Compartir
Publicidad
Los dos grandes retos del nuevo CEO de LG: vender más teléfonos y volver a la rentabilidad
LG

Los dos grandes retos del nuevo CEO de LG: vender más teléfonos y volver a la rentabilidad

Publicidad
Publicidad

Las aguas llevan tiempo revueltas en la división móvil de LG. Las bajas ventas condujeron a la compañía coreana a la apuesta por un smartphone modular como el LG G5 el pasado año, empresa que no llegó a buen puerto y tuvo que regresar a los teléfonos compactos, al LG G6 que inauguraba el catálogo del fabricante en este 2017 y que tampoco vendió lo esperado.

Por el camino, la reestructuración de la división móvil para volver a ser una unidad rentable, y unos resultados que no parecen haber convencido demasiado, pese a la unanimidad sobre las buenas críticas en torno al reciente LG V30. La multinacional coreana vuelve a reestructurar, aunque ahora sólo cambia la cabeza visible. Hwang Jeong-hwan es el nuevo líder, tenemos nuevo CEO a la vista.

Volver al Top 5 en unidades, y a los números negros

El fabricante coreano ya lleva tiempo en dificultades en lo que se refiere al ecosistema móvil, no así en otras divisiones como la relativa a los dispositivos para el hogar. De hecho, Hwang Jeong-hwan llega desde esta división para tratar de reconducir la situación de la división móvil. Aunque tiene historia en la casa, pues participó en la creación del primer teléfono de la historia de LG.

Desde hace algunos años, las ventas de LG en el móvil no han hecho más sino oscilar hasta llegar al último trimestre fiscal, el tercero de este año 2017, en el que LG registró unas ventas de 13,7 millones de unidades, una tímida remontada sobre el trimestre anterior. No en vano, con un mercado que no deja de crecer en unidades, LG llegó a perder el pasado año el hueco entre los cinco mayores fabricantes, y a tenor de las cifras no parece que tenga fácil recuperarlo.

El que otrora fuese uno de los cinco grandes de la industria de la telefonía móvil cedió su puesto a las nuevas incorporaciones de la pasada temporada, las sorpresas de Vivo y Oppo que empujaron tanto a Xiaomi como a la propia LG fuera de este quinto de cabeza. Xiaomi lo recuperó recientemente y la barrera de entrada está situada ahora mismo en los 27,6 millones de teléfonos al trimestre del fabricante chino.

Pero Jeong-kwan no sólo tendrá que mejorar en cuanto a unidades vendidas sino también en ingresos. LG no ha manejado correctamente esta parte del negocio y durante bastantes trimestres ha presentado números rojos en su división móvil, uno de los motivos que les llevó a la reestructuración del pasado año. La aceptación del V30 no parece estar invirtiendo esto.

Las cifras del último trimestre de LG, las relativas al importe de las ventas y no al beneficio una vez restados los costes operativos, han arrojado también algo de mejoría pero reflejan un 15% menos de ingresos que hace tres años. La compañía no pasa por su mejor momento en ventas pero tampoco en el lado financiero. Jeong-hwan tendrá mucho trabajo por delante para volver a levantar la división.

Vía | LG
En Xataka Móvil | LG V30, análisis: potencia y diseño equilibrados al estilo de LG

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio