Compartir
Publicidad
Honor 6X, análisis: la doble cámara no lo es todo
Análisis

Honor 6X, análisis: la doble cámara no lo es todo

Publicidad
Publicidad

El plan de dominación mundial de Huawei está ya en marcha, y para ello el fabricante chino echará mano de sus dos marcas. De la más antigua, Huawei, y de la última en llegar, Honor, que ahora cumple tres años y lo celebra poniendo en circulación un nuevo smartphone para Europa. El Honor 6X ya está aquí y toca comprobar si cumple con todo lo que promete.

Con una configuración aparentemente clásica para lo que hemos visto en 2016 referente a las gamas medias, el Honor 6X llega directo desde la fábrica en China y se convierte en el primer terminal europeo de Honor para este 2017. Por supuesto, ha pasado por nuestra mesa de análisis y qué mejor forma de saber qué nos ha parecido que ir repasando sección por sección. ¿Os apetece acompañarnos?

Honor 6X, el interior de lo nuevo de Huawei

Cuando sacamos el Honor 6X de la caja nos enfrentamos a un terminal con un cuerpo unibody de metal, con cristal 2.5D sobre la pantalla y con un diseño bastante elegante y compacto con el que abordar al día a día. La pregunta es, ¿qué esconde en su interior? Antes de comenzar con el análisis pormenorizado de cada una de sus partes, veamos la lista de especificaciones para saber a qué nos enfrentamos.

Honor 6x
Honor 6X
Pantalla
GFF LCD de 5,5 pulgadas FullHD
400 píxeles por pulgada
Procesador
Kirin 655
Núcleos
8 núcleos (4xA53 a 2,1GHz + 4xA53 a 1,7GHz)
GPU
Mali-T830
RAM
3GB
Memoria
32GB
OS
Android 6.0 Marshmallow
EMUI
Conectividad
LTE, Bluetooth 4.1
Batería
3.340 mAh no extraíble
Cámara trasera
12 megapíxeles + 2 megapíxeles, flash LED
Cámara frontal
8 megapíxeles
Otros
Dual SIM, microUSB, lector de huellas
Dimensiones y peso
150.9 x 76.2 x 8.2 milímetros
162 gramos
Precio
249 euros en Europa

Todo bien en la construcción salvo el frontal

Honor 6x 3

Como en cada análisis que hacemos en Xataka Móvil, comenzaremos hablando del diseño de este Honor 6X de color champagne, un dorado apagado que resulta bastante elegante al combinarse con su cuerpo metálico pero al que le encontramos alguna pega, como veremos a continuación. Pista: no son las huellas, difíciles de apreciar.

El Honor 6X es pesado, más de 160 gramos, pero eso no tiene por qué ser un defecto

Nada que objetar en cuanto a dimensiones y peso. Hay que tener presente que estamos ante un smartphone de 5,5 pulgadas y que, por tanto, no tendrá unas dimensiones muy contenidas. Hablamos de 150,9 x 76,2 x 8,2 milímetros de grosor y con 162 gramos de peso. Unas cifras a tener muy cuenta para quienes busquen un terminal ligero pues el Honor 6X no debería estar entre sus preferidos. ¿No te gustan los terminales pesados? Por lo menos, el Honor 6X está muy equilibrado y parece menos de lo que es.

Honor 6X

Vodafone Smart Platinum 7

OnePlus 3

Meizu MX6

Pantalla

5,5 pulgadas

5,5 pulgadas

5,5 pulgadas

5,5 pulgadas

Dimensiones

150.9 x 76.2 x 8.2 milímetros

154.0 x 75.7 x 7.0 milímetros

152.7 x 74.7 x 7.4 milímetros

151.7 x 75.0 x 7.9 milímetros

Peso

162 gramos

155 gramos

158 gramos

175 gramos

Honor 6X

En cuanto a la situación de botones y conectores, estamos frente a un diseño clásico de Huawei y Honor, incluso en lo que respecta al jack de auriculares, presente en la parte superior del dispositivo. Todos los controles del teléfono quedan a la derecha, con el volumen sobre el botón de encendido, y el lateral izquierdo queda únicamente para la bandeja de la SIM y la microSD. El bajo está reservado para el conector microUSB y un juego de altavoces estéreo.

Honor 6x

¿Tenemos lector de huellas? Por supuesto, en la parte trasera bajo su doble cámara, una posición ya clásica en los terminales Honor y de cuyo rendimiento hablaremos más adelante. Y llegando al frontal nos encontramos con la gran pega del diseño de este Honor 6X. Toda la sensación premium del metal trasero se pierde contemplando el frente del dispositivo, con un blanco excesivamente plástico bajo el cristal que resta algo de glamour a todo el terminal. Una pena, pues su frontal completamente limpio, salvo por el logo, habría lucido de maravilla en el mismo metal del cuerpo.

Honor 6x 2

El Honor 6X se siente muy bien en mano, incluso por el gran cuerpo metálico que imprime esa frialdad característica de los metales. Su curvatura trasera facilita el agarre y no llega a hacerse incómodo en ningún momento. Honor ha ido progresando en diseño en estas últimas generaciones, y aunque este Honor 6X queda algo lejos del más elegante de todos hasta el momento, el Honor 8, estamos ante un dispositivo muy atractivo y ergonómico.

5,5 pulgadas FullHD que flaquean en el exterior

Honor 6x

Cuando entramos en conversaciones que versan sobre la resolución óptima para un smartphone, surgen todo tipo de disensiones y disputas acerca de lo que cada uno considera ideal. Eso no significa, sin embargo, que una densidad de pantalla superior a los 400 píxeles por pulgada no sea más que suficiente para cualquier diagonal, y es la cifra que nos encontramos en el Honor 6X.

La pantalla cumple en casi todo salvo en el brillo máximo, y es lo que necesitamos en el exterior

Una pantalla GFF LCD de 5,5 pulgadas con 1920x1080 píxeles de resolución, una cifra ya estandarizada en las gamas medias y que sólo podría representar un problema en el caso de que echásemos mano de unas gafas de realidad virtual. En ese campo sí que importa la resolución de forma determinante, pero en cuanto a gestionar nuestro smartphone a diario, los 400 píxeles pueden ser la cifra más equilibrada entre visualización y consumo de energía.

Nota: Los paneles GFF son una evolución de los clásicos paneles GG, siempre dentro de la tecnología LCD/LED. La ventaja de los primeros sobre los segundos es que la conformación de las capas permite que el panel pueda ser más delgado, ganando casi 0,75 milímetros por el camino. Aunque los paneles GG, los más utilizados, son por el momento los más fáciles y baratos de producir. Sin embargo, los paneles GFF van teniendo más presencia y apuntan a desbancar a los GG en el futuro.

Honor 6x

Además, hablamos de una pantalla LCD por lo que no hay que esconder subtramas de píxeles como en algunos modelos de AMOLED. La principal pega de la pantalla llega en el exterior a causa de que no cuenta con un brillo máximo alto. Se trata de una pantalla que cumple sin problemas en interiores, tanto en reflejos como en ángulos de visión, pero que palidece un poco cuando la sacamos a la calle. Si el sol incide sobre ella, echaremos de menos el chute de brillo extra que aporta AMOLED y otras pantallas LCD del mercado. Para el resto de situaciones, sin ningún problema.

La pantalla del Honor 6X tiene un tacto muy agradable y su respuesta es rápida y precisa. Cuenta además con buenos ángulos de visión y no capta apenas brillos.

Sobre los brillos hay además otro punto a favor de la pantalla del Honor 6X y es su curvatura 2.5D, que debería arrojar reflejos sobre la zona cercana a los marcos pero que no lo hace. En cuanto a la visualización de los colores, son vivos y producen una sensación agradable con unos blancos bastante blancos, valga la redundancia, sin ese tono ligeramente azulado que aparece a menudo entre las pantallas alejadas de los flagships de cada fabricante. Además, podremos variar la temperatura de color por software por lo que adaptar el teléfono a nuestro gusto será coser y cantar.

Honor 6x

Como pega, pues todos los componentes suelen tener al menos una, no tendremos doble toque en la pantalla a la hora de encenderla. Es una función que a día de hoy es perfectamente exigible a cualquier fabricante por lo que aporta cuando está presente, y en los terminales Honor, con el lector de huellas a la espalda, se echa de menos no poder prescindir del botón de encendido para consultar el móvil cuando está sobre la mesa.

Si somos obsesivos con la limpieza estamos de enhorabuena, el Honor 6X refleja poco las huellas

El último punto es el de la limpieza. La capa oleófuga cumple bastante bien con su función y aunque con el uso puede que lleguemos a acumular suciedad sobre la pantalla, se limpia con sencillez y queda rápidamente impoluta para seguir trabajando con ella. Casi todo es bueno en este panel del Honor 6X que incluso goza de un buen tacto y sensibilidad. ¿Las pegas? Las ya comentadas. Poco brillo en exteriores y sin double tap.

¿Qué tal se comporta ese procesador?

Honor 6x

Enfrentarse a un Huawei o a un Honor es siempre motivo de dudas previas a causa de su procesador. Los Kirin de fabricación propia siguen aún lejos de la cabeza de la competición en cuanto a rendimiento y potencia gráfica, y el único que por ahora ha despuntado en este sentido, el Kirin 960, no está presente en el interior del Honor 6X que ahora analizamos al detalle.

En este modelo concreto nos topamos con un Kirin 655, un chip de ocho núcleos A53 a 2,1 y 1,7GHz que se sitúa en las gamas medias del fabricante. Completamos los datos técnicos mencionando que se trata de un chip construido en 16 nanómetros y que promete, sobre el papel, un 60% más de poder que el Kirin 620 y un 70% menos de consumo que éste. ¿Lo ha conseguido? Veamos cómo ha sido la experiencia.

Honor 6x

Con 3GB de memoria RAM LPDDR3 y 32GB de almacenamiento interno EMMC, el Honor 6X se ha mostrado fluido en todo momento. Incluso las aplicaciones más exigentes se ejecutan con bastante soltura, y sólo apreciamos que no estamos ante un procesador al máximo nivel en los tiempos de carga, donde sí se aprecia algo de lag a la hora de abrir aplicaciones cerradas o recuperar apps pesadas en segundo plano. Por lo demás, la experiencia ha sido bastante buena.

Antutu

Honor 6X

Huawei P8 Lite

OPPO R9

Meizu M3 Note Pro

Procesador

Kirin 655

Kirin 620

Helio P10

Helio P10

RAM

3GB

2GB

4GB

3GB

AnTuTu

55.056

35.186

73.000

43.746

El sistema es fluido y sólo en la gestión de la multitarea apreciamos que tenemos delante una gama media

Tanto el sistema como las apps van muy fluidas, como decíamos, y en el apartado gráfico tampoco hemos notado que estemos ante una gama media que debe llegar al mercado a un precio bastante competitivo. Los juegos más corrientes se ejecutan sin ningún problema y los juegos más exigentes sí tienden a reducir la tasa de refresco. Con una Mali T830 resulta complicado mantener frame rates altos en determinadas condiciones, es algo a tener presente.

EMUI sigue en su línea, seguimos esperando Magic Live en Europa

Honor 6x

Algo que sí apreciamos en este Honor 6X es que el sistema, Marshmallow bajo EMUI con Nougat ya disponible en China y a un paso de llegar a Europa, no presenta ningún tipo de retardo. Puede que estemos ante la versión de EMUI más optimizada hasta el momento, o que la combinación de varios factores resulte en esta experiencia agradable y fluida, pero lo cierto es que el Honor 6X se siente mejor funcionando que terminales con especificaciones superiores y más pretensiones.

El propio sistema es bastante limpio. Encontramos las apps propias de Honor en cuanto a galería de fotografías, reproductores de música y vídeo, calendario, temas, etc, pero no se preinstala ningún tipo de bloatware, lo que hace que el resultado final sea un teléfono descargado de aplicaciones accesorias y con toda la cartera de apps oficiales de Google presentes desde el primer momento. Algo que provoca alguna que otra duplicidad, todo hay que decirlo, pero nada preocupante.

Capturas

Y qué decir del lector de huellas, estamos ante uno eficiente y veloz. Huawei ha sabido gestionarlo desde el primer momento y desbloquear el Honor 6X es rápido y cómodo, sin apenas retardo desde que apoyamos el dedo hasta que el teléfono se presenta ante nosotros listo para ser usado. La fama de los lectores de huella de Huawei precedía a la llegada del Honor 6X, y el dispositivo mantiene la línea.

La autonomía no destaca, ni para bien ni para mal

Honor 6x

Es posiblemente el punto más gris de este Honor 6X, que no un punto negro. Si estáis acostumbrados a encontraros terminales que promedien entre 4,5 y 5 horas de pantalla en las gamas medias, con el Honor 6X sentiréis que la película se reproduce de nuevo, sin aparentes cambios. Hay que tener presente en todo momento que tenemos entre manos una batería de 3.340 mAh.

Cuando todo es notable pero la batería simplemente cumple, estamos ante un punto gris

¿Deberíamos poder exigir más horas de pantalla a este Honor 6X? Sí, pero se mueve en la media de su categoría y no destaca ni para bien ni para mal. Teniendo en cuenta que el encargado de gestionar la energía es un chip de gama media Kirin, puede que este consumo sea incluso positivo. Sea como fuere, tendremos un día de autonomía sin muchos problemas con un uso medio, y nos costará alcanzar el día si somos usuarios más exigentes con el dispositivo.

Un detalle que se agradece en este Honor es que incorpora desde hace alguna versiones de su capa un modo de ahorro de batería con hasta tres perfiles y también, entre otras cosas, detecta qué aplicaciones consumen por encima de la media y las cierran para ahorrar unos preciados miliamperios. Ya que la batería no es demasiado buena, qué menos que el software eche una mano en la gestión de la energía. Un último punto, ¿esperabais carga rápida? No la encontraréis en el Honor 6X. Tal y como empezábamos esta sección, una batería gris.

Y en la cámara, luces y sombras

Honor 6x

La cámara, uno de los aspectos que más se valora en un móvil desde que las cámaras compactas empezaron a perder protagonismo frente a estos pequeños ordenadores de bolsillo. Uno de los puntos en el que los fabricantes vuelcan más horas de I+D y que en Honor tienen una característica que ya parece de serie: la doble lente trasera. No, no tenemos sensor para monocromo, pero sí una lente específica para calcular desenfoques, y funciona bastante bien.

Honor 6x

Lo primero que llama la atención de la doble cámara del Honor 6X es su velocidad de captura, incluso en fotografías con baja luz. Tenemos delante un móvil con un sensor IMX386 y una pareja de cámaras traseras que nos ofrecen 12 megapíxeles en la principal y 2 megapíxeles en la secundaria. Su conjunto de seis lentes asféricas prometen una resta de luz innecesaria, y lo cierto es que el resultado nos encanta.

Img 20161223 120850
Img 20161223 121217

Los colores captados por la cámara principal del Honor 6X son vivos pero sin sobresaturación. Los bordes son nítidos y la velocidad de captura hace que rara vez obtengamos fotografías movidas, aunque en determinadas situaciones sí pueden aparecer algunos personajes ligeramente borrosos durante las sesiones. El doble sensor es, como decíamos, para jugar con los desenfoques. Algo que podremos hacer con su app de galería nativa y que tendremos que activar previamente. Un toque sobre el icono del obturador y podemos empezar a jugar.

Img 20161224 210616 1
Img 20161227 115019

La doble cámara trasera sólo aporta el desenfoque selectivo, sin la captación extra de luz como la que sí obtenemos con el sistema de los Huawei P9 u Honor 8. Pero este desenfoque lo ejecuta bastante bien, discriminando de forma bastante eficiente los bordes de los objetos en primer plano para después decidir el desenfoque del fondo, o al revés si así lo deseamos. Además, el software añade la opción de aplicar filtros jugando con los planos, pudiendo mantener sólo el color en el frente y otros trucos que pueden resultar útiles para determinadas fotografías.

Siempre que haya luz, la cámara del Honor 6X brillará como pocas. Pero en cuanto caiga la noche...
Honor 6X
Honor 6X

¿Cuál es el problema de la cámara trasera? La baja luz. Lo que penaliza a absolutamente todas las cámaras móviles del mercado, está también presente en el sensor de 12 megapíxeles del Honor 6X. Las fuentes de luz tienden a difuminarse por los bordes y aunque el contraste y los colores se muestran correctamente, aparece el tan temido ruido que puede estropear una fotografía a poco que le apliquemos algo de zoom. Es un mal endémico de las gamas medias y ni Honor, con el IMX 386 de Sony, ha conseguido evitar que los resultados de su cámara empeoren con la falta de luminosidad. Si buscáis fotografía nocturna, haceos con un trípode por lo que pudiese pasar.

Img 20161223 135508
Img 20161225 210540

La cámara frontal, sin embargo, no ha rendido tan bien como esperábamos. Los modos de belleza, por ejemplo, se activan de forma automática y hacen que tomarnos un selfie sea un proceso mucho más lento de lo normal. Desactivar estos efectos no hace tampoco que la cámara sea mucho más rápida. Si en la cámara trasera tenemos enfoque y disparo en 0,3 segundos, el proceso puede llegar a sobrepasar el segundo cuando hablamos de los 8 megapíxeles situados en el frontal del Honor 6X. Las fotografías salen bien, eso sí, pero será difícil que no salgamos movidos pues el obturador no es precisamente el correcaminos.

Honor 6x

La interfaz de la cámara es similar a la que vemos en el resto de teléfonos de Huawei. Tiene multitud de opciones y en general es cómodo acceder a ellas, de no ser porque tiene demasiadas y eso llega a resultar confuso e incómodo, llegando a parecer que están desordenadas. Son demasiados los modos de disparo, así como añadidos innecesarios como stickers a lo Snapchat o filtros, modos para comida o 'belleza'. Si lo que buscáis son fotografías fieles a la realidad, podréis notar que os sobran muchas de las opciones de la cámara que, sin embargo, vienen bien para cuando las necesitamos.

La cámara es uno de los puntos en los que se aprecia que no jugamos en la liga de los flagships

¿Qué nos ha parecido la cámara del Honor 6X? Un poco decepcionante pues rinde bien con buena luz pero flaquea en otras situaciones, y luego está su cámara frontal. Demasiado alejada de lo que encontramos en categorías superiores. La fotografía es un factor diferencial y hay que saber a qué sector se apunta cuando se adquiere un dispositivo. Con sus pros, muchos, y sus contras, algunos, el Honor 6X no deja de ser una gama media en todo momento, y donde más se aprecia es en la fotografía. Capturar imágenes con el Honor 6X nos ha gustado, pero siendo conscientes de sus limitaciones. Bien, pero necesita mejorar.

Potencia sin muchos graves, así es el sonido

Honor 6x

Salimos del apartado de cámara y pasamos al apartado del sonido para completar así el análisis de la experiencia multimedia con este Honor 6X. Aquí sí nos topamos con un buen equipo de sonido cuyo único defecto probablemente sea esa sensación de "lata" cuando necesitamos algo más de graves. La situación inferior de los altavoces es bastante buena y son potentes a conciencia, pero el sonido no entrará en el salón de la fama, y la culpa la tiene una caja de resonancia poco eficiente.

Sonido algo metálico, pero potente y claro. Esas cajas de resonancia que tan poco se valoran...

Por lo demás, el sonido producido por el Honor 6X es potente y nítido y ha superado distintas pruebas bastante exigentes en cuanto a graves y agudos. Como curiosidad, y a causa de su diseño, el sonido mejora de forma notable cuando sujetamos el móvil entre las manos, sobre todo en posición horizontal. Nuestra mano hace más por los graves que el propio teléfono, y eso es algo bueno en juegos pero no tanto así en películas o vídeos en los que alejamos el teléfono de nosotros, o lo colocamos sobre una superficie.

La salida de auriculares, otro aspecto importante, sí deja el listón alto. La pega es que el Honor 6X no incluye auriculares de serie por lo que hemos de echar mano de los nuestros, pero el sonido producido deja el pabellón a buen nivel, tanto en volumen como en calidad. A poco que tengamos unos auriculares de calidad, disfrutaremos con el audio generado por el terminal de Honor.

Honor 6X, la opinión de Xataka Móvil

Honor 6x

El Honor 6X es un terminal que no nos da problemas en el día a día, con un desempeño decente y con el que poder ejecutar cualquier aplicación en cualquier momento. Por momentos nos hace olvidar que estamos ante una gama media, pero de inmediato hay detalles que nos devuelven a la tierra. No cabe duda de que el nuevo modelo de Honor es elegante, cumple cuando le exigimos aunque sin florituras y puede ofrecernos una experiencia satisfactoria en líneas generales. Pero no es excelente.

El Honor 6X no destaca en nada salvo quizá en diseño, pero en algunos apartados simplemente cumple. Una gama media competente, pero esperábamos más.

El terminal nos ha gustado, pese a contar con luces y sombras en algunos aspectos. Bien en la construcción con la trasera de metal y su cuerpo unibody, mal en el aspecto del frontal que da la sensación de estar ante un terminal plástico. Bien en el rendimiento general aunque algo débil en gráficos y en la gestión de la multitarea. Bien en la cámara trasera con luz y mal sin ella, junto a la frontal en muchas situaciones. Luces y sombras en un dispositivo que a poco que hubiesen pulido algunos detalles, habría volado un poco más alto.

No es fácil a día de hoy recomendar un terminal en la gama media, la más competitiva del momento y con opciones para prácticamente todos los gustos, muchas de ellas enfocadas en satisfacer necesidades muy concretas como la calidad fotográfica, la autonomía o el sonido. Tenemos que convenir en que el Honor 6X es uno de los dispositivos más equilibrados de entre los últimos lanzamientos, pero con el "defecto" de no destacar realmente en nada. ¿Recomendable? Sí, pero hemos de ser conscientes de que si buscamos un notable en todo, deberíamos mirar hacia categorías superiores.

7.58

Diseño8.5
Pantalla7.5
Rendimiento7.5
Cámara7.0
Software8.0
Autonomía7.0

A favor

  • Un diseño elegante y robusto
  • El desenfoque selectivo es bastante bueno
  • Rendimiento por encima de lo esperado

En contra

  • La cámara con baja luz y la frontal, en general
  • El sonido echa en falta más graves
  • La pantalla en exteriores

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos