Pantallas LTPO: qué son, qué variantes hay y qué ventajas aportan

Pantallas LTPO: qué son, qué variantes hay y qué ventajas aportan
Sin comentarios

La tecnología no deja de evolucionar y lo vemos en cada uno de sus componentes. Los procesadores se rodean cada vez más de inteligencia artificial que los hace más potentes y eficientes, las baterías evolucionan en materia de velocidad y tipos de carga y hasta las cámaras varían los tipos de sensores a conveniencia. Y en las pantallas, cómo no, ocurre lo mismo.

En los últimos tiempos, de hecho, estamos viendo cada vez más frecuentemente el aterrizaje de pantallas llamadas LTPO para acompañar a la tecnología OLED y quizá sea el momento de pararnos un poco para definir de qué estamos hablando. Para contar qué es exactamente una pantalla LTPO, qué variantes hay y qué ventajas aportan a los dispositivos (móviles, tablets, relojes) que apuestan por ellas.

Qué es una pantalla LTPO

Ltpo

Técnicamente, LTPO no son siglas que se refieran estrictamente a la propia pantalla sino a la tecnología que compone la matriz TFT de la propia pantalla, siendo además un compañero ideal de los paneles OLED en cualquiera de sus formas, ya sean OLED puros o los AMOLED con matriz activa de Samsung.

LTPO corresponde, una vez traducimos las siglas, a "óxido policristalino de baja temperatura" y viene en cierta manera a sustituir a los paneles LTPS, cuyo significado es el de "silicio policristalino de baja temperatura". A efectos prácticos, los paneles LTPO mezclan partes de los LTPS y de los TFT de óxido para dar lugar a unos paneles más eficientes a nivel energético, principalmente porque son capaces de manejar con más soltura los cambios en la velocidad de refresco.

La gran ventaja del LTPO es que puede prescindir de componentes adicionales que conecten el controlador de pantalla y la GPU del teléfono a la hora de gestionar la frecuencia de la pantalla y, por tanto, son mucho más flexibles en este aspecto. La gran característica de las pantallas LTPO es, por ejemplo, que pueden reducir la frecuencia de refresco hasta suelos tan bajos como un único hercio, y elevarse hasta 120Hz o más. Y todo ello de forma dinámica, a voluntad del procesador.

Así, una pantalla LTPO puede ofrecer una imagen a 1 hercio si está mostrando un contenido estático, y subir los hercios en caso de que ya se requiera movimiento. Esto, al reducir los apagados y encendidos de la pantalla, permite ahorrar energía. No se trata de un ahorro extremadamente alto en comparación con lo que consume una pantalla, que es mucho, pero sin duda mejoran los consumos de las OLED más tradicionales con matrices LTPS.

Variantes de las LTPO: primero Samsung

Galaxy Note 20 Ultra

En cuanto a sus variantes, Samsung ya cuenta con su propia versión alternativa de las pantallas LTPO, a pesar de que ellos también las usan en sus últimos teléfonos de gama alta como los Galaxy Note 20 Ultra o los Samsung Galaxy S21. La variante desarrollada por Samsung se conoce como HOP, que traducido viene a significar "óxido híbrido y silicio policristalino".

Las pantallas HOP de Samsung mezclan lo mejor de ambos mundos, de los paneles LTPS y de los paneles LTPO. Según la propia Samsung, su tecnología HOP sería capaz de reducir el consumo energético de las propias LTPO entre un 15% y un 20%. Nada mal teniendo en cuenta que las propias LTPO ya cuentan con un consumo más bajo del habitual, como hemos comentado anteriormente.

Las pantallas LTPO ya pueden encontrarse en productos comercializados como los Apple Watch o como los últimos Samsung Galaxy Note 20 y Galaxy S21, como comentábamos antes, y son cada vez más los fabricantes que apuestan por ellas para reducir el consumo y poder jugar con el refresco de sus pantallas. Cuando veáis llegar al mercado un teléfono con frecuencia variable y presumiendo de poder alcanzar velocidades de un único hercio, lo más probable es que esté montando una OLED con matriz LTPO.

Temas
Inicio