Compartir
Publicidad

¿Estaríamos dispuestos a pagar un canon de 2 euros al mes en nuestras conexiones para financiar los derechos de autor?

¿Estaríamos dispuestos a pagar un canon de 2 euros al mes en nuestras conexiones para financiar los derechos de autor?
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace tiempo que la idea de pagar un canon en nuestras conexiones a Internet para financiar los derechos de los autores se extiende como un virus por las mentes de algunos políticos en todo el mundo.

Esta vez, la propuesta viene de Martine Aubry, socialista francesa que ha defendido la introducción de un “suplemento” en los accesos de Banda Ancha, que oscilaría entre uno y dos euros al mes, con el fin de financiar los derechos de autor y posiblemente derogar la ineficaz ley Hadopi.

En vez de prohibir descargar, avancemos en la idea de contribuir todos con uno o dos euros cuando abonamos la factura mensual por la conexión a Internet

¿Parece un buen sistema y a un precio económico verdad? Sin embargo, si un impuesto similar se implantase en España, me surgirían ciertas dudas con respecto a su funcionamiento, como por ejemplo la de ¿quién manejaría el dinero recaudado?, ¿las entidades de gestión que tenemos actualmente?, ¿el Estado?

¿Cómo se repartirá, con qué criterio? Si sólo uso la conexión para trabajar o estudiar, ¿estaré obligado a pagar también el impuesto? Y las entidades públicas, empresas, universidades, escuelas, etc. ¿deberán abonarlo también? ¿Qué sucedería con las posibles limitaciones en el tráfico de datos?, ¿se nos penalizaría con reducciones de velocidad por bajar estos contenidos?

¿Este nuevo impuesto nos permitiría descargar todo lo que quisiéramos desde Internet quedando publica, civil, penal y políticamente “legalizada” la descarga de películas y música, o quizá sería sólo una forma de compensar a ciertos autores como sucedió con el canon en los soportes digitales, siguiendo los internautas estigmatizados por bajar este tipo de contenidos desde la Red?

Los usuarios no nos negamos a pagar por bajar contenidos desde Internet, sino todo lo contrario. No hay más que echar un vistazo a servicios como Spotify o Netflix. Cuando se ponen precios razonables por contenidos interesantes y con calidad técnica suficiente, el usuario no duda en pagar por adquirirlos.

El streaming y la descarga de contenidos no es el futuro, es ya el presente, y los creadores y distribuidores deben adaptarse a la nueva realidad, no tratar de mantenerse con modelos de negocio obsoletos.

¿Pagar un canon de 2 euros al mes por descargar contenidos legalmente de forma ilimitada? Muchos lo firmaríamos ahora mismo si las preguntas formuladas anteriormente tuvieran una respuesta lógica y sensata, aunque no es ningún secreto que en las decisiones políticas no siempre se actúa con sensatez, sino que en ocasiones priman más otros intereses.

En Nación Red | Derogar HADOPI por 2 euros al mes, la alternativa de Martine Aubry
Foto | © PhotoXpress.com, reproducida con autorización

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio