Compartir
Publicidad

El problema del Samsung Galaxy Note 7 fue causado por el tamaño de la batería, según WSJ

El problema del Samsung Galaxy Note 7 fue causado por el tamaño de la batería, según WSJ
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No cabe duda de que todo lo relacionado con el Samsung Galaxy Note 7 fue uno de los mayores dramas del sector tecnológico en el cierre del pasado año. El terminal llamado a dominar el mercado en el último tramo del año, acabó retirado de la circulación tras dos recalls y bastantes accidentes a sus espaldas. Desde entonces, Samsung ha estado investigando las causas de todo lo que aconteció con el dispositivo.

La fecha de publicación de la investigación ya está fijada, Samsung debe salir a escena el lunes 23 para explicar al mundo qué ocurrió con el Note 7 y por qué sus baterías ardían durante algunas cargas. Sin embargo, parece que el Wall Street Journal ha tenido acceso ya al citado informe, de forma temprana, y afirma que el problema de las baterías fue de diseño. Las baterías eran demasiado grandes.

Diseño y problemas de fabricación

En su momento se especuló con que el problema de las baterías podría llegar desde dos frentes. El primero hablaba de que el diseño del terminal, concretamente su curvatura, facilitaba el contacto entre el ánodo y cátodo de las mismas la no haber suficiente separación, por lo que la batería sufría un aumento de temperatura que acababa con la combustión de la misma.

El segundo frente habló de un problema en la fabricación, y se apuntó desde Samsung a Samsung SDI, su propia filial y suministradora de las propias baterías. Sin embargo, la fabricación llegó rebotada a ATL para la segunda oleada de terminales y el problema no cesó, a tenor de que el Note 7 fue finalmente retirado del mercado de forma definitiva.

El diseño y la construcción, los principales culpables en todo el caso "Note 7"

Unido a problemas de fabricación que se desvelarán el próximo lunes por la propia Samsung, parece que el tamaño de las baterías ha sido finalmente el culpable de uno de los incidentes más graves que se recuerdan en el mercado móvil, y que ha privado de Samsung de buena parte de sus beneficios en el último trimestre fiscal, un golpe que podría continuar en este arranque de año.

El Wall Street Journal ha contactado tanto con Samsung SDI como con ATL, las dos compañías implicadas en la fabricación de las baterías montadas en el Note 7, pero ambas compañías han rechazado hacer comentarios al respecto. Quedamos pues a la espera de la información por parte del propio fabricante, Samsung, el próximo lunes.

Vía | WSJ

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio