Compartir
Publicidad
LG V30, análisis: potencia y diseño equilibrados al estilo de LG
Análisis

LG V30, análisis: potencia y diseño equilibrados al estilo de LG

Publicidad
Publicidad

El LG G6 provocó algo de polémica en su lanzamiento pues medio mercado esperaba ya el aterrizaje de modelos con el Snapdragon 835 a bordo, y LG decidió optar por el 821 para llegar antes que los demás. Por desgracia, el G6 queda ya muy atrás en la memoria y LG ha vuelto a la carga con un teléfono llamado a liderar su catálogo dentro de no demasiado tiempo. Ya está aquí el LG V30.

Perdiendo algunas características bastante interesantes que imprimían personalidad sobre sus terminales, como la doble pantalla frontal, pero ganando algo tan fundamental como la completa internacionalidad, el LG V30 ha pasado ya por nuestro banco de análisis. Vayamos poco a poco desgranando la nueva gama alta de los coreanos para ver qué es lo que han puesto en circulación. Si os parece, acompañadnos.

LG V30, análisis en vídeo

Ficha técnica del LG V30

LG V30, análisis

Antes de mancharnos las manos con la harina del análisis, pongamos en blanco sobre negro las características técnicas de la última gama de LG. Veamos qué tal son sus tripas justo antes de evaluar su rendimiento. Esto que tenéis a continuación, estructurado en una tabla de especificaciones técnicas, es el LG V30.

LG V30

Procesador

Qualcomm Snapdragon 835

RAM

4 GB LPDDR4X

Almacenamiento

64 GB

Dimensiones

151x75x7,3 mm (158 gr)

Pantalla

6 pulgadas 18:9 QuadHD+ OLED FullVision

Batería

3.300 mAh / Carga rápida QC 3.0 // Carga inalámbrica

Cámara principal

16 + 13 megapíxeles (f1.6/71 grados, f1.9/120 grados)

Cámara frontal

5 megapixeles (f2.2)

Sistema operativo

Android 7.1.2 Nougat con UX 6.0+

Conectividad

USB Type-C, BT 5.0 / WiFi ac

Otros

Resistencia IP68 / DAC Hi-Fi 32 bit

Precio

899 euros

La pelea del diseño

LG V30, análisis

Los teléfonos de gama alta son cada vez más caros y eso lleva asociado un incremento en las exigencias en cuanto a diseño, y aquí LG ha cumplido con creces con este LG V30. Sin marcos, con bordes suaves y un acabado exquisito que, sin embargo, pierde la personalidad cuando apagamos la pantalla.

LG ha logrado embutir 6 pulgadas en cuerpo de menos de 160 gramos que además cuenta con dimensiones muy contenidas. Todo ello logrando reducir las curvaturas tanto traseras como frontales, conformando un diseño sutil y bastante pulido. Su mejor baza: metal y cristal con puerto de auriculares y sólo 7,33 milímetros de grosor. Un dato para enfrentar con su competencia.

Su mejor baza: metal y cristal con puerto de auriculares y sólo 7,33 milímetros de grosor.

Sobre la posición del lector de huellas, sin polémicas. LG repite su situación en la espalda, en una posición en la que llegamos sin problemas con el dedo índice. Tiene a su favor que es una de las identificaciones por huella más veloces del mercado, y si necesitamos acceso rápido con el móvil sobre la mesa podemos recurrir al doble toque sobre la pantalla.

Podemos ir cerrando el aspecto del diseño hablando de este LG V30 comentando que tendremos resistencia al agua IP68 y a cambio perderemos la batería extraíble. Aunque como detalle adicional, el V30 llega con carga inalámbrica. Concesiones y características que desaparecern para conformar un LG V30 que nos deja un gran sabor de boca en cuanto a diseño.

LG se sube al OLED, hablemos de la pantalla

LG V30, análisis

La tecnología de moda en cuanto a pantallas es el OLED y LG pone aquí su granito de arena ofreciéndonos un panel de cosecha propia. Concretamente, un panel OLED plástico, o P-OLED, que tendrá mucho que decir en las próximas gamas del fabricante coreano, aunque confiamos en que para entonces ya hayan solucionado algunos de sus problemas. Porque sí, hay tonos azulados cuando cambiamos el ángulo de visión.

Por contra, y como agradable añadido, tendremos compatibilidad con contenidos HDR10 que ya ofrecen plataformas de streaming como Netflix. En cuanto a características interesantes, este LG V30 disfruta de una saturación controlada, natural, y cuyo uso en exteriores es bueno pese a no contar con picos de brillo demasiado altos.

Pese a que no se libra de los tonos azulados al ver la pantalla desde ángulos distintos al frontal, la saturación del panel es suave y natural.

Hablamos de una pantalla 18:9 cuando la gran mayoría de apps del parque android están adaptadas para 16:9. LG lo soluciona ofreciendo modificar el escalado de estas apps; podremos ampliarlas a 18:9 perdiendo algo de laterales, dejarlas en 16,7:9 o bien mantenerlas en sus 16:9 nativos. Cada aplicación, por su diseño, nos pedirá un formato u otro. Una de nuestras pruebas ha sido con Clash Royale y, en este caso, lo ideal ha sido mantener el formato de compatibilidad con barras negras arriba y abajo. El coste de los nuevo formatos.

Tampoco queremos dejar pasar el hecho de que este V30 cuenta con pantalla Always-on. Nos permitirá dejar permanentemente en pantalla el nivel de caga, la fecha y la hora y las notificaciones, apagándose el resto del panel, y podremos habilitar hasta varias fichas de iconos para controlar distintos aspectos del teléfono. El "regalo" de LG por haber quitado la segunda pantallas superior que caracterizaba a los V de su catálogo.

Sobre potencias y baterías

LG V30, análisis

Contábamos que el LG G6 decidió optar por la última gama alta en procesadores de 2016 para llegar antes que su competencia, pero que en este LG V30 se igualaban fuerzas con el resto. Un teléfono con el Snapdragon 835 a bordo, con 4GB para la RAM y 64GB para almacenamiento interno y que, en base a nuestras pruebas de rendimiento, cumple con lo esperado.

Un dispositivo que se comporta de forma muy fluida en el día a día, sea cual sea la carga que apliquemos sobre el procesador, y que sólo presenta algún problema de sensaciones. Algo relacionado, tal vez, con la optimización de Android para este dispositivo. Algo que no acaba de estar afinado al 100%.

En cuanto a la batería, los 3.300 mAh del LG V30 nos han dado un día de autonomía aunque con poco margen, obligándonos a llevar el cargador encima por si las moscas. Menos de 4 horas de uso de pantalla en cada descarga, aunque tendremos carga rápida para tratar de paliar en parte este problema. 30 minutos para el 50% de carga del teléfono, 95 minutos para la carga completa.

El sonido, a muy buen nivel

LG V30, análisis

Pocas pegas que poner a un LG V30 que cuenta con altavoces y que se escuchan bastante bien, y con un puerto de auriculares que no desentona en ningún momento. Un puerto de 3,5 milímetros que esconde un Hi-Fi Quad-DAC de 32 bits que eleva la experiencia hasta un nivel muy alto. Buena fidelidad, buenos graves y en todo momento.

Eso sí, recomendamos que dediques algo de tiempo a experimentar con el sonido. LG incorpora un ecualizador avanzado en los ajustes del teléfono para que podamos definir cada variable hasta llevar el sonido hasta el punto que más nos guste, aunque lo ideal habría sido poder crear modos para grabarlos y recuperarlos cuando queramos.

Otro punto a favor del sonido de este LG V30 es que llega de serie con unos auriculares con control integrado y cable de tela. Un regalo que LG valora en 150 euros y que nos permiten mejorar la experiencia salvo, claro está, que ya tengamos unos auriculares de calidad listos para recibir el teléfono cuando nos hagamos con él.

El error de llegar con Nougat

LG V30, análisis

No da muy buena imagen que una gama alta como este LG V30 llegue con Nougat cuando Oreo ya lleva tiempo en circulación, y eso es un punto negativo para el teléfono y que da que pensar sobre qué hará el fabricante con las futuras actualizaciones. No obstante, Nougat en el V30 es atractivo gracias a la capa de los coreanos, y podremos optar entre múltiples escritorios o el clásico cajón de aplicaciones.

Esta capa de LG se asemeja a Android puro en varios aspectos pero se diferencia en otros tantos. Menús de configuración modificados, por ejemplo, y con el punto en contra de encontrarnos con aplicaciones preinstaladas. Y no nos referimos a las incluidas en la suite de Google. La podremos borrar, no todo iba a ser malo, pero lo ideal habría sido que ni tan siquiera llegasen instaladas.

En el LG V30 encontraremos algunas aspectos bastante atractivos a nivel de software, como los menús que se abren con largas pulsaciones aunque no estén presentes en todas las apps del mercado. Y también tenemos la barra flotante que pretende reemplazar a la segunda pantalla. No es una característica muy útil y acaba estorbando en el uso.

Llegamos a la cámara doble al modo que la entiende LG

LG V30, análisis

Con medio mercado montando lentes gemelas con distancias focales distintas para dar importancia al zoom óptico, y también al modo retrato, LG mantiene la personalidad de modelos anteriores. Aquí tenemos una cámara dual pero al estilo de LG, con una lente normal y otra con un angular mucho más amplio. Y su característica estrella, la apertura f/1.6 que ofrece mejores fotos en baja luz a costa de sacrificar tamaño en el sensor (1/3,09").

Las fotografías capturadas con el LG V30 son de gran nivel y no sobresaturan las escenas ni las cargan de contraste artificial. El HDR puede mejorar pero la cámara enfoca con velocidad, dispara de forma aún más rápida y cuenta con modo ráfaga: útil pero demasiado fácil de activar, cuidado con el tiempo que pulsas el botón de disparo, llenarás tu galería de ráfagas.

LG V30, análisis A la izquierda la foto que puedes sacar con casi cualquier smartphone de gama alta. A la derecha, dos opciones más creativas e interesantes gracias al gran angular del LG V30

En cuanto al gran angular, su utilidad va muy de la mano de los gustos de cada usuario. En el caso del V30, rinde a muy buen nivel en buenas condiciones de luz, y cualquier escenario amplio es ideal para exprimir su uso hasta la última gota. El defecto de esta configuración es, como decíamos antes, que nos quedamos sin el modo retrato que está tan de moda en estos días.

LG V30, análisis El LG V30 responde hasta en situaciones de difícil iluminación. La apertura f/1.6 trabaja con corrección.

Cuando apagamos las luces, o las apaga la naturaleza, la cámara flaquea. Las fotografías son buenas pero el tamaño del sensor hace que la sensibilidad entre en juego con mucho protagonismo, y puede aparecer grano antes de la cuenta. Por suerte, contamos con un modo manual potenciado con Graphy que podrá llevar nuestra experiencia fotográfica más allá.

Podremos consultar el histograma, seleccionar el tipo de enfoque, definir el balance de blancos, la velocidad de apertura, la temperatura de color o controlar la sensibilidad. Todo ello desde la misma pantalla gracias a sus 6 pulgadas en formato 18:9. Prácticamente todo en pantalla para trabajar con comodidad en el modo manual.

LG V30, el resumen y la opinión de Xataka

LG V30, análisis

Tras todo este análisis, concluimos que la existencia de este LG V30 era más que necesaria. En cuanto a diseño, posiblemente uno de los mejores del año tanto en acabados como en los distintos apartados, incluyendo un peso muy optimizado para lo que vemos en la competencia. En cuanto a fotografía, una doble cámara que demuestra personalidad pues no hay equivalente en el mercado.

Mención especial al sonido, con un nivel muy alto de cuidado y que también se sitúa en la élite de este 2017. La pena es que ha tardado en llegar y que su competencia ya lleva meses jugando a las rebajas, pero sin duda una gran opción para los que busquen potencia y diseño equilibrados al estilo de LG.

En Xataka | LG V30, análisis: el mejor diseño del año presume de sonido y una cámara muy creativa
En Xataka Móvil | LG V30, así encaja dentro del catálogo completo de smartphones LG en 2017

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio