Compartir
Publicidad
Probamos Alien: Blackout, el nuevo juego de la franquicia llega a iOS y Android y pone los pelos de punta
Aplicaciones

Probamos Alien: Blackout, el nuevo juego de la franquicia llega a iOS y Android y pone los pelos de punta

Publicidad
Publicidad

Tras ser anunciado a principios de año, Alien Blackout, el nuevo título de la archiconocida saga Alien, ha sido lanzado de forma oficial en Google Play y App Store. En él encarnamos a Amanda Ripley, única superviviente de un buque espacial de Weyland-Yutani que, como te puedes imaginar, ha sido asaltado por una criatura letal. Estás escondida en un sótano con acceso a un panel de control desde el que puedes controlar cámaras, puertas y sensores de movimiento. ¿Tu objetivo? Sobrevivir.

El juego se enmarca entre las películas "Alien: el Octavo Pasajero" y "Aliens: El Regreso"

¿Es fácil? ¿Es difícil? ¿Hace honor a la franquicia? ¿Merece la pena pagar los 5,49 euros que vale el juego? Hemos querido salir de dudas y, para ello, lo hemos descargado y probado. Estas son nuestras impresiones, y tranquilo, que no vamos a soltar ningún spoiler.

La tensión se palpa en el ambiente

Alien Blackout Esto es lo que se ve desde las cámaras. Da un poquito de miedo.

El juego comienza contándote por qué estás allí encerrada. Mandas un aviso al inmenso espacio con la esperanza de que alguien venga en tu ayuda y, por fortuna, una nave llega a tu estación. Son cuatro ingenieros: Thorncroft, Saito, Studwick y Yutani, que han recibido permiso para aterrizar en la nave y hacer reparaciones. Eso sí, de tu aviso no saben absolutamente nada.

Amanda les cuenta cómo está el panorama, que no es demasiado alentador, y empieza el juego. Tendrás que guiar a los cuatro personajes a lo largo de la estación para que recojan piezas, llegen a tal o cuál punto, realicen determinadas acciones sin, preferiblemente, que el xenomorfo los mate. Para ello contarás con varias herramientas.

Perder a uno de los personajes es tan sencillo como tomar una mala decisión

La primera es la visión del plano de la nave. En él tienes marcadas la ubicación de todas las cámaras y, al pulsarlas, reproducirás el vídeo que estén grabando y podrás comprobar cómo de segura es la sala. La segunda son los sensores de movimiento, que verás que son indispensables para sobrevivir. Estos se activan con puntos de energía, y en cada mapa tienes unos cuantos. Tendrás que repartirlos entre sensores de movimiento, puertas blindadas, etc. La idea es tener un control más o menos exhaustivo de por dónde puede andar el alien.

Alien Blackout He aquí el plano de la nave. Es tu herramienta principal y tendrás que familiarizarte con él para saber dónde está el xenomorfo, a dónde tienes que ir y qué personas están en peligro.

La tercera herramienta son los comandos de personajes. Si pulsas sobre cada uno de ellos podrás ordenarles parar, esconderse o darse prisa. Al principio es bastante fácil (entre comillas, en mi caso Yutani murió a los cinco minutos de empezar la partida), pero luego se complica conforme el mapa se hace más grande, hay más cámaras que controlar, múltiples accesos por sala, etc.

Puedes continuar la partida aunque pierdas a un personaje, pero será muchísimo más complicado

A su vez, cada personaje tiene un gráfico de ritmo cardíaco que te muestra su situación. Si ves que se acelera y se pone rojo es porque ha oído un ruído o visto algo. Puede darse el caso de que dos se pongan rojos a la vez y solo uno sea el correcto, por lo que tendrás que tomar una decisión. Si fallas, posiblemente uno de los personajes muera. Puedes continuar la partida con menos personajes, pero será mucho más complicado. Evidentemente, si te quedas sin ayudantes acaba la partida y estarás condenada a... morir tú también.

Cada nivel tiene un tiempo límite que aparece en la parte superior izquierda. Si la cuenta atrás llega a su fin, la energía de la nave se acabará, no podrás ayudar a tus compañeros y todos moriréis. En resumen, o piensas muy bien todos y cada uno de tus pasos o no saldrás de allí.

Gráficos, sonido y terror psicológico

Screenshot 20190124 123134 Alien Blackout Esta es una de las primeras escenas del juego. El xenomorfo aparece de repente y tienes que cerrar rápido la puerta pulsando el marco blanco.

En cuanto a gráficos, no hay ninguna queja. Son buenos, están bien logrados y se recrea con bastante fidelidad el ambiente típico de la franquicia y de la nave espacial abandonada. El nivel de detalle de las estaciones es correcto y la experiencia mejora con algunos glitches en la cámara, lo que hace que sea más inmersivo y te pongas en tensión. He pegado algún que otro bote de la silla al poner una cámara y ver al xenomorfo paseando por el pasillo, para qué engañarse.

Lo mismo ocurre con el sonido. No hay música de fondo, lo que hace que aumente la tensión. Los personajes no hablan mucho, solo cuando llegan al punto de la misión o escuchan alguna cosa rara. Además, deben hablar bajito porque el alien tiene buen oído, por lo que tienes que prestar mucha atención y eso ayuda a sumergirte en la historia. Las voces están en inglés, eso sí, pero tiene subtítulos en español.

Alien: Blackout gana mucho con auriculares, hacen que la experiencia sea mucho más inmersiva

¿Dónde está el punto? En usar auriculares. Si tienes unos auriculares buenos, la experiencia de juego se multiplica exponencialmente. Si algo ha caracterizado a la franquicia Alien es el terror psicológico, el meterte en la escena para que el miedo fluya sin necesidad de sobresaltos o sustos inesperados, y el juego es capaz de conseguirlo gracias al audio.

En resumen, se trata de un título muy interesante. Es fiel a la saga Alien, ofrece bastantes horas de juego y tiene un nivel de complicación bastante alto, por lo que los más fanáticos de las películas posiblemente lo disfruten mucho. Sea como sea, puedes pagar los 5,49 euros que cuesta y, si no te gusta, obtener un reembolso. Suerte ahí fuera.

Descargar Alien Blackout | iOS | Android

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio