Publicidad

Sigue la polémica de la mensajería anónima con Kik: de chat a herramienta para cometer crímenes

Sigue la polémica de la mensajería anónima con Kik: de chat a herramienta para cometer crímenes
3 comentarios

Publicidad

Publicidad

Parece que no haya semana sin una polémica debida al mal uso de las apps de mensajería anónima. Hace poco hablamos de Blindspot, una app de este tipo que, pese a contar con el respaldo de personajes conocidos, tampoco escapa de los malos usos y, por tanto, de las protestas y peticiones para que sea eliminada. Esta vez la que da que hablar es Kik, una app que no es precisamente nueva y que está siendo una recurrida herramienta para algo más que el acoso o los insultos.

Según informa el New York Times no se trata sólo de las desafortunadamente habituales quejas por recibir algún tipo de abuso o improperio, sino de que esta app se use por parte del agresor para llegar a cometer crímenes. Concretamente, hablan del reciente caso de Nicole Madison Lovell, de 13 años, víctima de secuestro y asesinato.

Al parecer, Nicole estuvo interactuando con los presuntos autores usando esta app, bastante extendida entre los adolescentes americanos. Ésta permite iniciar conversaciones sin necesidad de introducir el número de teléfono, por lo que resulta una opción interesante con respecto a otras plataformas si el usuario desea darlo, y eso ha ayudado tanto a su expansión como a que sea un buen recurso a la hora de dificultar la identificación.

Kik: la herramienta perfecta

Según leemos en el periódico estadounidense, los expertos en crímenes de internet afirman que ésta es sólo una de otras muchas apps usadas por muchos tipos de criminales para perpetrar su delito, desde traficantes de drogas hasta terroristas. Pero entre todas destaca Kik por la recurrencia en la que los agresores están optando por ella en los últimos meses, según afirman las autoridades del país. Así lo explica Leslie Rutledge, Fiscal General de Arkansas.

La app Kik se ha popularizado y probablemente sea la que más atención por parte de las autirodades esté requiriendo.

En los últimos diez días se han reportado distintos tipos de abuso en los que Kik era la herramienta escogida para el contacto

Rutledge llevó, entre otros, un caso en el que dos hombres pidieron fotografías desnuda a una menor, un hecho que sucedía hace un año y que en lo sucesivo se ha visto que no fue un caso aislado, sino todo lo contrario. Según el NYT, en los últimos diez días se han reportado distintos tipos de abuso en los que Kik era la herramienta escogida para el contacto, incluyendo pornografía infantil, acoso o secuestros.

Así lo explica David Frattare, jefe de las Fuerzas contra los crímenes de internet de Ohio, agrupación que incluye a centenares de divisiones policiales y autoridades, aludiendo también al hecho de que los padres no sean conscientes del uso habitual de estas apps por parte de sus hijos.

Kik es la app más problemática ahora mismo. Cuando hablamos a los padres sobre Kik suelen sorprenderse, es información nueva, cuando resulta que ésta ha estado durante meses en el teléfono de sus hijos. Y como autoridad competente, la información que podemos obtener de Kik es extremadamente limitada.

El anonimato, gancho para unos más que para otros

El anonimato es de nuevo el paraguas bajo el que se cobijan los agresores. Para usar Kik sólo es necesario un correo electrónico, y aunque la app pida el nombre real es obvio que muchos usuarios, tanto con buenos como con malos propósitos, opten por no ponerlo (al fin y al cabo se han decantado por una app de mensajería anónima por alguna razón).

Kik para Android

Una app que con los años ha ido extendiéndose, sobre todo en el país norteamericano. Según el NYT, Kik es usada por el 40% de los adolescentes americanos, aunque en la práctica no parece que el anonimato sea el principal gancho para ellos y que muchos de ellos la elijan por características como los emoji o los mensajes de texto ilimitados.

Con Kik se da de nuevo la paradoja de que se trate de un servicio exitoso y desconocido al mismo tiempo

Con Kik se da de nuevo la paradoja de que se trate de un servicio exitoso y desconocido al mismo tiempo, como ocurre con YouNow. Una app con un fundamento distinto (el streaming de vídeos en directo) que también se colocó entre las favoritas de los adolescentes y que acabó siendo la preocupación de unos padres que se enteraron y reaccionaron cuando ya era un fenómeno social extendido.

Lo que hace y no hace Kik para ayudar en estos casos

Como hemos dicho, esta situación no es precisamente nueva y de hecho se reportan casos en los que se ha usado como medio de contacto desde hace años. Es por esto que la compañía ha emprendido varias acciones en pro de evitar que se den estos usos, como conferencias o una división especial dedicada a atender a las peticiones de las autoridades.

De hecho, también están cooperando en el caso al que hacíamos referencia al inicio. Al parecer, Nicole estuvo entablando conversación con un usuario de 18 años con el que finalmente quedó de manera presencial el día antes de su muerte, según explican los vecinos, a quienes enseño los mensajes de Kik que habían intercambiado. Según el FBI, la ayuda del servicio ayudó a detener a los sospechosos, David Eisenhauer, de 18 años, y Natalie Marie Keepers, de 19.

Usando el smartphone

Aunque los oficiales afirman que Kik suele ponérselo más difícil que otros servicios a la hora de desvelar identidades o contenido. En cuanto a la aportación a las investigaciones, Kik atiende a lo que puede hacer de manera legal, afirmando que no tienen acceso a los mensajes entre los usuarios y que no puede enseñarlos a las autoridades. Sí pueden mostrar las fotografías y los vídeos, pero sólo hasta que el usuario final recibe el contenido.

La situación es distinta si hay una orden judicial o si se trata de una urgencia, bajo la cual sí puede proporcionar los registros de un usuario, tanto del contenido enviado como del recibido, así como la dirección IP mediante la cual se puede obtener la ubicación de los usuarios. Así ha sido, por ejemplo, en el reciente caso de Nicole.

Kik intenta lograr un equilibrio entre salvaguardar la privacidad de los usuarios y ayudar a las autoridades

En cuanto a la información que almacenan, desde Kik explican que la empresa intenta lograr un equilibrio entre salvaguardar la privacidad de los usuarios y ayudar a las autoridades a eliminar a los que tienen malas conductas y hacen usos indebidos. Algo que puede enlentecer el proceso de investigación, como el hecho de que la empresa es de Canadá y las peticiones de información han de cursar a través del Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Aún queda polémica para rato

El debate con estas apps y los menores está lejos de acabar tras este aparente auge de sucesos en relación al uso de estas apps. Según David Finkelhor, director del Centro de investigación de crímenes infantiles de la Universidad de New Hampshire lo que han aumentado no son los crímenes violentos relacionados con niños, sino los casos de pornografía infantil.

Los agresores aprovechan que las víctimas se encuentran deprimidas o buscan un apoyo que no tienen de manera presencial

El profesor opina que hay ciertos factores de riesgo que suelen estar presentes en las víctimas haciéndolas vulnerables, como el aislamiento social, los abusos en los centros escolares o los conflictos paternos. Situaciones de las que los agresores sacan partido aprovechando que las víctimas se encuentran deprimidas o en busca de algún apoyo que no tienen de manera presencial. Algo que de hecho ocurrió en el caso de Nicole según su madre, que explica que la menor sufrió burlas y abusos en el colegio a causa de unas cicatrices.

Desde la app, sin embargo, ven el anonimato como "una manera segura de conectar con las personas que se conocen por la red", según afirma Rod McLeod, portavoz de Kik. Desde luego, lo que parece claro es que esto sigue siendo un buen recurso para los servicios que se hayan en competencia continua y creciente con una categoría que, teniendo en cuenta redes sociales y mensajería instantánea, alberga más de 300 títulos de media en las tiendas de apps. Queda mucho que hacer y regular ante estos reclamos que se tornan armas, las cuales cada vez tienen menos de nuevas.

Vía | The New York Times
En Xataka Móvil | La app Blindspot no se salva de la polémica por acosos e intimidación pese a sus padrinos famosos

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir