Compartir
Publicidad
Cómo cambiar de operador móvil y no morir en el intento
Móvil y sociedad

Cómo cambiar de operador móvil y no morir en el intento

Publicidad
Publicidad

A estas alturas es muy difícil que todavía quede alguien en España que no haya cambiado al menos una vez de operador móvil (a menos que tenga línea desde no hace mucho). Y son muchos los que en ese proceso de migrar su número de teléfono de una compañía a otra han tenido distintos problemas: datos que no coinciden, denegación del servicio, tarjetas SIM que no llegan a tiempo...

Dichos problemas como mínimo pueden suponer un retraso en el proceso, pero también pueden llegar a dejarnos sin línea por días, con los estragos que ello nos puede suponer. Para evitar todos esos inconvenientes al cambiar de operador, a continuación os vamos a dar una serie de consejos básicos que os podrán ayudar a poder hacer una portabilidad sin complicaciones.

Comprueba tus datos con el operador actual

Una de las razones más habituales por la que una portabilidad se demora en el tiempo más de lo normal es porque los datos de los que dispone cada operador no coinciden. Puede haber sido un simple error creyendo que el titular era una persona que realmente no lo es, o puede que el operador del que nos vamos no tenga todos nuestros datos correctos.

Para evitar este problema, que hará que cualquier portabilidad se detenga y tenga que empezar de cero, lo recomendable es comprobar los datos en el operador de origen. No solo porque el titular no vaya a coincidir (hay operadores que permiten cambiar el titular a la vez que se hace el cambio), si no porque los datos de nuestro DNI (el número, nombre y apellidos) tienen que coincidir al 100% con los datos que tiene el operador de origen.

Tu operador actual pudo haber tomando mal tus datos, por lo que es mejor que los repases para que coincidan con los del DNI

En caso de que los datos no coincidan por cualquier razón, tendremos que solicitar a nuestro operador actual el cambio de los mismos, ya que mientras no coincidan con los que tiene el operador de destino no se podrá hacer la portabilidad.

Cuidado con las permanencias desconocidas

Cuidado con las permanencias desconocidas

Otro punto muy importante antes de dirigirte a una tienda o web para solicitar una portabilidad es comprobar que no tengas ninguna permanencia asociada a la línea a cambiar. No son pocos los usuarios que pensando que no tenían ninguna atadura, han completado una portabilidad y luego su anterior operador les ha pasado la factura correspondiente.

Son muchos los operadores que permiten consultar desde su propia web la permanencia, si no tocará llamar a atención al cliente. De todas maneras, haz la comprobación para evitar sorpresas, ya que en ocasiones con un simple cambio de tarifa podemos haber firmado una permanencia casi sin ser conscientes de ello. Si tienes permanencia y vas a seguir con la portabilidad solicita por escrito el importe de la penalización, de nuevo, para evitar sorpresas.

Prepara la documentación necesaria

Una vez hechas las dos comprobaciones previas, es hora de preparar la documentación necesaria que te pedirán en el nuevo operador. Siempre te solicitarán el DNI del titular actual de la línea, el DNI del nuevo titular (en caso de que se vaya a cambiar la titularidad) y documentación bancaria, en forma de libreta, justificante del número de cuenta o un recibo bancario reciente.

En el caso de que la línea esté en prepago, también tendrás que proporcionar el ICCD de tu tarjeta SIM actual (19 dígitos). Dicho número viene impreso en la tarjeta SIM, aunque puede que te hayas quedado sin él por desgaste o porque hayas cortado la tarjeta. En ese caso, tendrás que solicitar al operador dicho número, aunque si conservas el soporte donde viene la tarjeta SIM también lo tienes ahí.

Mejor en tienda que online

Y aunque estemos en pleno siglo XXI, nuestra recomendación es que si puedes tramitar la portabilidad en una tienda física hazlo en ella en vez de a través de una web. ¿Por qué mejor en una tienda? Primero porque te ahorras tener que escanear la documentación, verificaciones por voz y demás tramites que puede que tengas que hacer de tramitar el cambio online. Además en la tienda comprobarán al acto que la documentación es correcta, acelerando el proceso.

Es más probable que tengas problemas al tramitar la portabilidad online que en una tienda

Pero además de no tener que hablar con alguien por correo o teléfono, en la tienda tienes asegurada la entrega de la tarjeta SIM a tiempo. Algunos virtuales no inician el proceso de portabilidad hasta que el usuario confirma haber recibido la tarjeta, pero muchos usuarios han tenido problemas con su recepción, quedándose sin línea porque la portabilidad se ha hecho mientras la SIM todavía estaba de camino.

Conoce los plazos de la portabilidad

Con todo listo, conviene también que conozcas los plazos para hacer una portabilidad. Aunque desde hace unos años está implementada la portabilidad "en 24 horas" el proceso real lleva algo más de tiempo. Los días hábiles para este proceso son de lunes a viernes salvo festivos nacionales. Si solicitas la portabilidad el día que sea y los datos se transmitir al nodo de portabilidades antes de las 20:00, tendrás tu portabilidad dos días después.

Tiempos aplicables a las portabilidades en 24 horas

Por ejemplo, si la solicitas un lunes, en la madrugada del martes al miércoles tu vieja SIM dejará de funcionar y tendrás que usar la nueva. Si la documentación llega al sistema informático que procesa las portabilidades después de las 20:00 la portabilidad se iniciará el siguiente día hábil. Por tanto, si solicitamos la portabilidad el lunes a las 21:00, el proceso se iniciará el martes y el cambio será efectivo en la madrugada del miércoles al jueves.

Como los sábados y domingo no se tienen en cuenta en este proceso, las portabilidades que se inician los jueves antes de las 20:00 se hacen efectivas en la madrugada del domingo al lunes y las iniciadas los viernes se irán hasta el martes. Las iniciadas los sábados y domingos se inician realmente los lunes. Igualmente, el nuevo operador te avisará mediante mensajes de los plazos. Si vas a pasar varios días fuera, asegúrate siempre de tener la tarjeta SIM o pospon el proceso para que el cambio no te pille en mal momento.

Contraofertas siempre en papel

Una vez iniciado el proceso de portabilidad es cuando el operador que abandonas se acordará de lo buen cliente que eres. Para una compañía es mucho más doloroso que un cliente se vaya a otro operador que que simplemente solicite la baja, por lo que las contraofertas para frenar la fuga siguen estando de moda, al menos entre los operadores más grandes.

Muchos conocemos usuarios a los que les han ofrecido grandes contraofertas que luego no se han cumplido

Esas jugosas ofertas que solo existen cuando manifestamos nuestro deseo de cambiar de proveedor son muy tentadoras, pero si las vas a aceptar que te pongan las condiciones por escrito. Esas grabaciones que nos hacen aceptando las condiciones en ocasiones desaparecen, por lo que ante cualquier factura que no nos cuadre es mejor que contemos con la oferta en papel o cualquier otro soporte escrito.

Ten en cuenta que además juegas contra el reloj. Las portabilidades se pueden cancelar hasta las 14:00 del día anterior a que se hagan efectivas, algo a tener en cuenta porque si aceptas la contraoferta tendrás que cancelar tú mismo el cambio de operador. Las cancelaciones se pueden solicitar siempre por la misma vía por la que se ha tramitado la portabilidad.

El temido scoring

El temido scoring

Otra de las cosas que puede interrumpir un proceso de portabilidad es el temido scoring. Todos los operadores hacen pasar los datos de sus futuros clientes para comprobar su riesgo crediticio. Si tienes alguna deuda con otro operador (sea o no por una disputa) o si estás en una de las famosas lista de morosos por cualquier razón, lo más probable es que el operador rechace la portabilidad si junto con la tarifa coges un teléfono.

Te pueden ofrecer una línea de contrato y/o prepago sin terminal o un reestudio (aportar más documentación para aceptarte como cliente), pero no podrás acceder a la oferta que te interesaba y no te darán más razones. Incluso se han dado casos de personas sin ninguna deuda pendiente en los que han sido rechazados o el operador receptor pedía una fianza a devolver a dos años que nadie pagaría. Si se da el caso no hay grandes soluciones, más que solicitar un reestudio y cruzar los dedos.

Guarda bien los contratos

Si has superado todo el proceso hay un último punto importante a tener en cuenta: guarda bien todos los contratos que te haya hecho firmar el operador. Nunca se sabe cuando vas a necesitar recurrir a ellos ante cualquier problema, por lo que es recomendable saber dónde se tiene por si se diese el caso de tener que echarle mano.

Bonus: desactiva todo lo innecesario

Y un último punto muy importante, no para hacer la portabilidad, si no tras ella. Es muy habitual que los operadores nos activen servicios que no vamos a usar o que no querremos tener, ya sea porque vienen por defecto o porque durante un periodo son gratis pero luego pasan a ser de pago.

Para evitar sustos inesperados, consulta al hacer la portabilidad o una vez ya hecha todos los servicios que puedas tener activados (en la primera factura también los podrás ver), para desactivar los que no creas necesarios o atractivos. Sobre todo ten cuidado con el tratamiento que hace el operador que hayas elegido con los megas gastados de más, aquí te enseñamos a desactivar el pago por exceso.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio