Compartir
Publicidad

RCS, el sustituto de los viejos SMS impulsado por Google y los operadores, sigue llamado a fracasar

RCS, el sustituto de los viejos SMS impulsado por Google y los operadores, sigue llamado a fracasar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Años, desde 2012, llevamos hablando de las siglas RCS. Los Rich Communication Services es el intento de los operadores por sustituir a los viejos SMS, con mensajes mucho más modernos y multimedia, y cerrar el paso a las aplicaciones de mensajería. Tras años de práctico apagón, la iniciativa volvió a coger fuerza cuando Google entró en ella, usando la tecnología de Jibe, pero lo cierto es que las últimas notas de prensa al respecto de la GSMA (asociación mundial de operadores) solo demuestran su fracaso.

La primera nota habla de una mayor interconexión entre operadores, que habilita que los mensajes puedan viajar del móvil del cliente del operador A al móvil del operador B: 22 operadores de 17 países. En la segunda nota la GSMA habla de RCS Business, que es a todas luces la alternativa de los operadores a la amenaza para su negocio de WhatsApp Business. El problema es que por mucho que los operadores, y algunos fabricantes, nos intenten meter en nuestros smartphones RCS, éste está destinado a fracasar.

159 millones de usuarios activos mensuales dice la GSMA que tiene RCS en la actualidad, esperando que a finales de año lleguen a 350 millones. Esa cifra le sitúa cerca de los 180 millones de Telegram, aunque sigue estando muy lejos de los más de 1.500 millones de WhatsApp. Y aun así podría tener trampa: en los móviles en los que RCS viene preinstalado sustituye a la app de SMS, por lo que muchos de esos usuarios podrían ser "forzados".

Los apoyos no se traducen en despliegue

Empresas que apoyan RCS

La anterior imagen muestra las empresas que han mostrado su apoyo a la implantación de RCS como evolución de los SMS, pero lo cierto es que ese apoyo todavía no se ha traducido en hechos concretos en muchos casos. En América encontramos quizás el mayor apoyo, con Rogers (Canadá), América Móvil (México) o Sprint (EEUU) habilitando e interconectando sus redes para el uso de RCS. En Europa también está "encendido" en las redes de Vodafone, Deutsche Telekom o Telenor, pero lo cierto es que faltan importantes grupos, como Orange y Telefónica, por empezar a usar RCS.

El proyecto no se sostiene si los operadores no colaboran de verdad y aun así, los usuarios ya dijimos adiós a los SMS escarmentados

Y mientras los operadores no acaban de colaborar activamente, empresas como Booking, Pizza Hut o Subway empezarán a usar RCS Business para ponerse en contacto con sus clientes. El problema es que serán muchísimos más los clientes con los que puedan contactar mediante WhatsApp que mediante RCS. De ahí que las previsiones de la GSMA, que apuntan a que el mercado de RCS Business moverá 74.000 millones de dólares en 2021, las tenemos que poner muy en entredicho de momento.

Pero más allá de que todas las empresas de la imagen se arremanguen y se pongan a dar un apoyo verdadero al RCS, el problema está en convencer a unos usuarios que ya sufrimos en su día los SMS y no queremos volver a caer en la trampa. No nos engañemos, los mensajes RCS (enviados) nos los querrán cobrar de una manera u otra, mientras WhatsApp y compañía simplemente consumen datos. ¿Para qué queremos entonces RCS?

Imagen de portada | Pixabay

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio