Netflix no quiere que pagues por compartir cuenta. Y el camino está perfectamente iluminado para ello
Streaming

Netflix no quiere que pagues por compartir cuenta. Y el camino está perfectamente iluminado para ello

Netflix se metió ella sola en un jardín del que ahora está intentando salir, y no va a ser nada fácil. Ojo, que no está sola en este embolado. Otras plataformas han cometido "el mismo error" que ella y van a tener los mismos problemas para solucionarlo. Lo que ocurre es que el que rompe la pared es quien más sufre, y Netflix está intentando romper la pared de las cuentas compartidas. Algo que ya ha hecho DAZN en deportes, pero ahora con cine y series.

Abrir la puerta a usar algo tan goloso como es la compartición de cuentas es peligroso, porque la gente la cruza. Durante años se ha podido compartir la cuenta de Netflix, cada usuario con su perfil, pagándose internamente unos a otros o por amor al arte. Da igual. Todos lo hemos hecho. Pero ha llegado el momento en que eso es un problema porque te impide seguir creciendo. Y solucionarlo no va a ser fácil. Porque Netflix no quiere que compartas cuenta, ni cobrarte por ello. Quiere que tengas tu cuenta individual y punto.

Zancadillas por aquí, caminos abiertos por allá

Netflix

Todos lo hemos hecho, ya lo comenté antes. Que levante la mano quien tiene una cuenta de Netflix individual y completamente individual, una que sólo use él (o ella) mismo. Alguna se levantará, claro está, pero no serán demasiadas porque todos compartimos. Compartimos las cuentas de Netflix, las de HBO Max, las de Disney+ e incluso los planes familiares de Spotify o Youtube Premium. Por lo mismo que decíamos, hacerlo simplifica mucho las cosas en materia económica. Netflix lo sabe y por eso intentará monetizarlo.

Pero Netflix ya necesita seguir creciendo, se lo demandan sus inversores. La compañía ya está madura y aún así sigue perdiendo dinero trimestre tras trimestre, y algún día tendrá que volver a los números negros. Y para ello necesita usuarios. Usuarios que ya tiene, pero no todos pagan. O no pagan lo que Netflix quiere que paguen. Porque qué sentido tiene un plan 4K de 18 euros al mes que permite expresamente múltiples usuarios al tiempo. Si eso no está diseñado para ser compartido, que baje Dios y lo vea.

Así que desde Netflix han ideado un plan para que todos tengamos cuenta. Yo me incluyo, porque yo también comparto. El primer paso en serio se dio hace unas semanas con la llegada de los planes más baratos con anuncios. Algo que ya funciona en Estados Unidos con relativa normalidad y que ahora se va a llevar al resto del planeta. La invitación a que te animes a pagar un poquito más a cambio de tener total independencia aunque sea con anuncios. De que saques tu perfil de esa cuenta compartida y lo conviertas en una cuenta independiente.

Realmente aquí hablamos de facilitar los pagos, qué duda cabe. En lugar de pagarle a nuestro amigo (quien lo haga) o ser los recaudadores, cada uno con su cuenta por un poco más dinero. Pero están los anuncios, claro, que no hacen que la experiencia sea demasiado fluida. Así que si le pagas 3 ó 4 euros a tu colega por usar su Netflix, por qué no pagar 5,49 euros y que te lo cobren en cuenta. Ya no se te olvida, ni tienes que andar pidiendo la clave cuando la cambian.

"Ya que estoy" como fórmula para pagar más y mejorar lo que ves

Pero claro, ya hemos dicho que tiene anuncios. No serán demasiados pero tampoco serán pocos. Unos 5 minutos con cada hora de visionado. Menos que la televisión en abierto a cambio de poder elegir qué vemos en todo momento. Pero los anuncios molestan, es la pura realidad. Así que si a esos 5,49 euros al mes les sumas 2,5 euros más, que tampoco son demasiados, tienes tu cuenta Básico de 7,99 euros.

Puede, no obstante, que la resolución HD te parezca poca para los televisores 4K que ya son todo un estándar hoy en día. Igual el tuyo es algo antiguo y sea FullHD, y ver series a 720p no sea demasiada molestia para ti, pero si tienes una pantalla 4K de gran diagonal es posible que quieras FullHD como mínimo. No pasa nada porque ahí Netflix también tiene una solución. Por otros 5 euros más al mes tienes el plan Estándar. Y ya tienes dos dispositivos al tiempo, los dos con descargas. ¿Ves? La cosa va mejor.

La competencia puede parecer parada, pero está esperando a ver qué tal le sale la jugada a Netflix para ajustar y seguir, o para dar marcha atrás.

Lo lógico sería que Netflix ya ofreciese 4K como base para los contenidos filmados a dicha calidad, algo que hacen con normalidad en el resto de plataformas, pero la estructura de planes de suscripción es una escalera. Una huida hacia arriba en el precio mensual en busca de mejorar el servicio. Por "un poquito más" cada vez, como la construcción de un menú de McDonald's. Aunque ese poquito más ha hecho que Netflix sea ya la plataforma más cara del mercado con diferencia. Mirando al 4K, claro.

Así que sí, Netflix quiere que tengas tu propio plan de pago. Que cuentes como un usuario individual y, de paso, subirte la cuota para ingresar más dinero por ti y que no le tumbes las medias. Porque no es igual tener a los usuarios pagando 3 euros extra por compartir que tenerlos a todos pagando 5,49 euros. O 7,99 euros. O 12,99 euros. O 17,99 euros. Que sí, que la competencia ofrece 4K y todas las características por menos. Pero tranquilos, en la competencia están pendientes de qué ocurre con Netflix para afinar el proceso y lograr lo mismo, que dejes de compartir. Romper la pared es lo complicado. La siguiente será Disney+.

Temas
Inicio