La garantía obligatoria se extiende de dos a tres años: aprobada la nueva normativa de consumo en España

La garantía obligatoria se extiende de dos a tres años: aprobada la nueva normativa de consumo en España
3 comentarios

La adquisición de bienes tecnológicos, y de cualquier otro producto susceptible de averiarse, tendrá mayor garantía en España: el Consejo de Ministros ha aprobado un cambio en la normativa de consumo para ampliar la garantía obligatoria de dos años hasta los tres; con la extensión a diez años para que el fabricante garantice los repuestos para los productos.

Adquirir un smartphone en territorio europeo, o cualquier otro producto tecnológico, ofrece al consumidor un periodo de garantía durante el cual se le cubre cualquier defecto derivado de la fabricación. Primero la garantía debe ofrecerla el fabricante; pasando después la obligación a la tienda que realizó la venta, así hasta los dos años con los que queda cubierta la adquisición de bienes en Europa. O hasta tres en el caso de España, así lo ha aprobado el último Consejo de Ministros.

Tres años de garantía contra defectos de fabricación y diez años de garantía de recambios

Compra Tienda

La extensión de la garantía en España obligará a los fabricantes de productos, y a las tiendas que los distribuyen, a ofrecer un mayor paraguas al consumidor. El Gobierno de España ha optado por la tramitación urgente de un decreto a través de la ley 'ómnibus'.

Como ha confirmado el Ministerio de Consumo, el Consejo de Ministros celebrado hoy 27 de abril ha aprobado distintas modificaciones a la normativa de consumo. Aparte de los citados tres años de garantía contra defectos de fabricación, los fabricantes deben asegurar la existencia de recambios para los productos que venden durante diez años. También quedará mejor regulado el suministro de contenido digital y los servicios relacionados.

La nueva normativa que amplía la garantía de los productos a tres años es la transposición de la normativa europea y también aplicará por primera vez sobre los contenidos y servicios digitales, que deberán ofrecer al menos dos años de garantía. Unos contenidos que "no cuestan dinero al consumidor sino que se obtienen a cambio de sus datos personales".

Aún queda por saber cómo se realizarán los procesos de garantía y de qué manera se enfrentarán los fabricantes y consumidores a los nuevos cambios. Según el Ministerio de Consumo, ambos participantes en la transacción, fabricante y consumidor, deben acordar en el contrato de compra la durabilidad del producto. De no cumplirse esta premisa el cliente tendrá la opción de elegir entre que le reparen el producto o se lo sustituyan.

Temas
Inicio