Compartir
Publicidad
Así ha sido la evolución de la gama P de Huawei hasta el Huawei P9
Mercado

Así ha sido la evolución de la gama P de Huawei hasta el Huawei P9

Publicidad
Publicidad

Huawei lleva tiempo haciendo las cosas bastante bien. Tanto es así que estábamos acostumbrados a verle lanzar modelos destinados a la gente joven, con pocas exigencias en cuanto a hardware y precios de derribo y ya no nos extraña verle codearse con los más grandes. La principal culpable de esta evolución es su serie P, una serie que hoy recibe al Huawei P9.

Seis iteraciones en tan sólo cuatro años, desde el primer Huawei Ascend P1 en 2012 a este Huawei P9, el segundo de su familia sin el apellido Ascend. Seis y no nueve pues la línea P saltó del Ascend P2 en el año 2013 al Ascend P6 tan sólo dos meses después, de forma incomprensible y tremendamente acelerada.

Así, con el Huawei P9 en la calle es el momento de hacer un repaso a la saga P de Huawei desde sus orígenes. Echemos un ojo a cómo han ido evolucionando los modelos del fabricante chino hasta nuestros días, dejándose el apellido por el camino y llegando a convertirse en un superventas con el Huawei P8, aunque la verdadera culpa la tuvo el P8 Lite, su hermano menor.

Los Huawei Ascend P1 y Ascend P2

Huawei Ascend P1 y Huawei Ascend P2

Los primeros de la familia, lanzados en el año 2012 y 2013, respectivamente. Posiblemente representaron el mayor salto de calidad de toda la familia que ha llevado a Huawei a producir el Huawei P9. De un año a otro, Huawei saltó de dos a cuatro núcleos, de 4GB de memoria interna a 16GB y de 4,3 a 4,7 pulgadas.

Además, la llegada del Huawei P2 supuso el comienzo de los Kirin dentro del fabricante. El K3V2 reemplazó a un procesador TI OMAP y dio comienzo a la evolución que les llevaría a producir el Kirin 955 el chip que ahora mueve al Huawei P9 y que rivaliza con los mejores chips de Qualcomm, Samsung e incluso Apple.

Huawei Ascend P1

Huawei Ascend P2

Pantalla

4,3 pulgadas qHD

4,7 pulgadas HD

Procesador

TI OMAP 4460

Huawei K3V2

RAM

1GB

1GB

Memoria

4GB

16GB

Cámaras

8/1,3 megapíxeles

13/1,3 megapíxeles

Batería

1670 mAh

2420 mAh

Conectividad

HSPA

LTE

Android

Ice Cream Sandwich

Jelly Bean

El Huawei Ascend P6, año 2013

Huawei Ascend P6

Como decíamos, sólo dos meses después del lanzamiento del Ascend P2 llegaba al mercado el Ascend P6, el modelo que definiría el diseño de la familia hasta ahora. Con pequeños cambios y evoluciones por el camino, claro está. El Ascend P6 repetiría el procesador de su hermano pequeño, el K3V2, aunque dobló la RAM incrementando de manera notable el rendimiento.

Curiosamente, Huawei optó por reducir el almacenamiento interno a la mitad para su modelo básico pues el Ascend P6 fue el primero de la familia en ofrecer dos opciones, existiendo un modelo superior con 16GB. Repitió Jelly Bean, aunque en este caso en su versión 4.2.2, y la batería, aunque se redujo hasta los 2000 mAh, incrementó la autonomía.

También notamos un cambio en el Ascend P6 en forma de cámara frontal. Los 1,3 megapíxeles del P2 se convirtieron en 5 megapíxeles, dando a entender que comenzaba un cambio de paradigma en cuanto a la fotografía móvil, predominando entre los fabricantes la tendencia a potenciar los selfies con cámaras que hasta entonces servían para bien poco.

El Huawei Ascend P7, año 2014

Huawei Ascend P7

Con el Ascend P7, un año después, seguimos viendo los cambios incrementales que Huawei iba aplicando a sus dispositivos. Al frente nos topábamos con el Kirin 910, un chip de cuatro núcleos a 1,8GHz que volvía a apoyarse en 2GB de RAM y que en esta ocasión apostó por el almacenamiento único: 16GB que podíamos ampliar mediante una microSD.

La pantalla también crecía, situándose en las 5 pulgadas y con una resolución FullHD que ofrecía 441 píxeles por pulgada en densidad, una cifra que empequeñecería al año siguiente al crecer la diagonal. En las cámaras, subíamos hasta 13 megapíxeles a la espalda y hasta 8 megapíxeles en el frontal. Una vez más, los selfies comandando el equipo multimedia.

Pero una de las cosas que más llamó la atención fue que la batería creció hasta los 2500 mAh, pues el terminal mantenía el grosor de tan sólo 6,5 milímetros aunque se aprovechaba del aumento de la diagonal de la pantalla. El Ascend P7 llegó al mercado ya con Android 4.4 KitKat, un salto previo al Lollipop que ya disfrutó el P8 un año más tarde.

El Huawei P8, año 2015 y fin del apellido Ascend

Huawei P8

Fiel reflejo de los cambios que experimentaba la compañía, el Huawei P8 dejó atrás finalmente el apellido Ascend y además de saber rodearse de un buen número de escuderos, como el P8 Lite que ya comentamos anteriormente, dejó patente que la potencia iba a formar parte de la serie P de Huawei de forma inevitable.

Llegó el pasado año el Huawei P8 y con él llegaron las 5,2 pulgadas y también el Kirin 930, la entrada de Huawei en los 64 bits y el inicio de los ocho núcleos en la familia. El procesador alcanzaba los 2GHz, además de acompañarse de 3GB de RAM. Para la memoria se decidió ofrecer dos alternativas incluyendo el famoso salto chino que tan de moda puso Xiaomi, con opciones en 16 y 64GB.

Nada nuevo bajo sol en el apartado de cámaras, aunque los 13 megapíxeles incluidos en el P8 contaban con estabilización óptica y flash Dual Tone. En el frontal, de nuevo 8 megapíxeles para tomar selfies con solvencia ayudados por el software de Huawei. Crecía la diagonal y también la batería, que en esta ocasión alcanzaba los 2680 mAh. El móvil llegó con Lollipop.

El Huawei P9, el lector de huellas y final del camino

Huawei P9

Llegamos al final del camino, al último modelo de la serie P que llega al mercado, el sexto desde que ésta tiene vida. El Huawei P9 está entre nosotros y no se ha dejado nada por el camino de todo lo que nos enseñó a través de las distintas filtraciones. El P9 es tal y como lo imaginábamos, y eso está bien pues dejó ver algunos detalles que nos gustaron mucho.

Como su procesador Kirin 955, que a día de hoy consigue plantar cara a los Snapdragon 820, Exynos 8890 y compañía. Como su pantalla de 5,2 pulgadas con resolución FullHD que sigue manteniendo 424 píxeles por pulgada y apostando por la autonomía de la batería más que por una densidad difícilmente apreciable en estas diagonales de pantalla.

También nos gusta el crecimiento de la batería hasta alcanzar los 3000 mAh y el puerto USB tipo C, aunque de primeras parezca causar más problemas que ventajas ofrece debido a que tendremos que renovar cables. Si es que usamos más de uno, claro está. Los 12 megapíxeles traseros nos gustan pero más aún el doble sensor firmado por Leica. El P9 deja muy buenas características sobre el papel.

Ahora, antes de elucubrar sobre si merecerá la pena comprar el Huawei P8 o este Huawei P9 recién presentado, vamos a echar un vistazo a la evolución de la familia desde el P6 hasta este momento. Las características se ven mejor cuando se observan seguidas, así apreciaremos con mayor fidelidad hasta dónde ha llevado Huawei a su familia P.

La familia P de Huawei hasta llegar al Huawei P9

Huawei Ascend P6

Huawei Ascend P7

Huawei P8

Huawei P9

Pantalla

4,7 pulgadas HD

5 pulgadas FullHD

5,2 pulgadas FullHD

5,2 pulgadas FullHD

Procesador

Kirin K3V2

Kirin 910

Kirin 930

Kirin 955

RAM

2GB

2GB

3GB

3/4GB

Memoria

8/16GB

16GB

16/64GB

32/64GB

Cámaras

8/5 megapíxeles

13/8 megapíxeles

13/8 megapíxeles

12/8 megapíxeles

Batería

2000 mAh

2500 mAh

2680 mAh

3000 mAh

Conectividad

LTE

LTE

LTE

LTE, USB C, lector de huellas

Android

Jelly Bean

KitKat

Lollipop

Marshmallow

¿Me compro el Huawei P8 o el Huawei P9?

Huawei P9

La gran duda que surge siempre que se lanza una nueva generación de dispositivos, pues en Android todos van reduciendo su precio con el tiempo hasta el punto de que a veces compensa casi más comprarse el modelo antiguo que el nuevo. Así pues, ¿por qué iba a ser distinto en el salto del Huawei P8 al Huawei P9?

En este caso, sin embargo, hay varios factores a favor de la compra del Huawei P9, pese a costar más por ser el modelo más nuevo. Vamos poco a poco. El procesador, pues el Kirin 955 ha demostrado tener más nivel frente a su competencia que lo que nos dejó ver el Kirin 930 en su momento. A día de hoy el salto es grande y merece la pena apostar por el 955.

El lector de huellas dactilares. Con la llegada de los sistemas de pago móviles, tener acceso automático tanto a Huawei Pay como a Android Pay, gracias a la combinación entre el lector de huellas y el chip NFC, es motivo más que suficiente para hacer un esfuerzo y apostar por el modelo más nuevo. Quizá de ser entre dos Mate la decisión sería distinta, pero hablamos de la línea P.

Por si fuese poco, con el Huawei P9 tendremos garantizado al menos el salto hasta Android N, mientras que en el Huawei P8 aún tenemos reservas de que llegue a dar el salto. Huawei ha dado alguna sorpresa en el pasado con el mantenimiento de los dispositivos así que si queremos asegurarnos de que tendremos Android N, se llame como se llame, hemos de elegir el Huawei P9.

Por supuesto, la decisión sobre la compra de un dispositivo es algo muy personal que depende de diversos factores, desde aspiracionales a económicos, pasando por la necesidad real o no de cambiar de modelo hacia uno más nuevo. Pero aquí tenéis nuestras razones, por si queréis repasarlas con más calma.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio