Compartir
Publicidad
Escribir con el móvil mientras caminas por New Jersey y otras prohibiciones en el uso de smartphones
Móvil y sociedad

Escribir con el móvil mientras caminas por New Jersey y otras prohibiciones en el uso de smartphones

Publicidad
Publicidad

Los smartphones están tan introducidos en nuestro día a día que ya no sólo creamos verbos y palabras en torno a ellos, como whatsappear o como sexting, sino que también han nacido síndromes a su alrededor, como la nomofobia o la cibercondria. Están en nuestra vida y son, en muchas ocasiones, el centro de nuestro ocio y nuestro trabajo. Y también afectan a nuestra seguridad.

Precisamente enarbolando esa bandera, la de la seguridad individual y colectiva, vamos viendo cómo los distintos gobiernos comienzan a regular el uso de los smartphones, como el caso último de New Jersey y no dejarnos escribir mientras caminamos. Las prohibiciones, como en otros sectores, llegan cada vez con más frecuencia para evitar que usemos esos pequeños ordenadores de bolsillo en determinadas situaciones.

Con razón o sin ella, el uso de los teléfonos móviles empieza a regularse de forma frecuente

Con mayor o menor justificación, el uso de los teléfonos móviles se está regulando y, si me permitís añadir algo a tono personal, de forma cada vez más agresiva. Los consejos fueron seguidos por las recomendaciones, y éstas por las prohibiciones y las multas. Ya no es extraño leer que en tal o cual lugar están prohibidos los teléfonos. Todo, repito, por nuestra seguridad.

Los malditos selfies

Selfie

Así los consideran en varios países ya, malditos. De ahí que en determinados lugares se prohiban y la principal razón no son los derechos de autor, como ocurre en algunos monumentos o en museos, sino lo que somos capaces de hacer con tomarnos el autoretrato perfecto. Relajamos nuestras propias medidas de seguridad y por eso van siendo prohibidos poco a poco.

Las muertes en Bombay han obligado a prohibir los selfies en ciertos monumentos y lugares turísticos

Como en Rusia, donde se crearon carteles recomendando expresamente que no se tomasen selfies en determinados lugares de riesgo como estaciones de tren, vías del tranvía o en acerados junto a carreteras con mucho tráfico. O en la India, donde varios accidentes mortales han obligado a prohibilos.

Muchos usuarios, que no todos, hacen verdaderas locuras por tomarse la mejor fotografía y las autoridades están teniendo que tomar cartas en el asunto. Como si fuésemos lemmings en un juego de ordenador, nos tiramos por cualquier precipicio en el que no haya una barrera dedicada a proteger nuestra vida. La distracción y el exceso de confianza se pagan caros.

El sexting adolescente

Sexting

Antaño era más complicado que los adolescentes se relacionasen entre sí en materia sexual, requería de más esfuerzo y de ciertas barreras, como la de la vergüenza, que se han superado poniendo distancia entre ambos sujetos. Ése ha sido el secreto del éxito del sexting, los mensajes subidos de tono entre dos personas que sólo representan un problema cuando se dan entre adolescentes.

El sexting entre adolescentes empieza a estar castigado

Siempre han estado ahí, pues los SMS están entre nosotros desde hace décadas, pero las aplicaciones de mensajería a través de la red de datos han hecho que proliferen hasta convertirse casi en un estándar en las relaciones. El acceso temprano de los adolescentes a los smartphones ha provocado precisamente que en algunos sitios el sexting comience a estar castigado.

El sexting entre adolescentes, perseguido en California

Institutos que ya envían a sus alumnos a casa, castigados e incluso expulsados, cuando son cazados intercambiando mensajes de índole sexual con otros compañeros. Todo porque se considera una práctica que puede invitar al abuso, a ejercer presión sobre tus semejantes y obligarles a poner en práctica conductas con las que no se sienten cómodos.

Y eso sólo en materia de adolescentes contactando con otros adolescentes. Porque en el contacto entre adolescentes y adultos no hay ninguna duda de la presencia de delito, y éstos sí son castigados con dureza. Mientras, en la juventud, empiezan a paliar con castigos la ausencia de una educación formal acerca del uso de estas tecnologías y de sus consecuencias.

Ahora, escribir mientras caminas

Lo último en prohibiciones, escribir mientras caminas

En New Jersey se han puesto más serios de la cuenta en este aspecto, pues aunque la multa es leve, unos 50 dólares, el máximo castigo puede ser dar con tus huesos en una celda durante un máximo de 15 días. Dos semanas y un día de encarcelamiento por escribir mientras caminas. Por ponerte en peligro tú y poner en peligro a los demás.

Los datos que maneja Pamela Lampitt, la persona responsable de la iniciativa, la apoyan. En los últimos años, las muertes de peatones han ido en aumento. Tanto es así que desde 2005 a 2014, las muertes de peatones han aumentado de un 11% a un 15% sobre el total de muertes en el estado. De ahí que las distracciones comiencen a estar perseguidas, con los smartphones a la cabeza.

Una media de mil lesiones anuales a causa del uso de smartphones por la calle

Dislocaciones, fracturas, contusiones, esguinces. Son las lesiones más comunes que sufren los peatones en su día a día, y en muchas de ellas la falta de atención del propio peatón es la principal culpable. Para tener una cifra con la que situarnos de forma más exacta, más de once mil lesiones a causa de los smartphones desde el año 2000 hasta el 2011.

No es el primer sitio en el que se prohibe este comportamiento tan común entre los usuarios de smartphones, pero la noticia de New Jersey es la última en llegar. Otros estados como Arkansas, Illinois, Nevada y Nueva York ya probaron suerte con normas que prohibían escribir en el móvil a la misma vez que caminabas, pero fracasaron.

Smartphones en Hawaii

En Hawaii, sin embargo, pueden caerte hasta 250 dólares de multa si cruzas la calle mientras interactúas con un dispositivo electrónico. Aquí no entran en si se trata de un smartphone, de un smartwatch, un tablet o incluso un libro electrónico o un GPS. Si te cazan cruzando la calle distraído, y es a causa de un gadget de cualquier tipo, prepárate para la multa.

Como vemos, en un intento de prevenir accidentes tanto nuestros como de los que nos rodean, los smartphones comienzan a prohibirse de forma paulativa siempre que intervengan en prácticas de riesgo. El problema es, ¿qué prácticas son de riesgo en el uso de un smartphone? Y lo que es más importante, ¿son todas las prohibiciones justificadas?

Los accidentes son pocos en comparación con el número global de usuarios de smartphones en todo el planeta, en cada país, en cada estado. Pero en este caso ya empiezan a saltar las alarmas en determinadas regiones y, como de costumbre, lo más fácil, y posiblemente lo más efectivo, sea el aplicar prohibiciones. Veremos si las próximas cifras que veamos sobre accidentes dan la razón a los legisladores o demuestran que tratan de poner barreras al campo.

Más información | Mashable
En Xataka Móvil | La India se suma a Rusia y crea zonas "libres de selfies" para prevenir accidentes fatales

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio