Compartir
Publicidad

Programar en tiempos de crisis

Programar en tiempos de crisis
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Durante el "Future of Web Apps" celebrado en Londres la semana pasada, Tim Bray de Sun Microsystems realizó una interesante presentación con una serie de consejos para aquellos que tienen la suerte, o la desgracia, de ganarse la vida programando. Al acto asistió David Wood, cofundador de Symbian, que las recoge y comenta en su blog. Estos consejos son aplicables casi a cualquier programador, aunque hay algunas reflexiones a aquellos que estén pensando en desarrollar para móviles.

En los días previos al evento, Tim Bray estuvo siguiendo las noticias sobre la crisis financiera mundial. En un principio su conferencia se iba a llamar "Que hay que temer al crear una aplicación web", pero influenciado por las graves noticias decidió hablar de "Como pasar a través de momentos difíciles". Para Tim Bray, es posible que ya haya pasado el huracán financiero, pero aún queda por llegar, como sucedió en Nueva Orleans, la inundación. ¿Que puede hacer un programador para sobrevivir?

Esfuérzate y haz un trabajo especialmente bueno. En tiempos de crisis un trabajo pobre puede poner a tu empresa fuera del negocio, o, simplemente, tu jefe puede prescindir de tus servicios.

Nada de grandes gastos de capital. Busca la forma de que los gestores de la empresa no tengan que hacer grandes gastos de dinero o aceptar cuantiosas facturas. No lo van a hacer.

Nada de "cataratas". Ningún ejecutivo va a aprobar proyectos cuyos resultados vayan a verse dentro de un año. Busca movimientos ágiles. Selecciona dos o tres requerimientos de un proyecto que puedas ir incrementando gradualmente y que vayan a producir un retorno de inversión, pagos, en 8 o 10 semanas.

Nada de licencias de software. No es momento de comprar costosas licencias de software. El Open Source va a estar de moda de durante un tiempo.

Contribuye en proyectos Open Source. Es una buena forma de hacer crecer tu reputación como programador y establecer relaciones con posibles socios o empleadores.

Metete en la nube. Con servicios de "cloud computing" solo pagas una pequeña cantidad al principio y pagaras más cuando el tráfico empiece a fluir.

Deja de creer en religiones tecnológicas. La web es muy heterogénea. Prepárate para asumir nuevas habilidades, aprender nuevos lenguajes o a cambiar el tipo de aplicaciones que desarrollas.

Piensa en las necesidades básicas del usuario. Habrá menos motivos para aplicaciones divertidas o relacionadas con fiestas o música. La gente demandará mas programas que le ayuden a reducir costes, por ejemplo para encontrar la gasolina o la tarifa de móvil mas baratos.

Piensa en las telecomunicaciones. La gente quizá deje de comprar televisiones de alta definición o vacaciones en lugares remotos. Pero no van a dejar su teléfono móvil. iPhone y Android abren la puerta a nuevas oportunidades. Ya hay programadores ganando bastante dinero con simples programas que se venden en la App Store por menos de dos dólares. Migrar aplicaciones existentes o crear programas para el móvil es una opción muy interesante a considerar.

Sobre esta última reflexión, David Wood apunta que hay mas opciones a tener en cuenta a la hora de escoger una plataforma móvil: Palm, Windows Mobile, RIM y Symbian. La cuestión es que iPhone y Android son plataformas que ignoran el inmovilismo y el control de las operadoras. El mensaje de Tim Bray para los programadores es que deben de intentar demostrar de lo que son capaces sin necesidad de tener en cuenta las exigencias y obstáculos de las operadoras de telefonía.

Aunque personalmente creo que el mensaje básico es cierto y hay que programar "lo que uno quiera", no pienso que ignorar las operadoras sea lo más adecuado. Es muy posible que nuestra aplicación sea muy popular y que incluso nos genere un buen dinero. Pero hay una clara tendencia de las operadoras en los últimos años, sobre todo en los hiper-controlados USA, a aceptar nuevas aplicaciones en sus redes. Querer ser un agente libre cuando es posible obtener el apoyo de una gran empresa es, sencillamente, suicida.

Vía | DW 2.0

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos