En qué se diferencia una VPN de un proxy y cuál te conviene más

En qué se diferencia una VPN de un proxy y cuál te conviene más
Sin comentarios

Dos nombres que no tardan en aparecer al hablar de cualquier conversación sobre privacidad en la red son servidores proxy y VPN, a veces usados de forma intercambiable, aunque lo cierto es que son muy distintos entre sí.

Si te debates entre si te conviene más un servidor proxy o una conexión VPN, aquí intentaremos aclararte en qué se diferencian entre sí y cuál te conviene más según para qué tienes pensado usarlos.

Qué es un proxy

Proxilist

Un servidor proxy hace de intermediario entre nuestro dispositivo e Internet, de modo que nosotros nos conectamos a él y él es el que se conecta a los servidores web y nos envía la información de vuelta. Como consecuencia, nos sirve para ocultar nuestra dirección IP y poder saltarnos bloqueos geográficos, como páginas censuradas.

Hay varios tipos de servidores proxy, desde los que se pueden configurar en la conexión a Internet a los que funcionan desde una página web, por lo que generalmente tienen un ámbito más limitado que las conexiones VPN, que afectan a todo el tráfico de Internet.

Una diferencia fundamental es que los servidores proxy no están cifrados de serie, de modo que no tienen la ventaja añadida de la privacidad frente a las conexiones VPN. De hecho, como la mayoría de servidores proxy son gratis, te arriesgas a que tus datos sean capturados por el servidor proxy.

Qué es una VPN

Una conexión VPN es algo más compleja que un servidor proxy, y además tienen muchos más usos. En cierto modo es también un servidor que hace de intermediario entre tú y los datos, aunque en este caso los datos pasan por un túnel cifrado, lo cual evita que pueden ser interceptados a pesar de que alguien esté espiando la conexión a Internet.

Las VPN son más robustas que un servidor proxy, especialmente si son de pago, y además suelen ofrecer mayor rapidez y -en el caso de los servicios comerciales- dejarte elegir entre servidores de varios países, lo cual te permite usarlas para acceder a contenidos de streaming que no están disponibles en tu país.

Las conexiones VPN se configuran con un cliente VPN que afecta a todos los datos y nos permiten entre otras cosas conectarnos a la red del trabajo o añadir una capa de seguridad en nuestras conexiones a Wi-Fi públicos.

En qué se diferencian

Con todo esto, tenemos la siguiente tabla con las distintas diferencias y semejanzas entre un servidor proxy y una conexión VPN. Básicamente, un proxy puede hacer algunas de las funciones que puedes llevar a cabo con una VPN (abrir una web censurada y ocultar tu dirección IP), pero sin cifrado y probablemente a menor velocidad.

VPN

Proxy

Ámbito

Afecta a todo el sistema

Normalmente, una app

Cifrado

No

Precio

De pago (cuota mensual) y gratis

Normalmente son gratis

Velocidad

Normalmente buena en los de pago

Suele ser mala

Estabilidad

Normalmente estables

Los servidores públicos se caen con frecuencia

Oculta la IP

Para todo el tráfico

Normalmente sí

Algunos solo sirven para tráfico HTTP y no HTTPS

Teniendo en cuenta todo lo anterior, este es el resumen de cuándo te conviene usar una conexión VPN, ya sea gratuita o de pago, y cuándo te puede valer simplemente con un servidor proxy gratuito:

  • Te conviene un proxy: si simplemente vas a abrir una página web que no te carga por estar bloqueada, censurada o por un error puntual con tu página web, o si necesitas ocultar tu IP de forma muy concreta.

  • Te conviene más una VPN: para cualquier otro supuesto que necesite un uso más intensivo, con mayor velocidad de descarga, mayor control sobre la dirección IP o el país o para conectarte a la red del trabajo.

Temas
Inicio