Compartir
Publicidad
Así es cómo las small-cells pueden usarse para llevar el 4G hasta zonas rurales
Conectividad

Así es cómo las small-cells pueden usarse para llevar el 4G hasta zonas rurales

Publicidad
Publicidad

Uno de los problemas más comunes de las redes móviles de nueva generación es el acceso en zonas poco pobladas, como las áreas rurales de miles de pueblos en todo el mundo. Son lugares de poco interés comercial para las operadoras por tener pocos clientes y a las que las nuevas redes pueden llegar con bastante retraso (no hay más que echar un vistazo al mapa de la cobertura 4G en España para darse cuenta).

Una de las fórmulas para facilitar el despliegue de las infraestructuras necesarias para poder usar los nuevos tipos de conexión móvil son las denominadas small-cells, o miniestaciones base que habitualmente se conectan con los nodos centrales mediante conexiones cableadas, pero que también pueden hacerlo de forma inalámbrica.

Una aplicación directa de la utilización de estas microceldas para dar servicio a zonas rurales nos llega de la mano de la operadora británica EE y su nuevo proyecto de cobertura basado en equipos suministrados por Parallel Wireless. Acaban de anunciar el despliegue de este sistema de conexión en Sebergham, un pequeño pueblo con sólo 129 casas y 347 habitantes al que difícilmente llegaba la señal procedente de las estaciones base convencionales.

Una red vecinal en forma de malla

Small Cells

La idea es muy básica pero a la vez potente: extender la conexión por el pueblo y zonas limítrofes (viviendas alejadas del núcleo urbano o incluso pueblos adyacentes) usando una red de small-cells en forma de malla que se comunican con una gran nodo central fuera del pueblo. Para ello están utilizando canales de 20 MHz en la banda de 1.800 MHz ofreciendo conexiones de voz y datos sobre LTE.

¿Cuánto se consigue mejorar el alcance? Pues partimos de que el nodo central de retorno al que se conecta de forma inalámbrica la red de small-cells está a unos 6 Km del pueblo (aunque también sería posible llevar la conexión por fibra óptica) y a partir de ahí la malla de microceldas consigue expandir la cobertura en un radio de entre 12-15 Km.

Según la operadora, con tres o cuatro de estas celdas (que como podéis ver en las imágenes son de tamaño bastante manejable) se puede dar servicio a unos 100-150 edificios en un área de media milla cuadrada. Vamos, que es como crear una gran red WiFi vecinal para dar servicio a todo el pueblo pero usando conexiones LTE.

EE espera poder desplegar este tipo de sistemas en más 1.500 pueblos y espacios rurales del Reino Unido en los próximos tres años, ya que son bastante más baratos que las grandes estaciones y antenas base y muy sencillos y rápidos de mantener e instalar.

¿Llegará este sistema a España?

¿Veremos algo así en España? Pues no sería de extrañar que este tipo de sistemas se empezasen a instalar cada vez con más frecuencia para llevar las conexiones móviles a zonas remotas, rurales o lugares de gran afluencia turística.

De hecho, este verano ya os comentábamos la noticia de que Telefónica estaba instalando este tipo de dispositivos (aunque en esta ocasión desarrollados por el departamento de I+D de la operadora) en Benidorm, con la intención de que actuasen como nodos complementarios de las estaciones base ya instaladas.

Con la colocación en algunas farolas, semáforos, paradas de autobús y cabinas de teléfono esperan poder mejorar la velocidad de navegación (ofrecen accesos 4G de 150 Mbps) de los usuarios de la red móvil en los lugares habitualmente saturados por gran afluencia de público y acercar conexiones mejoradas hasta las playas más concurridas en radios de 5 Km.

Más información | Parallel Wireless
En Xataka Móvil | Small Cells, ¿la solución a los problemas de cobertura y ancho de banda móvil?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio