Compartir
Publicidad

Según sus propias patentes, las pantallas flexibles de Samsung serán sensibles a la presión

Según sus propias patentes, las pantallas flexibles de Samsung serán sensibles a la presión
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Estamos ya tan cerca de las pantallas flexibles que casi podemos tocarlas, pero todavía no llegan a aterrizar en un mercado que sin embargo va dejando muestras constantes de su existencia. Cuando no hablamos de presentaciones de prototipos toca hacerlo sobre patentes, y aquí Samsung se maneja como pez en el agua. La última tiene que ver con su futuro Galaxy X, un terminal del que todavía tenemos sólo esbozos.

La implementación de las pantallas flexibles se hará a gusto de cada fabricante pero Samsung lleva tiempo enseñándonos que un Galaxy X está en camino y que bien podría ser un terminal con una pantalla plegable, o bien una pantalla flexible al uso. Sea como fuere, la última patente nos habla de que contaría con sensibilidad a la presión. O, en lenguaje más sencillo, un equivalente a Force Touch o 3D Touch.

Aprovechando la flexibilidad del material

Pantallas flexibles y sensibles a la presión

Este sistema ya lleva tiempo funcionando en muchos sistemas, no sólo en los teléfonos móviles. En ordenadores podemos verlo en los trackpads de los Macbooks, por ejemplo, mientras que en móviles lo tenemos en las pantallas de los iPhone y también en terminales suelos como el Huawei Mate S, el ZTE Axon Mini o el Gionee S8. Por desgracia su uso no prosperó.

Básicamente, el sistema consiste en un diseño de lámina táctil para colocar sobre la pantalla que no sólo detecta que la estamos pulsando sino también la cantidad de presión que ejercemos sobre ella. Con este sistema pueden abrirse menús contextuales, por ejemplo, para activar opciones adicionales sobre los iconos de la pantalla, y permite un nivel más de interacción con la propia pantalla.

Según una de las últimas patentes de Samsung, la pantalla flexible que desarrollan los surcoreanos llevaría integrado este sistema y aprovecharía la propia flexibilidad del panel. Apoyándose en esta superficie táctil, y en la doblez producida durante la presión, el sensor detectaría la intensidad con la que apretamos la pantalla, informando así al sistema que actuaría según fuese programado.

Seguimos esperando a que estas pantallas aterricen en el mercado pero parece que Samsung lleva la delantera por ahora, toda vez que la apuesta de ZTE con el Axon M consistió realmente en un teléfono plegable con dos pantallas independientes que formaban una al estar completamente desplegado. Veremos si finalmente es 2018 el año de las pantallas flexibles, ya va siendo hora.

Vía | GSMArena
En Xataka Móvil | ZTE arriesga con su Axon M, pero al menos se diferencia en un mercado cada vez más uniforme

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos