Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Seguimos dando oportunidades a Windows para móviles o lo damos definitivamente por muerto?

¿Seguimos dando oportunidades a Windows para móviles o lo damos definitivamente por muerto?
Guardar
100 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En el mercado de los smartphones nos movemos en ocasiones por sensaciones. Las cifras de uno u otro fabricante pueden no ser demasiado buenas, o todo lo contrario, pero algo en su comportamiento, en su relación con los clientes, hace pensar que todo puede cambiar en cualquier momento para bien o para mal. En el caso de Microsoft y su línea de teléfonos Lumia, ha sido a peor.

Como en el caso de BlackBerry, a la línea Lumia se le lleva mucho tiempo dando aire. Cada movimiento de Microsoft apunta a que darán pronto con la clave de su remontada, y sus esfuerzos para llenar la tienda de aplicaciones de Windows 10 Mobile son encomiables. El problema es que ninguno de de estos movimientos funciona y las últimas cifras son irrefutables. Un 73% menos de unidades vendidas.

¿El ocaso de los Lumia?

Y por ende, de los terminales móviles con Windows, pues son los Lumia los que más ventas acaparaban de todos los disponibles. Curiosamente al contrario que en Android, donde la línea Nexus no es ni de lejos la más importante de todo el ecosistema de teléfonos. En este caso, y dado que el apoyo de terceros fabricantes a Windows para móviles es muy limitado, los Lumia son el sostén.

Reparto del parque de teléfonos con Windows en marzo de 2016, vía AdDuplex Reparto del parque de teléfonos con Windows en marzo de 2016, vía AdDuplex

Las últimas cifras son aplastantes. La presentación de las ganancias de Microsoft en su tercer trimestre fiscal de 2016, su Q3, han dejado a los teléfonos Lumia y a prácticamente toda la división enfocada al sector móvil al borde de un precipicio. La caída es aparatosa, un 73% menos de terminales en comparación con el Q3 del ejercicio anterior.

No hablamos de Microsoft, pues los de Redmond tienen algunas líneas que están funcionando a las mil maravillas. El problema aquí es que la línea Lumia lleva tiempo desangrándose y éste podría ser el estocazo final. 2,3 millones de teléfonos Lumia vendidos en comparación con los 8,6 millones vendidos el año anterior.

Tampoco es todo cuestión de unidades de venta, aunque influyan directamente. Los beneficios de la división móvil de Microsoft también se desploman. Un 46% menos que en el Q3 de 2015. Sólo hemos de echar un vistazo a la evolución tanto en ventas como en beneficios para darnos cuenta de que aquí empieza a oler a muerto.

Satya no pierde la esperanza

Satya Nadella

Hablábamos antes de cifras y aunque buena parte de los medios tecnológicos damos por muerta a la línea de teléfonos móviles de Microsoft, Satya Nadella sigue manteniendo la fe en que conseguirán revertir la situación. Nadella afirma que son conscientes del problema por el que atraviesa su división móvil y que tienen que hacer algo para remontar tanto en ventas como en beneficios. Algo que contrasta con las declaraciones en las que afirmaba que no existía un plan específico para móviles.

¿Cuál es realmente el problema? El discurso de confianza en su línea de Nadella lo hemos oído antes. Se lo oímos a los responsables de Firefox OS en su momento, y finalmente claudicaron. Se lo oímos al CEO de BlackBerry y acabó siendo sustituido por otro al tener que enfrentarse a cifras incontestables.

Un futuro incierto

Tal vez Microsoft sí haya encontrado la fórmula, y ésta sea la sacrificar su propia línea para dejar respirar a sus partners. Cada vez vemos más fabricantes apostar por terminales potentes en busca de liderar Windows para móviles. HP con su Elite X3, los nuevos VAIO para Japón o incluso Xiaomi, apostando por ROMs con Windows 10 Mobile para sus dispositivos.

Microsoft tiene ante sí un nuevo reto y ése es el de potenciar su nuevo Windows 10 Mobile. Y vistas las cifras presentadas, puede ser un verdadero duelo a muerte. Si consigue hacer despegar su sistema, y atraer hacia sí a sus clientes, Windows para móviles recuperará terreno. Si vuelve a fracasar, le queda poco por caer hasta tocar el suelo.

Veremos cómo se desenvuelve Microsoft a lo largo de lo que queda de año, pese a que para ellos sólo reste un trimestre para cerrar el año fiscal. Lo preocupante, sin duda, es que su trimestre fuerte siempre ha sido el segundo, el que coincide con el del final de cada año. Así que, salvo milagro, el Q4 de 2016 será aún más bajo que éste.

Más información | Microsoft
En Xataka Móvil | Microsoft niega que exista un plan específico para Windows 10 para móviles, pero sí le pone trabas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos