samsung como LG andan investigando cómo lograrlo de la forma más eficiente posible, es que se trata de un proyecto que acabará tomando tierra. Pantallas flexibles y ahora pantallas con cuatro curvas. Es el futuro de los smartphones, al parecer.

Vía | ETNews (coreano)
En Xataka Móvil | Pantallas curvas, ¿para qué las emplea cada fabricante?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos