Compartir
Publicidad

Geeksphone echa el cierre tras seis años de aventura, aunque la comunidad seguirá viva

Geeksphone echa el cierre tras seis años de aventura, aunque la comunidad seguirá viva
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Aunque para muchos haya podido pasar desapercibida, Geeksphone ha sido una compañía que nos ha dado mucho que hablar. En sus inicios la empresa española apostó por smartphones Android, como la mayoría de los fabricantes más recientes, aunque pronto dio un giro hacía la estrategia multi-plataforma.

Nadie podrá quitarle a Geeksphone haber sido la primera marca en lanzar un smartphone con Firefox OS como sistema operativo, o haberse atrevido con un terminal que podía correr tanto Android como el sistema de Mozilla. Pero hoy la compañía ha comunicado el fin de su actividad empresarial, salvándose de la quema su comunidad y el wearable que anunciaron hace unos meses.

La apuesta segura, o al menos económica, para toda nueva marca de smartphones en Android, y así comenzó la andadura de Geeksphone. Fundada en 2009 por dos españoles, Javier Agüera y Rodrigo Silva-Ramos, a comienzos de 2010 comenzaron a vender el primer smartphone Android de una marca europea, el Geeksphone One. Su precio no era especialmente bajo, unos 300 euros, aunque para finales de año ya se podía adquirir por menos de 200 euros.

Geeksphone One

A aquel primer teléfono le sucedieron otros dos Android hasta que llegó el momento del cambio en 2013, Geeksphone se pasaba a Firefox OS. En un golpe de timón con el que esperaba seguir creciendo, la marca lanzó el primer Firefox OS del mundo, el Keon, acompañado posteriormente por el Peak y el Peak+. Pero si con este arriesgado cambio no era suficiente conocimos el Revolution, capaz de funcionar tanto con Android como Firefox OS.

Y llegó el Blackphone

Geeksphone ya daba señales de querer ser una compañía distinta, aunque esa diferenciación le alejase del público general, y en el Mobile World Congress de 2014 nos dieron a conocer otra nueva aventura, el Blackphone. Se trataba de un smartphone con Android como base, y que desarrollado junto con Silent Circle, prometía niveles de seguridad nunca vistos.

Blackphone

De nuevo nos encontrábamos con un terminal muy de nicho, al que además el precio (oscilaba entre 600 y 700 euros) no acompañaba. Y ese fue el principio del fin. Cuando en el último MWC Silent Circle daba a conocer los primeros detalles del Blackphone 2 y su primera tablet ya nos dijeron que ese proyecto pasaba completamente a sus manos, desapareciendo Geeksphone de la ecuación.

Desde entonces de Geeksphone solo hemos conocido su intención de lanzar el Geeksme, su primer wearable que muchos conocerán por una particular función anunciada, la de monitorizar la actividad sexual de quien se lo ponga. Pero aquel anuncio se produjo en febrero y desde entonces no hemos sabido nada de la compañía, hasta la triste noticia de hoy.

La comunidad seguirá, Geeksme se salva

Geeksphone desaparece dejará de tener actividad empresarial, más allá de mantener su servicio técnico, pero nunca volveremos a ver ningún producto con su marca. La comunidad que ayudó a la compañía con el desarrollo de su software si que seguirá en pie, siempre que sus usuarios así lo quieran.

Geeksme

Lo que sí se salva de la quema es el wearable. Dos de los artífices de Geeksphone han creado la empresa geeks!me, que centrará su actividad en el desarrollo de wearables, lanzando en cuestión de meses el prometido Geeksme. Desde aquí solo nos queda despedirnos de una empresa española que llegó al mundo smartphone bastante pronto, pero a la que sus arriesgadas apuestas le han dejado sin el hueco con el que se ha hecho otra compañía del país, bq.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio