Compartir
Publicidad

El teletrabajo, ¿la solución al estrés laboral?

El teletrabajo, ¿la solución al estrés laboral?
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En los tiempos que corren tener trabajo fijo o por lo menos con una cierta continuidad ha pasado de ser visto como una especie de castigo divino a un privilegio que nos permite mantenernos activos en la sociedad de consumo.

Las nuevas tecnologías y el acceso ubicuo a Internet están cambiando la forma de realizar algunas de nuestras tareas en el puesto de trabajo, hasta el punto de que el teletrabajo se está convirtiendo en habitual para muchos de nosotros.

De hecho, hace tiempo Cisco publicaba los resultados de un estudio en el que cerca del 30% de los encuestados afirmaban que dejarían un puesto en el que no se les permitiera trabajar desde casa o directamente no lo aceptarían.

Ahora es Ipsos MORI, en nombre de la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo (EU-OSHA), la que nos da un enfoque diferente del asunto, apuntando al trabajo desde casa, gracias a la Red, como fuente de salud física y mental para el empleado.

Según la encuesta realizada a 35.000 individuos de diferentes países europeos, la mayoría de ellos estuvo de acuerdo en que el teletrabajo ayudaba considerablemente a reducir la carga de estrés del trabajador, que está creciendo a pasos agigantados debido entre otras cosas a las presiones por mantenerse en el puesto.

Teletrabajo, ¿un bálsamo contra el estrés?

Este domingo se celebraba el Día Mundial de la Salud en el trabajo, oportunidad para que muchos políticos, sindicalistas y otros personajes públicos que difícilmente conocen el significado de la palabra trabajar más allá de la definición teórica propuesta por la RAE, den su opinión con respecto a los problemas laborales actuales y cómo la tecnología, la Red, los smartphones, tabletas, videoconferencias y demás parafernalia internética son la solución para enfocar los puesto de trabajo del futuro.

Además, el teletrabajo está siendo visto, o más bien se está vendiendo, como una especie de bálsamo que ayuda a reducir el estrés en muchos puestos de trabajo, como una herramienta para la conciliación familiar que no nos obliga a estar sujetos físicamente a la empresa para realizar nuestras tareas.

Oficina en casa

No cabe duda de que esto es teóricamente posible, pero en muchos casos la puesta en práctica de las teorías no termina por convencer a los trabajadores. ¿Por qué? Pues por varios motivos.

Por ejemplo, porque el teletrabajo es visto por algunos empresarios (si, esa especie en extinción de la que todavía quedan algunos especímenes en nuestro país) como un medio de extender la jornada laboral hasta más allá del horario tradicional. Sales de trabajar después de una jornada más o menos dura y al llegar a casa te encuentras con correos del jefe o compañeros que hay que contestar, llamadas que debes atender a prácticamente cualquier hora, problemas que has de solucionar antes de llegar al día siguiente a la oficina, etc.

Pero vamos, si se trata sólo de leer y responder unos cuantos mensajes que no tardas ni 20 minutos y bueno, ya que estás escribes este pequeño documento para tenerlo a primera hora que no son ni 15 minutos más y después de cenar ¿qué te cuesta echar un vistazo al Excel con los resultados que te comentaba por la mañana? y si puedes, corriges este u otro punto, te lo imprimes con la tinta de tu impresora particular, por que la de la oficina no funciona desde hace dos semanas, y me lo traes mañana para revisarlo juntos.

Muchos me diréis que bueno, esto son casos puntuales, la idea es poder reducir la jornada física en la oficina y complementarla con tiempo de trabajo desde casa. Es cierto, aunque en la práctica pocas veces se cumple este propósito inicial.

Luego tenemos el tema de las herramientas de trabajo. No nos engañemos, aunque en algunos puestos contar con un simple teléfono o portátil para responder correos o ejecutar ciertas tareas puede ser más que suficiente, para otros es necesario contar con herramientas más potentes que hay que configurar y mantener actualizadas y en perfecto funcionamiento, algo que muchas veces corre por parte del empleado ocasionándole más gastos y quebraderos de cabeza que liberación del estrés.

Es aquí donde la nube y las herramientas virtuales pueden y deberán jugar un papel primordial en los próximos años, ofreciéndonos potencia y versatilidad en un entorno siempre dispuesto y actualizado gestionado por profesionales.

cable red

Situación que se ha visto agravada por los recortes que han alcanzado ya hasta las empresas más importantes de nuestro país y que esta haciendo que en algunos casos sea el trabajador el que a partir de ahora se tenga que costear el acceso a Internet desde casa para acceder a su puesto de trabajo, así como la línea de móvil.

No me entendáis mal, el teletrabajo es un gran invento y estoy completamente a favor de poder trabajar desde cualquier parte del mundo con conexión a Internet sin tener que desplazarme físicamente a la oficina. Además, en los próximos años asistiremos a una enorme evolución que vendrá de la mano de los sistemas de telepresencia más realistas e interactivos.

Sin embargo, todavía falta tiempo para que nuestra mentalidad (y la de los empresarios) se adapte por completo a la nueva realidad ofrecida por las tecnologías de redes, que sin duda nos harán la vida más fácil o por lo menos más cómoda. Pero creo que de momento aún estamos lejos de llegar a este punto de mundo ideal que se nos quiere vender desde las instituciones públicas y desde las empresas del sector, que por cierto viven de ello, ¿no os parece?

En Xataka On | Infografía: La importancia del acceso a Internet en la oficina y el teletrabajo según Cisco | ¿Puede tu oficina gratuita en la nube ser mejor que una oficina convencional?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio