Compartir
Publicidad

HTC: cayendo en ventas y callando en futuro

HTC: cayendo en ventas y callando en futuro
42 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Días de números, días de balances y días de ver cómo ha ido el trimestre. Las empresas pasan ahora a recoger sus notas y nosotros, los consumidores, les hemos puesto la nota según hayamos invertido en ellas o no. El mercado del móvil no es una excepción, y de hecho hace poco hablábamos de los resultados de Line. Hoy toca hablar de una empresa que no se recupera de la que es la peor época de su historia: HTC ha publicado su balance económico del último trimestre y además se ha manifestado sobre las futuras comunicaciones.

Según sabemos por Engadget, la compañía taiwanesa ha declarado durante su comunicación a los inversores que ya no habrá más anuncios al respecto de sus futuros planes de actuación. Una medida que se aleja de la (poca) transparencia que suelen tener las compañías a la hora de comunicar el estado de su economía, así como de detalles en cuanto a ventas de los distintos productos. Y en este caso denota cierta prevención dada la preocupante situación que llevamos meses observando.

Aquellos maravillosos años

En Taiwán hubieron tiempos mucho mejores y mucho. Aunque muchos recordaremos terminales más recientes, el fabricante fue el encargado ni más ni menos de traer el primer smartphone comercial con Android del mercado, aquel HTC Dream G1 presentado el 22 de octubre de 2008. Este año concretamente la empresa presentaba buenas cifras de ventas, batiendo su propio récord ese mismo noviembre con 528,27 millones de dólares, un 10% mayores al mes anterior aunque un 22,1% menos que el mismo mes en 2007.

HTC Dream G1

Tniendo en cuenta lo obtenido en 2008 hasta noviembre los beneficios eran casi un 30% mayores que el mismo periodo durante el año anterior. Más récords se batieron posteriormente, cuando en el tercer trimestre de 2011 alcanzaban los 13,2 millones de ventas, un incremento de más de un millón con respecto al anterior trimestre. Unos resultados en los que tuvo mucho que ver su presencia en China, que se incrementó considerablemente en ese periodo.

Cuando ir por tu cuenta sale caro

Los años posteriores se fue posicionando como uno de los principales fabricantes con lanzamientos como el HTC Magic o el HTC Sensation, hasta que en 2012 las cuentas empezaron a mostrar síntomas de que algo no iba bien cerrando el año con unas ventas similares a las que tenía 8 años atrás, 34 millones de dólares.

El motivo para que el año acabase mal tras haber empezado con buen pie fue, según declaraba el que en su momento era CEO de la compañía, Peter Chou, un mal planteamiento en el marketing y no haber atendido lo suficiente a lo que la masa de consumidores pedía. De hecho, la compañía se mantenía firme en su estrategia más bien cerrada y con diseños continuistas que resultaban más bien obsoletos con respecto a la competencia, la cual también tenía que ver en aquel año de pocas ventas.

El bote salvavidas de aluminio... Y el nuevo naufragio

Ingresos de HTC en 2012-2013

Tras un febrero de 2013 que fue su peor mes en tres años, el HTC One fue un soplo de aire fresco para la compañía taiwanesa que en junio lograba su mejor mes en cuanto a ventas (con 967 millones de dólares) desde un año atrás. Como matizamos en su momento, una recuperación que además se daba en paralelo al lanzamiento del buque insignia de su principal rival, Samsung, con su Samsung Galaxy S4.

Cher Wang que reconocía que se habían olvidado de la gama media

El HTC One (o M7) y su asociación con Beats reportaron mejoras, pero los malos resultados volvieron en el primer trimestre de 2014. Esto hizo que la compañía se planteara cambiar de estrategia y ampliar el enfoque, retomando una gama media que había descuidado en pro de lograr satisfacer a los usuarios que buscaban un terminal de alta gama. Así lo decía Cher Wang que, un año antes de coger ella el timón de la empresa, reconocía en una entrevista a Reuters que se habían olvidado de este sector de productos.

La salvación tampoco acabó de llegar en 2014, con un pico de ventas en el tercer trimestre de ese año de su buque insignia, el HTC One M8, que no acababa de recuperar la tendencia positiva de otros años. Ni el refuerzo del catálogo de la gama media y ni un flagship continuista en diseño (quizás queriendo aprovechar el tirón de su antecesor) y con innovaciones cuestionables (como la doble cámara trasera) no fueron suficiente.

2015: batiendo los récords que no convienen

HTC One M9

Los balances que llevamos viendo de la compañía a lo largo de este año son una prueba continua de la dura situación que atraviesa la empresa y, a su vez, la consolidación de que no se han tomado las decisiones acertadas en cuanto a estrategia y productos en un mercado cada vez más exigente. El año en que han presentado un HTC One M9 que no ha satisfecho expectativas de nuevo por continuismo, por no aportar un reclamo claro con respecto a la competencia y por repetir errores, aunque haya remendado algunos aspectos como el Ultrapixel.

Los balances que llevamos viendo de la compañía a lo largo de este año son la consolidación de que no se han tomado las decisiones acertadas

Y eso que el año empezó muy bien, con un 24% más de ingresos que en el mismo periodo en 2014. Pero no siguió así, dejando un camino nada fácil a Cher Wang en su nueva labor como CEO de HTC. Pese a sus esfuerzos, en junio de este año sufrían la mayor caída en bolsa de su historia, y en lo sucesivo no les fue mejor con meses de pérdidas, despidos e inversores desesperanzados.

Mejor nos callamos

El titular de hoy, de nuevo, lejos de ser alentador denota aún más la mala situación de la empresa taiwanesa. Desde HTC han reportado 138,6 millones de dólares en pérdidas correspondientes al último trimestre, que si bien es menos grave que el anterior balance trimestral (con pérdidas de 265 millones de dólares) sigue siendo un resultado negativo.

Gráfico del Q3 de 2015

Además, de cara al mercado, si el presentar cifras negativas ya es un inconveniente, el hecho de anunciar que no habrá más comunicados con respecto a la hoja de ruta o a los futuros planes es un signo más de debilidad y falta de confianza; la traducción de esto a nivel empresarial y económico es que desde HTC no quieren dar pistas de la cantidad que van a destinar en sus inversiones. Otra manera de que los inversores, que ya perdieron interés, se alejen un poco más. Veremos si a Wang y a su compañía les queda algún as en la manga.

HTC Re

Gráficos | El Blog Salmón, HTC
Vía | Engadget
En Xataka Móvil | HTC: sin valor para los inversores
En Xataka | HTC One A9, análisis: un gran smartphone que se sale en diseño pero también en precio

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio