Compartir
Publicidad
Huawei Mate 20 Lite, análisis: una autonomía sobresaliente y cuatro cámaras para jugar a desenfocarlo todo
Análisis

Huawei Mate 20 Lite, análisis: una autonomía sobresaliente y cuatro cámaras para jugar a desenfocarlo todo

Publicidad
Publicidad

Huawei nos tiene ya acostumbrados a sus versiones Lite, escuderos de sus líderes de catálogo que suelen llegar al mercado junto a éstos pese a que en ocasiones hay cierto desfase de tiempo. Como en el caso del Huawei Mate 20 Lite que hemos podido analizar y que ha aterrizado antes incluso que sus hermanos mayores, los futuros Mate 20 y Mate 20 Pro.

Como en anteriores generaciones, y también en otras gamas, aquí nos encontramos con un teléfono que hereda las líneas maestras de diseño de sus hermanos de catálogo, pero recorta algo las prestaciones para competir en una línea más reducida de precio. Acompañadnos a través de su análisis, un exhaustivo repaso de su rendimiento y de sus principales características. Comencemos.

Huawei Mate 20 Lite, las especificaciones técnicas

Antes de meternos en harina, y de repasar qué tal se ha portado el teléfono en todas las pruebas a las que lo hemos sometido, qué mejor forma de empezar que repasando sus características. Aquí tenéis la ficha técnica del nuevo teléfono de Huawei, de su Mate 20 Lite.

Huawei Mate 20 Lite

Pantalla

6,3 pulgadas IPS LCD
Resolución FHD+ 2340 x 1080

Procesador

Kirin 710
GPU Mali G51-MP4

RAM

4GB

Almacenamiento

64GB + miroSD hasta 256GB

Batería

3.750 mAh
Carga rápida de 18W (Cargador incluido)

Cámaras traseras

20 megapíxeles f/1.8
2 megapíxeles
Desenfoque selectivo

Cámaras frontales

24 megapíxeles f/2.0 gran angular
2 megapíxeles
Desenfoque selectivo

Software

Android 8.1 Oreo
EMUI 8.2

Dimensiones y peso

158.3 x 75.3 x 7.6 milímetros
172 gramos

Otros

Dual SIM 4G, USB tipo C, lector de huellas trasero, GPS, NFC, radio FM

Precio

348,45 euros

Diseño: los Mate 20 apenas crecen pero se pasan al cristal

Análisis del Huawei Mate 20 Lite

Huawei llevaba algún tiempo abonado al metal con sus teléfonos Lite. Entre los más recientes, el Huawei Mate 10 Lite del pasado año y el Huawei P20 Lite de la primera mitad de éste. Pero eso se acabó, al menos en lo relativo a los teléfonos Mate porque el Mate 20 Lite se ha pasado al cristal. Por desgracia, sin aprovechar las virtudes de este material pues no tenemos carga inalámbrica para la batería. Pero ya tocará abrir ese melón cuando lleguemos a la autonomía del teléfono.

Por el momento, tenemos un ligero aumento de tamaño en el teléfono entre generaciones, pese a que la pantalla sí ha aumentado gracias al 'notch'. El nuevo Mate 20 Lite crece 2 milímetros de alto pero se mantiene prácticamente idéntico en anchura y en grosor. Aunque el cristal frente al metal tiene un precio, y ése no es otro que el incremento de peso. De los 164 gramos de la pasada generación saltamos a los 172 gramos de ésta. Veamos las medidas con más detenimiento.

Análisis del Huawei Mate 20 Lite

Huawei Mate 20 Lite

Huawei Mate 10 Lite

Honor Play

Pocophone F1

Honor 8X

Pantalla

6,3"
19.5:9 FullHD+

5,9"
18:9 FullHD+

6,3"
19.5:9 FullHD+

6,18"
18.7:9 FullHD+

6,5"
18,5:9 HD+

Porc. frontal

81,7%

76,5%

83,0%

82,2%

84,4%

Medidas

158.3 x 75.3 x 7.6 mm

156.2 x 75.2 x 7.5 mm

157.9 x 74.3 x 7.5 mm

155.5 x 75.3 x 8.8 mm

160.4 x 76.6 x 7.8 mm

Peso

172 gramos

164 gramos

176 gramos

180 gramos

175 gramos

En cuanto a diseño, el Huawei Mate 20 Lite es bastante clásico a estas alturas del mercado. La parte frontal está desprovista de botones físicos, todo se controla desde los botones virtuales de Android y eso posibilita que su pantalla se estire bastante en relación al frontal. Según Huawei, un 81,7% de su parte frontal está ocupada por la pantalla, que además cuenta con un notch en la parte superior. El teléfono, aún así, cuenta con una pequeña barbilla en la parte inferior.

La distribución de los botones también es bastante clásica. Volumen y encendido en el marco izquierdo, marco derecho reservado para la bandeja de la microSD y la SIM, y el puerto de carga USB tipo C y el jack de auriculares quedan para el marco inferior, junto a un altavoz. En la parte superior, limpieza absoluta. No nos olvidamos de la espalda, con la cámara dual en la parte central, situada en vertical y sobresaliendo de la carcasa, y el lector de huellas bajo ella. El resto de la trasera es completamente limpia.

Análisis del Huawei Mate 20 Lite

Con el Huawei Mate 20 Lite nos encontramos ante un teléfono cómodo en mano pese a sus 75,3 milímetros de anchura, y su peso da sensación de robustez. Los acabados son buenos, aunque hay que poner una pequeña falta en el ensamblaje de los vidrios, tanto el trasero como el frontal, con el marco. El ajuste no es del todo fino y se aprecia el salto, lo que perjudica un poco la experiencia. Por lo demás, es un teléfono bastante limpio pese al cristal trasero, incluso habiendo analizado un modelo en color negro que suele resaltar las huellas.

Las mayores pegas son el cristal, por fragilidad, y la cámara que sobresale y se arrastra desde generaciones anteriores

No es un derroche de originalidad en el diseño el Huawei Mate 20 Lite, pero ofrece sobriedad y ergonomía, y tal vez el mayor problema lo tengamos con esa cámara que sobresale del cuerpo y que nos hace pensar constantemente que va a rayarse al contacto con mesas y otras superficies rígidas. Por lo demás, un buen trabajo el del equipo de Huawei en el apartado de diseño, donde lleva ya varias generaciones cumpliendo a buen nivel.

Pantalla: ceja para una LCD que tiene mucho que decir

Análisis del Huawei Mate 20 Lite

Llegamos al rostro del teléfono, a lo primero que vemos de él cuando lo sacamos de la caja y lo que utilizamos para comunicarnos con él. La pantalla, que en esta generación de Mate Lite repite con la tecnología de la pasada generación, manteniendo un panel IPS LCD que sin embargo crece en diagonal, y todo tiene que ver con la ceja. Con el 'notch'.

En el Mate 10 Lite teníamos una pantalla 18:9 de 5,9 pulgadas completamente rectangular, ahora Huawei ha decidido dar el salto a las pantallas con recorte con su Mate 20 Lite, y la diagonal estira hasta las 6,3 pulgadas en un cuerpo prácticamente idéntico, reduciendo los marcos superior e inferior. A cambio, ganamos también en resolución. Los 2.160 x 1.080 píxeles se convierten en 2.340 x 1.080 píxeles. Más altura, más píxeles, aunque los ganemos a ambos lados de la ceja.

Análisis del Huawei Mate 20 Lite

Con 409 píxeles por pulgada de densidad, la pantalla de este Mate 20 Lite se ve bastante bien. No se aprecia pixelado en ningún momento, y la representación de colores también es bastante buena, y sobre todo agradable. Ligeramente saturada, la sensación es de calidez, y contribuye a la mezcla el buen nivel de brillo del teléfono, tanto en interiores como en exteriores. Incluso podemos decir que el ajuste automático es algo elevado cuando estamos a oscuras, y agradeceremos reducirlo manualmente echando mano de la barra de desplazamiento de los ajustes rápidos.

El gran salto en pantalla del Mate 20 Lite es el 'notch', que permite llevar la diagonal hasta las 6,3 pulgadas con un aspecto 19.5:9

Hay pegas que ponerle a estos ajustes, por supuesto. No podemos ajustar el tono de la pantalla, algo ya bastante común en el ecosistema androide, y no tenemos doble toque para encender la pantalla sin tocar el botón de encendido o el lector de huellas. Sí que podemos, por contra, ocultar el 'notch' siempre que lo deseemos. Un sencillo ajuste nos permitirá convertir la barra superior en una franja negra permanente que, aún así, seguirá albergando los iconos de actividad del teléfono.

También contamos con un modo de lectura para, en teoría, dejar descansar los ojos cuando caiga la noche, un modo pasa los colores a tonos anaranjados. También podremos ajustar el tamaño del texto y decidir la resolución de la pantalla, contando con un ajuste de Resolución Inteligente para que el teléfono la gestione en función de la batería disponible. Por lo demás, un buen panel para el Huawei Mate 20 Lite, una gran diagonal con sus 6,3 pulgadas, unos buenos ángulos de visión y, algo importante que no hemos mencionado, un buen tratamiento oleófugo. La pantalla se resiste a ensuciarse y eso siempre es una buena noticia.

Rendimiento: un Kirin 710 que va a presentar una dura batalla

Análisis del Huawei Mate 20 Lite

Llegamos al cerebro del teléfono, al tándem formado por el procesador y por las memorias, donde Huawei lleva años potenciando su marca propia. Repite el fabricante chino con un procesador Kirin fabricado en casa, en esta ocasión el Kirin 710 que evoluciona con respecto al Kirin 659 de la generación pasada. Los ocho núcleos llegan aquí a 2,2GHz y la GPU es una Mali G51 MP4, duplicando los núcleos de renderizado. Para las memorias, 4GB en la RAM y 64GB en el almacenamiento interno.

Huawei apuesta por sus propios procesadores en la mayoría de sus teléfonos en lugar de, como otros fabricantes, adquirir los chips de Qualcomm. En esta ocasión vuelve a acertar en términos de CPU pues el Kirin 710 se comporta bastante bien en casi todas las situaciones, habiéndonos encontrado puntualmente alguna congelación breve del sistema, o alguna caída en los fotogramas. Pero tanto el propio sistema como los menús, y la multitarea, funcionan a un buen nivel.

Esta potencia también se refleja cuando nos zambullimos en juegos algo más exigentes de la cuenta, juegos que también mantienen la fluidez y donde el peso de la GPU se ha notado más que en generaciones pasadas. Uno de los talones de Aquiles de los Kirin tenía que ver con la elección de sus gráficas, y aquí la Mali G51 MP4 se ha portado mejor de lo esperado, ofreciendo una buena experiencia y permitiéndonos jugar a títulos agresivos a plena resolución, sin notar los efectos de encontrarnos ante un chip de líneas medias.

Como en todos nuestros análisis, aquí tenéis los tests de rendimiento sintético, o benchmarks, que hemos aplicado al Huawei Mate 20 Lite. AnTuTu, GeekBench, 3D Mark y PC Mark con su correspondiente comparativa bajo las capturas de pantalla. Para los adictos a las cifras.

Análisis del Huawei Mate 20 Lite

Mate 20 Lite

P20 Lite

Xiaomi Mi A2

BlackBerry Key2

ASUS Zenfone 5

Procesador

Kirin 710

Kirin 659

Snapdragon 660

Snapdragon 660

Snapdragon 636

RAM

4GB

4GB

4GB

6GB

4GB

AnTuTu

132.007

80.986

127.610

126.375

125.353

GeekBench (Single/multi)

1.587 / 5.519

935 / 3.581

1.626 / 4.286

1.618 / 5.755

1.334 / 4.884

3D Mark (Icestorm Unlimited)

21.114

11.737

22.461

18.243

19.432

PCMark (Work 2.0)

6.842

4.775

6.332

6.046

5.637

Los 4GB de RAM del Mate 20 Lite de Huawei ofrecen una multitarea bastante suave, y en general el teléfono se mantiene constantemente fluido. Mención especial al lector de huellas, siempre rindiendo a muy alto nivel, con el que también tenemos gestos y que permite desbloquear el teléfono de forma directa, sin pasar por la pantalla de bloqueo. Además, tenemos chip NFC asociado por lo que "hola, pagos móviles". En el teléfono llega instalado Google Pay, aunque podemos nutrirlo con apps de bancos y otras plataformas sin problemas.

Esta gráfica supone un gran salto, y coloca al Kirin 710 en buena posición para competir con Qualcomm

Es de agradecer el salto gráfico de este Mate 20 Lite, el principal problema a nivel de rendimiento de la anterior generación. Pese a que aún tiene cosas por pulir, el Kirin 710 supone un buen paso adelante para un fabricante como Huawei, que sigue considerando sus procesadores como un elemento diferencial y como una ventaja, y que cada vez juega más cerca de Qualcomm en las líneas medias del mercado. Buen trabajo.

Sistema: el teléfono llega con Oreo y la puerta abierta a Pie

Análisis del Huawei Mate 20 Lite

Estamos en terreno de Huawei y eso significa que, hasta nuevo aviso, nos moveremos por las aguas de EMUI, la capa propietaria del fabricante. Aquí tenemos EMUI 8.2, la versión que corre sobre Android 8.1 Oreo y que es la que actualmente tiene el teléfono de los orientales. No hay noticias por ahora de una pronta actualización a Android 9.0 Pie, pero está garantizada para el pequeño de los Mate 20.

Como en ocasiones anteriores, EMUI 8.2 se presenta ante nosotros como un personalización bastante agresiva de Android, hasta el punto de que su estado normal no incluye cajón de aplicaciones, sino que emplea los escritorios múltiples para almacenar las apps. Esto podemos cambiarlo en los ajustes si así lo deseamos, por lo que podemos tener un "Android clásico" en cualquier momento. También, como en ocasiones anteriores, tendremos bloatware. Gameloft repite aparición en el ecosistema Huawei, y nos coloca varios preinstalados. Podemos borrarlos, sí, pero no los hemos pedido y aquí están.

De no ser por el bloatware, EMUI 8.2 saldría mucho mejor parado. Útil, limpia y sin sobrecargar el teléfono.

El sistema ofrece otras mejoras, como el apartado de la personalización de audio, que veremos más adelante en su sección, o como el modo Fiesta, que permite sincronizar el sonido del teléfono con el de otros Huawei cercanos, para que se cree un efecto de múltiples altavoces si así lo requerimos. Además, el sistema integra el asistente de compras de Amazon, que podemos activar con un pellizco sobre una fotografía en la galería y que reaccionará buscando dicho producto para poder realizar una compra sobre la marcha.

eBay, Phone Clone, Quik y HiCare repiten, como en ocasiones anteriores, y la capa puede personalizarse hasta tenerla a nuestro gusto. Desde el comportamiento de las notificaciones hasta el número de iconos que queremos que encajen en los distintos escritorios. 4x6, 5x5 o 5x6, a nuestro gusto. EMUI ha evolucionado mucho desde sus primeras versiones y, aunque sigue siendo agresiva, es más ligera que en generaciones previas. No recarga el teléfono ni lo ralentiza, y llega a convertirse en una capa invisible al manejo del teléfono.

Autonomía: sal de casa y olvida el cargador

Análisis del Huawei Mate 20 Lite

Puede que estemos ante uno de los puntos más fuertes de un teléfono móvil que hemos visto que se porta bien tanto en el apartado de rendimiento como a nivel de pantalla. La batería, que tiene una capacidad de 3.750 mAh y que cuenta con carga rápida de 18W (cargador incluido en la caja del teléfono), nos ha sorprendido para bien. Para muy bien. Todo ello sabiendo que la pasada generación, la del Mate 10 Lite, no cumplió mal en este aspecto.

Hasta 8 horas de pantalla para una pila de 3.500 mAh. Buena cifra.

En el Mate 20 Lite todo aumenta, y el tiempo de recarga se reduce. Los 3.500 mAh de batería nos han ofrecido un día y medio de uso sin demasiados problemas, en ocasiones un par de días si no hemos abusado demasiado del teléfono. Hasta 8 horas de pantalla hemos podido arrancarle en un par de ocasiones operando bajo WiFi, lo que convierte a este Mate 20 Lite en un teléfono a tener en cuenta para quienes busquen una potente autonomía.

Sacar el teléfono a la calle reduce este tiempo de uso, pero en las jornadas fotográficas que hemos realizado con él no hemos conseguido bajar de seis horas de pantalla estando bajo datos, y en todas las ocasiones hemos regresado a casa sin haber agotado la pila interna por completo. Una horquilla de seis a ocho horas es más que suficiente para considerar que este Mate 20 Lite goza de una autonomía casi sobresaliente, y a todo ello hay que sumarle que lo tenemos completamente cargado en menos de 100 minutos con su cargador. Como punto gris, un móvil de cristal sin carga inalámbrica se siente desaprovechado, y es el caso del Mate 20 Lite.

Cámara: dos ojos delante, dos detrás y todos con bokeh

Análisis del Huawei Mate 20 Lite

Las cámaras, uno de los apartados en los que los fabricantes invierten más esfuerzo desde hace ya bastantes años. El caso del Huawei Mate 20 Lite es, además, el de un teléfono que da un paso adelante con respecto a la pasada generación, porque crece en número de sensores. En el Mate 20 Lite tenemos dos situados en la espalda y otros dos en el frontal, no tenemos zoom óptico pero sí tenemos desenfoque selectivo en ambos lados del teléfono. Y aderezados con inteligencia artificial. Pero comencemos por la espalda.

Damos la vuelta al teléfono y nos topamos con un sensor de 20 megapíxeles, haciendo las veces de sensor principal, con una lente f/1.8 y una distancia focal de 27 milímetros. Junto a él, un segundo sensor de 2 megapíxeles cuya única función es la de las lecturas de profundidad. Como decíamos antes, aquí no hay zoom óptico, sólo fotografías con desenfoque en las que tenemos ayuda del software del propio teléfono.

Análisis del Huawei Mate 20 Lite
Análisis del Huawei Mate 20 Lite
Análisis del Huawei Mate 20 Lite
Análisis del Huawei Mate 20 Lite

Las fotografías con el Mate 20 Lite son bastante nítidas, y 20 megapíxeles dan para hacer recortes si deseamos acercar alguna zona. Con luz, los bordes se muestran correctamente, los colores son vivos y se maneja bastante bien en cuanto al rango dinámico. Lo que significa que las fotografías complicadas, con sombras y luces pronunciadas, se resuelven bien, aunque tiene una ligera tendencia a sobreexponer cuando fijamos el enfoque en el punto más oscuro.

Con estas fotografías tenemos además la opción de activar el modo de Inteligencia Artificial. Un botón en la interfaz que identifica las superficies, ajustando la fotografía para realzarlas. El efecto más llamativo es el que genera sobre el cielo, saturando los azules cuando lo detecta y ofreciendo fotografías muy vistosas, sobre todo para quienes busquen imágenes potentes a nivel de colorido.

Análisis del Huawei Mate 20 Lite
Análisis del Huawei Mate 20 Lite

Las fotografías con menos iluminación, como las nocturnas y las que hacemos en interiores, también cumplen a buen nivel. El teléfono no muestra mucho ruido pese a forzarlo, y no se aprecian acuarelas, clásicas cuando se aplican algoritmos de reducción de ruido. Lo cierto es que la cámara trasera del Mate 20 Lite se ha revelado útil en prácticamente todas las situaciones, y poco más hay que hacer salvo apuntar y disparar, pues los ajustes automáticos son bastante precisos. Aunque tenemos modo Manual, si lo deseamos, para decidir enfoque, exposición y otros ajustes. Algo para fotógrafos más curiosos.

Tanto la cámara frontal como la trasera se portan bien con y sin luz, aunque el desenfoque para selfies es algo peor que el trasero

En cuanto a la cámara frontal, el teléfono también cumple con sus dos sensores, aunque aquí el desenfoque es de peor calidad. El sensor principal es de 24 megapíxeles y está acompañado por una lente f/20 y 26 milímetros, de nuevo una gran angular, mientras que el segundo sensor es de 2 megapíxeles y, como en el caso del trasero, sólo lee profundidades. No podemos cambiar entre sensores para hacer la fotografía, no hay zoom óptico, sólo un sensor pasivo que echa una mano al principal.

Análisis del Huawei Mate 20 Lite

Los selfies con el Mate 20 Lite son de bastante buena calidad, aunque recomendamos reducir el modo Belleza al mínimo o desactivarlo, para que no haga cosas raras en nuestro rostro como afilar los bordes o ampliar los ojos. En general, los selfies están bastante bien definidos y son nítidos, manejándose bien también cuando los hacemos a contraluz y en otras situaciones complejas. El modo de desenfoque, como comentábamos, es algo peor que en la trasera, pero el de la trasera lo veremos ahora con mayor detalle.

Juguemos a desenfocar

Análisis del Huawei Mate 20 Lite

No cabe duda de que, si te gusta la fotografía, jugar a hacer retratos con un teléfono con cámara dual es algo muy divertido. Más aún si el desenfoque se ejecuta a tan buen nivel como en el Mate 20 Lite, aunque en alguna ocasión, acercando demasiado el teléfono, hemos tenido algún problema con la superficie a enfocar, y ha optado por señalar el fondo, fastidiando la fotografía principal. Pero como decimos, ha pasado en ocasiones puntuales y como norma se ha portado muy bien.

Olvida el modo Retrato, aporta poco y las iluminaciones es mejor no usarlas. Pero el modo Apertura es otro cantar.

Apuntar que el modo Retrato del teléfono no es demasiado útil. Aquí tenemos unas configuraciones prefijadas de saturación y demás, aderezadas por los diferentes tipos de iluminación para retrato, una función que os recomendamos no utilizar porque no se ejecutan demasiado bien. Sobre todo cuando acudimos a las dos últimas iluminaciones, que deben recortar nuestro rostro para generar luz de estudio pero que producen resultados algo aberrantes. Como se trata de una función por software, confiamos en que lo solucionen en futuras actualizaciones.

Análisis del Huawei Mate 20 Lite

Lo que funciona realmente bien en este Mate 20 Lite es el modo Apertura, aquí es donde tenemos desenfoque selectivo, con una barra de desplazamiento para decidir cómo de borroso queremos el segundo plano, pero que funciona bien en cualquiera de sus extremos. Salir a fotografiar con este modo es muy divertido y los resultados son bastante buenos, sobre todo teniendo en cuenta que nos encontramos ante un teléfono de línea media.

Análisis del Huawei Mate 20 Lite
Análisis del Huawei Mate 20 Lite
Análisis del Huawei Mate 20 Lite
Análisis del Huawei Mate 20 Lite
Análisis del Huawei Mate 20 Lite

Los retratos obtenidos con el modo Apertura tienen muy buen color y gestionan las zonas de luz y de sombra con bastante buen resultado. Los bordes son definidos, con muy pocos errores a la hora del desenfoque artificial, y eso que la lectura de fondo se hace únicamente con 2 megapíxeles. Fotografías con buen saturación, algo por encima de la media para producir una sensación más llamativa, y con el primer plano bien definido y enfocado.

Como os hemos comentado, si os gusta fotografiar, y sobre todo la fotografía de retrato, el Mate 20 Lite debe estar entre vuestros teléfonos a considerar para futuras compras. Tiene limitaciones, por supuesto, pues no estamos ante un líder de catálogo, pero el desenfoque de Huawei ha mejorado mucho en tan sólo una generación, y este Mate 20 Lite vuela muy alto en ese aspecto. Sobre todo, tal y como indicábamos antes, porque puede seguir evolucionando gracias a actualizaciones futuras. Un gran nivel fotográfico, gran trabajo de Huawei.

Sonido: mejor en los graves y más potencia

Análisis del Huawei Mate 20 Lite

Como comentamos en cada análisis, el sonido es una parte fundamental de la experiencia multimedia de un teléfono, que empieza en la pantalla y en la que colabora también la GPU del teléfono. En el caso de este Huawei Mate 20 Lite, partíamos con la experiencia previa de otros teléfonos de la marca que se han portado en bien en el aspecto sonoro, y el listón comparativo estaba alto.

El gran defecto del Mate 10 Lite en sonido, el ambiente metálico, casi desaparece en la nueva edición

Hay que decir que ha mejorado con respecto a versiones anteriores. El sonido algo metálico que llegaba a bordo del Huawei Mate 10 Lite ha evolucionado y ahora se aprecian mejor los graves, siempre teniendo presente que hablamos del altavoz de un teléfono móvil. El sonido también es bastante bueno y no distorsiona hasta que lo llevamos casi hasta su límite. En un balance normal, oiremos el teléfono sin problemas tanto en casa como en la calle. Pero si vas a escuchar música, ponte auriculares.

Por cierto, los auriculares, de nuevo una calibración de mucho nivel, y con el apoyo de los ajustes de sonido del teléfono, que nos permiten usar un ecualizador para ajustar la experiencia, o bien decidir entre distintas configuraciones. Sin duda el Mate 20 Lite cumple en lo relativo al sonido y es algo que siempre se agradece. Un buen cierre de análisis, pasemos a las conclusiones.

Huawei Mate 20 Lite, la opinión de Xataka Móvil

Análisis del Huawei Mate 20 Lite

Generación tras generación, los escuderos de los teléfonos más potentes de Huawei van elevando el listón. Poco a poco, manteniendo el mismo nivel de crecimiento que los gigantes de su catálogo. En el caso del Huawei Mate 20 Lite, nos hemos encontrado un teléfono más maduro que los exponentes de generaciones previas, con defectos pulidos y algunos aún por corregir, pero un teléfono más redondo del que tal vez esperábamos sobre el papel.

El Mate 10 Lite fue bastante redondo pero el 20 Lite sube el nivel en pantalla, autonomía, potencia y cámara. Mucho más redondo.

Con un diseño que ha evolucionado en materiales, y que ha vuelto a sacar la cámara del cuerpo, encontramos el defecto de no acompañar el cristal con carga inalámbrica, una de las pocas cosas que, objetivamente, justificaría el paso adelante. Pero se trata de un cristal limpio y agradable en mano, que ofrece un teléfono sobrio pero con buenas sensaciones.

Newsletter de Xataka Móvil

Suscríbete para recibir las últimas novedades y nuestros análisis de teléfonos móviles, y te ayudamos a elegir las mejores tarifas.

Pasa con nota la pantalla, ahora con 'notch' y algo más estirada, y también lo hace su procesador, una de las grandes sorpresas gracias a su avance en materia gráfica. Un sistema como en ocasiones anteriores, una batería superlativa para lo que el mercado nos tiene acostumbrados y una cámara que nos encanta para hacer retratos, y que cumple con nota en el resto de apartados. Buen trabajo de Huawei con este nuevo Mate 20 Lite que, a poco que baje un poco de precio, puede ser una compra bastante redonda.

8.2

Diseño8.0
Pantalla8.5
Rendimiento8.5
Cámara8.5
Software7.5
Autonomía8.5

A favor

  • El salto de rendimiento es notable con el Kirin 710
  • La autonomía da para más de un día de uso
  • El modo Apertura de la cámara se ha hecho más sólido y divertido

En contra

  • El cristal, pese a la limpieza, nos parece un paso atrás
  • El modo Retrato de la cámara es accesorio
  • El bloatware del sistema, siempre criticable

El teléfono ha sido cedido para las pruebas por Huawei. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio