Publicidad

Todo sobre la cámara del Galaxy S20 Ultra: así quiere Samsung conquistar el trono de la fotografía móvil
Samsung

Todo sobre la cámara del Galaxy S20 Ultra: así quiere Samsung conquistar el trono de la fotografía móvil

Publicidad

Publicidad

Corea está de moda en el cine gracias a Parásitos y sus cuatro Premios Óscar, y Samsung quiere que también lo esté en el terreno móvil con sus nuevos Samsung Galaxy S20. La nueva familia ya es oficial y, como el pasado año, de nuevo vuelven a formar un trío aunque aquí ya no hay modelo con apellido 'e' ni se cierra en un 5G: aquí se cierra con un Ultra.

La línea para este 2020 empieza en el Galaxy S20, sigue en el Galaxy S20+ y acaba en el Samsung Galaxy S20 Ultra, todo un titán fotográfico que merece mayor dedicación en este apartado. Y no sólo por su cámara cuádruple, o por la presencia de un sensor de 108 megapíxeles en su configuración, o por su zoom óptico híbrido de 10 aumentos. Es por todo ello a la vez.

Los nuevos Samsung Galaxy S20, en vídeo

La mayor apuesta fotográfica de Samsung se apellida Ultra

Samsung Galaxy S20 Ultra

Como ya hemos comentado, el Samsung Galaxy S20 Ultra se presenta en sociedad con una cámara cuádruple aunque el sensor que más llama la atención es el de 108 megapíxeles, el que ejerce como principal y llega acompañado por una lente f/1.8, por estabilización óptica y por la nueva tecnología Nonacell de los coreanos. Un nombre que seguro que nos suena, aunque con una ligera variación.

Ya hemos contado en varias ocasiones cuál es el truco de los fabricantes de sensores para obtener más luz de donde no la hay: fusionar píxeles de forma virtual. Así, grupos de píxeles pasan a trabajar como uno solo, capturando tanta información duplicada como píxeles entren en el grupo. Esta técnica, conocida como pixel bining, recibía el nombre concreto de Tetracell en el catálogo de Samsung, y ahora se estrena la Nonacell.

Del Tetracell pasamos al Nonacell, de los bloques de píxeles de 2x2 pasamos a los de 3x3

Tetracell porque se fusionaban cuatro píxeles entre sí, un cuadrado de dos píxeles de lado. Nonacell porque ahora tenemos un grupo de nueve píxeles, tres por cada lado. 9 veces más información. Eso hace que, entre otras cosas, podamos fusionar los 108 megapíxeles para producir fotografías de 12 megapíxeles con mucha más luz. O que los píxeles del sensor pasen, virtualmente, de tener 0,8 micrones de lado a 2,4 micrones de lado. Un tamaño más que genoroso para tratar de robar toda la luz de una escena.

Por si fuera poco, a este sensor de 108 megapíxeles se le ha unido una lente con apertura f/1.8, que aporta aún más luz, y dispone de estabilización óptica para facilitar, entre otras cosas, las largas exposiciones. Así tenemos un sensor capaz de capturar mucha luz cuando es necesario, y de mantener la estabilidad cuando el diafragma necesita estar abierto más tiempo de la cuenta. Luz, luz, luz y más luz. Todo al servicio de la cámara principal del Samsung Galaxy S20 Ultra.

156 megapíxeles para fabricar el zoom híbrido

S20 Ultra

Contar con 108 megapíxeles permite a Samsung hacer que este sensor eche una mano a otro de los que forman la cámara cuádruple del Galaxy S20 Ultra. Concretamente, al telefoto de 48 megapíxeles con lente f/3.5 y estabilización óptica. Un objetivo telefoto que, de nuevo, puede fusionar sus píxeles gracias al Tetracell y producir fotografías más luminosas de 12 megapíxeles y con píxeles de 1,6 micrones de lado.

Como decimos, el sensor de 108 megapíxeles juega un papel como apoyo del telefoto de 48 megapíxeles. Este último cuenta con 4 aumentos ópticos, pero subimos a 10 aumentos echando mano del zoom híbrido y sin pérdidas. ¿Cómo? Combinando las fotografías del telefoto y la cámara principal. Pero podemos ir más allá y aumentarlo todo de forma digital, llegando así a los 100 aumentos aunque con una sensible pérdida de calidad. El zoom electrónico es el que es, en el catálogo de Samsung y en el de cualquier otro.

Para las otras dos cámaras tenemos un sensor de 12 megapíxeles acompañado por una lente ultra gran angular f/2.2 y píxeles de 1,4 micrones, y un cuarto sensor DepthVision que no es otra cosa que un sensor TOF 3D para las lecturas de profundidad, con múltiples aplicaciones pero con la tarea principal de leer los escenarios para medir distancias y echar una mano a la IA del teléfono a la hora de aplicar los desenfoques. El bokeh, amigos.

La luz es el hilo conductor del software y el hardware del Samsung Galaxy S20 Ultra, todo al servicio de su mejor captura

Y además de esto, no podemos olvidar la cámara frontal de 40 megapíxeles de este Samsung Galaxy S20 Ultra. Con píxeles de 0,7 micrones fusionables hasta producir fotografías de 10 megapíxeles y 1,4 micrones de lado. Y con una lente f/2.2. Como vemos, todo en este Samsung Galaxy S20 Ultra se puede fundir para capturar más luz siempre que sea necesario. No podemos olvidar el software, claro está, con las nuevas funciones 'Single Take' o la grabación de vídeo en 8K, pudiendo extraer capturas de 30 megapíxeles de tamaño de éstos.

Como vemos, la apuesta de Samsung por la fotografía en esta nueva generación es más que potente, y el Samsung Galaxy S20 Ultra está a la cabeza de toda su familia. Y tal y como hemos ido comentando, la luz es el hilo conductor de todo el hardware y el software de un teléfono que competirá seriamente por acabar siendo el mejor móvil fotográfico de este año 2020. ¿Lo conseguirá? Ya veremos qué ocurre cuando acabe la temporada, pero las cartas de los coreanos están sobre la mesa, y son bastante altas.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios