Compartir
Publicidad

¿Imaginas poder fotografiar tus células con el smartphone? La lente perfecta está cada vez más cerca

¿Imaginas poder fotografiar tus células con el smartphone? La lente perfecta está cada vez más cerca
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La tecnología en general tiene ese componente aspiracional que se potencia cuando se une la ciencia. En concreto, cuando hablamos de la simbiosis entre óptica y microbiología hay un concepto utópico (hasta la fecha) llamado “la lente perfecta”, que consistiría en una lente que permitiese ver elementos del orden de los virus (muchísimo más pequeños que una célula) a simple vista. Un concepto que podría estar más cerca de ser real gracias a un proyecto presentado por un equipo de la Universidad de Michigan.

¿Qué tiene que ver esto con los smartphones? Muy sencillo. Imaginemos por un momento que pudiésemos instalar en nuestro smartphone esta prodigiosa lente como cuando colocamos un accesorio como el Olloclip o cualquier otro accesorio similar. Esto supondría grandes ventajas en cuanto a uso y coste en el diagnóstico por observación, como ya hemos visto en otras ocasiones.

De momento aún no existe esta lente, pero este equipo de investigadores podría haber resuelto el principal problema físico que impide la construcción de esta lente, esto es, el hecho de que la luz pueda atravesarla sin que se consuma, gracias al uso de los llamados metamateriales, elementos modificados estructuralmente para que tengan otros comportamientos (en cuanto a polaridad, luz, etc.).

En este caso, la propuesta del profesor Durdu Güney, en colaboración con el aspirante a doctor Mehdi Sadatgol, Sahin Kaya Özdemir y Lan Yang, ambos del departamento de Ingeniería eléctrica y de sistemas de la Universidad de Washington, se trata del uso de plata modificada de modo que permite pasar la luz (como ocurre en nuestro ojo) en lugar de reflejarla (como ocurre con un espejo).

Una lente perfecta en muchos sentidos

Además de lo práctico de este concepto aún teórico (pero ya más cercano), el equipo de investigadores ve con buenos ojos el hecho de que cualquier persona, más allá de los facultativos, pueda ver de una manera directa y sin requerir nada más que esta lente (o el conjunto con un smartphone) su propia sangre e incluso fotografiarla de una manera tan sencilla.

Una manera directa de poder entender la vida, según explica el profesor Güney, y sobre todo una alternativa mucho más económica que los actuales equipos de microscopía. De tener esta lente y añadirla a un smartphone, las instantáneas alcanzarían una nueva dimensión y el móvil pasaría a ser una herramienta válida para cuando un proceso requiere la observación directa de la muestra.

Imagen | Michigan Tech
Vía | Eurekalert
En Xataka Móvil | Salud y tecnología: el smartphone como centro de monitorización nuestra salud

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio