Compartir
Publicidad

Bruselas deja en manos de la CNMC el aprobado a la compra de Canal+ por parte de Telefónica

Bruselas deja en manos de la CNMC el aprobado a la compra de Canal+ por parte de Telefónica
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Europa no intervendrá. Así de claro ha dejado hoy el presidente de la CNMC, José María Marín Quemada, la situación en la que se encuentra actualmente el proceso de aprobación de la compra de Canal+ por parte de Telefónica. Inicialmente se pensó que Bruselas podría tomar cartas en el asunto pero no será así finalmente.

Desde el operador buscaban que el área de Competencia de Europa no fuese el responsable de examinar la transacción, ya que eran conscientes de las condiciones que podrían establecerse en caso de examen europeo. Y lo han conseguido, la pelota ahora está en el tejado de la CNMC, que tendrá que decidir si autoriza la compra sin o con condiciones.

Fin a la incertidumbre y temores en Telefónica. Un análisis de su compra de Canal+ por parte de Europa podría haber supuesto duras condiciones a su finalización, como ha ocurrido con la compra (muy distinta) de E-Plus, pero en esta ocasión el operador parece haber tenido suerte al no tener que lidiar con el regulador europeo para cerrar la adquisición.

Marín Quemada, del que se podía haber esperado que se mojase en otros asuntos como el 4G y los virtuales o la próxima regulación sobre fibra, ha declarado que Bruselas traspasa la responsabilidad a la CNMC. Por tanto será el regulador español el que tenga que tomar una decisión que marcará el futuro del sector de la televisión de pago en España.

La creación de un gigante de la televisión

En su día España llegó a contar con dos grandes plataformas de televisión vía satélite además del experimento fallido o adelantado a su tiempo QuieroTV. Tras la fusión de los operadores de satélite y la desaparición de QuieroTV el mercado se redujo a los operadores que ofrecen televisión por distintas vías y una plataforma vía satélite.

Pero ahora con el movimiento de Telefónica el mercado vería como se reduce aún más el número de competidores y lo que es más preocupante, como se concentra el poder en un operador. De aprobarse la compra de Canal+ Movistar contaría con más de un 80% del mercado de la televisión de pago, quedando el resto en manos del resto de operadores, donde ONO-Vodafone y las cableras tienen la mayor porción, y GolT.

Esa concentración del mercado, cuatro quintas partes estarían en manos de un solo operador, y la acumulación de derechos (sobre todo deportivos) concentrada en Movistar/Canal+ es muy temida por el resto de operadores. Hoy mismo hemos escuchado a Vodafone pedir que se proteja el mercado ante la compra de Canal+, mientras que Orange denunció hace meses a Movistar por ofrecer televisión gratis en sus Fusiones.

Por tanto, ahora que todo el peso de las decisiones recae sobre la CNMC le toca mover ficha, en un plazo que esperamos corto. La decisión final podría ir en cualquier sentido, desde autorizar sin trabas la compra hasta establecer un servicio mayorista al que pudiesen acceder otros operadores. Personalmente es difícil hacer apuestas sobre que pasará estando de por medio la CNMC, Telefónica y Canal+. Lo que está claro es que está en juego el futuro de la televisión de pago en España.

En Xataka Móvil | 28 Encuentro de Telecomunicaciones

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio