Compartir
Publicidad
Publicidad

Si quieres una vaca (de verdad) solo tienes que jugar a este juego

Si quieres una vaca (de verdad) solo tienes que jugar a este juego
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los videojuegos en general suelen tener un gancho que per se ya funciona lo suficiente como para garantizar que destinemos un tiempo a ellos (si son mínimamente buenos). Ya sea batir un récord de puntos, vencer a todos los enemigos o ir adquiriendo poderes o armas, siempre hay cierta motivación, pero la del juego Bagra de DigitalMania no tiene precedentes, dado que el premio es ni más ni menos que una vaca. Una vaca real.

Algo que parece una de esas noticias de broma que solemos ver en días como el April's Fool o el Día de los Inocentes, pero que en este caso es algo verídico que nos llega por Ars Technica. La empresa de desarrollo ha distribuido tanto fotografías como vídeos del rumiante premio (ya bautizado: Pamela) durante el proceso de entrega al ganador del juego Bagra, cuya traducción es, como no podía ser de otra manera, "vaca".

El premio más gordo de la historia, literalmente

Para optar a este premio, eso sí, tendríamos que vivir en Túnez (obviamente el alcance no podía ser mundial). Lo explica todo Waid Sultan Midani (en árabe) en la página de noticias del país Tuniscope, donde también vemos como suben a Pamela en un camión para transportarla, dando veracidad a la atípica noticia entorno a un juego para móvil.

Bagra

El juego está disponible para iOS y Android, y la mecánica consiste en colocar mediante taps una serie de OVNIs sobre una manada de terneros para abducirlos. El juego está en árabe y conocemos pocos detalles, pero lo que sí sabemos es algo que cabía imaginar dada la magnitud del premio: que el figurar en los gráficos de puntuaciones dependerá en parte a las compras in-app que se realicen, ya que los jugadores podrán comprar bonus.

De momento estamos a la espera de conocer los detalles del juego, pero a lo que ya se apunta es que los desarrolladores ya tienen preparada una segunda vaca (y bautizada también, Brigitte), por lo que la entrega de Pamela no sería algo puntual, sino una dinámica mantenida. El ofrecer como premio un animal no tiene precedentes y, al menos respecto a la normativa del país, en principio se trata de algo completamente legal.

Tampoco hay noticia de que haya habido protestas en relación a si hay compromiso con el bienestar del animal tanto en el proceso como con respecto a lo que puede suponer entregarlo a un propietario que no tenga habilitada una estancia correcta para él, si bien el usuario puede optar a donar la vaca a una organización sin ánimo de lucro, o que la vaca le llegue directamente en forma de filetes.

Vía | Ars Techninca
En Xataka Móvil | Candy Crush Saga: la ciencia detrás de la adicción

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos