Compartir
Publicidad
Operadores locales presumen de eficiencia y se postulan como solución a la brecha digital con 5G propio
Mercado

Operadores locales presumen de eficiencia y se postulan como solución a la brecha digital con 5G propio

Publicidad
Publicidad

La Asociación Nacional de Operadores de Telecomunicaciones y Servicios de Internet (AOTEC) presentó esta semana un informe que recoge datos de 2012 a 2016 en base a las cuentas presentadas por los operadores locales en el que pone de manifiesto el mayor impacto económico y social que tienen estas empresas con respecto a los grandes operadores.

Desde AOTEC intentan hacer ver al gobierno que su experiencia en zonas aisladas puede ser la mejor garantía de un despliegue más eficiente en zonas donde las grandes operadoras no son tan rentables ya que mientras el coste de cablear una unidad inmobiliaria por un operador local es de 62,40 euros de media, para los operadores regionales y nacionales supone un coste de unos 172 euros.

Además, los 787 operadores locales que prestan servicios de telecomunicaciones en España alcanzan una cuota de mercado que roza el 3%, los ingresos de explotación ascendieron a 766 millones de euros el último año (incrementándose un punto más que la media del resto de operadores), el crecimiento del sector ha incrementado sus ingresos en un 45% frente a la bajada del 10% en el caso de grandes operadores y han aumentando el empleo un 33% en cinco años hasta las 6.000 personas.

Antonio García Vidal, presidente de AOTEC, afirmaba que estas cifras demuestran la potencia del sector y su valor, constatando que tiene solidez, solvencia económica, además de capacidad tecnológica, por lo que es un activo esencial en el mundo rural para acabar con la brecha digital.

Por todos estos motivos, desde la asociación volvieron a mostrar su desacuerdo al gobierno ante el proyecto de normativa previsto para este año que cambia la forma de otorgar las ayudas del Programa de Extensión de la Banda Ancha de Nueva Generación (PEBA), pasando del ámbito municipal al provincial, y dejando fuera a los operadores locales de la posibilidad de solicitar ayudas para la extensión de redes y tecnologías de banda ancha en zonas rurales o de menor peso de población

Además ha recordado que el proyecto de normativa mantiene la condición de que los incentivos sean proporcionales a las inversiones de los tres últimos años y estarán sujetos a un criterio de solvencia, impidiendo que las pymes puedan obtener financiación suficiente si se plantearan la posibilidad de convertirse en operadores provinciales.

Objetivo: acelerar el fin de la brecha digital

Aunque la especialidad de los pequeños operadores son las poblaciones más pequeñas y alejadas, llegar a todas ellas con fibra será prácticamente imposible así que el 5G cobrará mayor relevancia como alternativa gracias a su mayor capacidad y velocidad.

Por ello, desde AOTEC también afirman que están dispuestos a trasladar la eficiencia que han demostrado en sus despliegues de fibra para extender sus propias redes independientes de 5G, y para lo que demandan poder acceder al espectro necesario que estará en manos de las grandes operadoras por ser las únicas con capacidad financiera, que ya han desembolsado cerca de 1.400 millones de euros, y eso ha sido sólo el principio.

Petición que en caso de ser aceptada podría llevarnos a una situación similar a la de la fibra, en la que la regulación obliga a Movistar a abrir sus redes, aunque en el caso del espectro móvil la medida afectaría a tres o cuatro operadores, dependiendo de si entra en juego la banda de 700 MHz o no.

Con los grandes operadores más abiertos que nunca a estudiar otras vías para optimizar el despliegue de una nueva red 5G que será mucho más costosa que la de anteriores generaciones, quizás la propuesta de la AOTEC haya llegado en un momento idóneo.

Abrir tu espectro a otras marcas supone tener rivales más fuertes en el futuro pero también ayudaría a los dueños del espectro a empezar a rentabilizarlo mucho antes y aceleraría el fin de la brecha digital porque los operadores locales no tendrían que esperar a que el operador de turno despliegue una infraestructura móvil que tendrá prioridad por las zonas más rentables.

Desplegar cuatro redes de fibra y móvil prácticamente paralelas ha sido la tónica hasta ahora pero no parece haber beneficiado al usuario desde el punto de vista de que las nuevas tecnologías llegan más lentamente, aunque a cambio hemos podido elegir entre diferentes redes con sus respectivas luces y sombras. Si los operadores locales entran en la ecuación del despliegue de redes móviles ¿se estarían matando así dos pájaros de un tiro al acelerar la llegada del 5G y de paso permitir la entrada de nuevos actores en la gestión de infraestructuras que les ayude a ser más versátiles?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio