Compartir
Publicidad

Telefónica, sobre la polémica de Huawei y el 5G: "preferimos basarnos en hechos en lugar de opiniones"

Telefónica, sobre la polémica de Huawei y el 5G: "preferimos basarnos en hechos en lugar de opiniones"
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Huawei vuelve a ser objeto de análisis. José María Álvarez-Pallete, actual presidente de Telefónica, se ha mostrado a favor de la compañía china, que actualmente está siendo sometida a escrutinio público después de que Estados Unidos y algunos de sus aliados, como Australia o Nueva Zelanda, hayan prohibido el uso de equipos de red 5G de Huawei por supuesto espionaje. Durante la presentación de los resultados anuales de la operadora, Álvarez-Pallete ha dicho que prefieren "basarse en hechos en lugar de en opiniones" y que suscriben la postura de la GSMA (Asociación GSM).

La GSMA, promotora del Mobile World Congress, dijo hace algunos unos días que las telecos y los gobiernos europeos debían ponerse manos a la obra para encontrar un "modelo de certificación común" que garantizase la seguridad de los equipos 5G antes de ser instalados. De la misma manera, afirmaba que los regulardores deberían optar por un "enfoque basado en hechos y riesgos", y es que hasta el momento, y aunque la polémica lleva siendo objeto de debate desde hace años, no se han presentado ningún tipo de prueba que demuestre la culpabilidad de Huawei.

Una decisión que podría afectar al despliegue de la red 5G

Huawei

El presidente de Telefónica también ha confirmado que "cualquier restricción en los suministradores impactará en el precio y supondrá un retraso en la implantación del 5G", algo que la GSMA adelantaba hace tan solo unos días. Según la asociación de operadores y compañías, restringir los equipos de Huawei "potencialmente, podría poner en peligro el funcionamiento de las redes 4G existentes sobre las cuales se pretende construir las de 5G", aunque dichas "consecuencias significativas, intencionadas o no, son totalmente evitables". De ahí que sea necesario un modelo de certificación común basado en pruebas.

Vodafone, que por cierto, congeló el despliegue de los equipos de la marca en su core de red "por razones de prudencia en la gestión", dijo que "Huawei tiene una cuota de mercado en el sector del 35% en Europa y a día de hoy es uno de los tres únicos proveedores de calidad de equipos de red". Todas las telecos europeas han invertido muy fuerte en redes single RAN (para desplegar el 5G sobre la red 4G existente), por lo que todas sufrirían las consecuencias de no usar los equipos de la empresa china. De hecho, se espera que la inversión alcance entre los 300.000 y 500.000 millones de euros en 2025.

Dejar a Huawei fuera supondría un retraso en el despliegue del 5G y tendría impacto en el precio

Según la GSMA, "una competencia sólida entre los proveedores de infraestructura de red es esencial para las telecos europeas, para que puedan ofrecer servicios innovadores a ciudadanos y empresas a precios competitivos y asequibles". Eso, sin embargo, debe hacerse "sin perder enfoques clave como la seguridad, la competencia, la innovación y el impacto al consumidor". Esa misma postura es la que recientemente adoptaba Angela Merkel, que lo único que pedía era que "la compañía, simplemente, no le envíe datos al gobierno [chino]".

Huawei, por su parte, ha desmentido todas y cada una de las acusaciones de espionaje, afirmando públicamente que están trabajando en mejorar su ciberseguridad. Ejemplo de ello es el plan de inversión de 2.000 millones de dólares que la firma tiene sobre la mesa para asegurar las telecomunicaciones. Un plan que, por cierto, quieren desarrollar a lo largo de los próximos cinco años. También se ha abierto un laboratorio de ciberseguridad en Alemania y pretenden abrir otro en Polonia. De la misma forma, la GCHQ (Agencia de Comunicaciones de Reino Unido) ya tiene un grupo de trabajo que inspecciona los equipos de Huawei en busca de esas supuestas fallas de seguridad.

Países como Alemania e Italia también se han pronunciado a favor de la compañía en diversas ocasiones, al igual que se han mostrado reticentes a tomar una decisión sin pruebas fehacientes que abalen las acusaciones de Estados Unidos. Sin embargo, es un hecho que la reputación de Huawei pende de un hilo. Puede que no haya nada de qué preocuparse, y todo parece apuntar a que es así, pero la polémica sigue lejos de acabar.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio