Publicidad

Tiempo de fusiones en Gran Bretaña: aprobada la compra de Everything Everywhere por BT

Tiempo de fusiones en Gran Bretaña: aprobada la compra de Everything Everywhere por BT
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Casi un año después habemus fumata blanca. A comienzos de 2015 British Telecom anunciaba que había llegado a un acuerdo con los dueños de Everything Everywhere (que no son otros más que Orange y Deutsche Telekom) para comprar el operador móvil, cubriendo así el antiguo monopolio su casi nula presencia en el sector móvil, que había abandonado años atrás al hacerse Telefónica con O2, el operador móvil de BT.

Pero como cualquier operación de esta envergadura, la compra tenía que pasar bajo la lupa de los distintos reguladores. Pero parece no haber habido gran problema, a pesar de que se han tomado su tiempo, ya que el regulador del mercado de las telecomunicaciones inglés acaba de anunciar su visto bueno a la operación, que seguramente solo será el inicio de un terremoto en el mercado británico.

Más de 16.000 millones de euros tienen la culpa de que Orange y Deutsche Telekom abandonen el mercado de las islas británicas, aunque no del todo. Una parte de la operación se hará en efectivo, pero otra dará entrada a ambos operadores en el accionariado de British Telecom, con un 12% para los alemanes y un 4% para los franceses, lo que en los últimos días también ha disparado los rumores de una posible alianza mayor de ingleses y alemanes.

BT sólo llevaba unos meses como virtual

La operación es de gran importancia para el mercado inglés. British Telecom hizo un movimiento en parte extraño hace años. En 2001 sacó a bolsa su filial móvil, O2, lo que hizo que ésta acabase en manos de Telefónica en 2005. Desde entonces BT solo ha competido en conexiones fijas y televisión, no pudiendo ofrecer productos convergentes a falta de filial móvil. En marzo del pasado año la compañía volvió a este mercado como un virtual, aunque con la operación de compra de EE ya en proceso.

Con esta operación BT se hace fuerte para competir contra O2, Vodafone y Three, sus grandes competidores en el móvil, pero puede que pronto los rivales también se reduzcan. Telefónica tanteó inicialmente a BT para venderle (o devolverle) O2, y ante el portazo el operador español llamó a la puerta de Three, operador al que ya vendió la misma marca en Irlanda. La operación sigue a la espera del aprobado de los reguladores, que no se antoja tan sencillo como el de la operación hoy aprobada.

Vía | elEconomista
Foto de portada | Elliott Brown

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir