Compartir
Publicidad
Te han robado el móvil, ¿y ahora qué pasa con tus datos?
Móvil y sociedad

Te han robado el móvil, ¿y ahora qué pasa con tus datos?

Publicidad
Publicidad

Echas mano al bolsillo y ya no está, te han robado el móvil. Llega el momento de actuar, y aunque en lo primero que pensarás es en donde ha podido acabar tu móvil también otras cosas de las que preocuparse. Con tu móvil va tu tarjeta SIM y probablemente una importante cantidad de datos personales.

Para intentar que las consecuencias, más allá de la pérdida del propio dispositivo, no vayan a más lo mejor es actuar con rapidez. Es por ello que a continuación te daremos las pautas a seguir en estos casos para intentar que las consecuencias del robo sean las menos posibles, pero también te contaremos a que delitos se expone el ladrón en caso de acceder y hacer uso de tus datos.

Avisa a tu operador para evitar males mayores

Es muy probable que con tu teléfono el ladrón se haya llevado también la tarjeta SIM de tu operador. Por mucho que creas seguro tu teléfono este tipo de delincuentes cada vez son más listos y pueden hacer uso de tu línea con facilidad, por lo que antes que nada contacta con el servicio de atención al cliente de tu operador para dar de baja esa tarjeta.

El proceso para dar de baja una SIM suele ser sencillo, ya que basta con una llamada en la que te solicitarán tus datos personales, y quizás algún número al que suelas llamar habitualmente, para hacer el tramite. Recuerda que solo puedes acudir al número habitual de atención al cliente (normalmente de tres o cuatro cifras) si llamas desde un número del mismo operador, si no tendrás que buscar el número de atención al cliente alternativo.

Tu operador inhabilitará la tarjeta SIM, pero no se hará responsable del uso que le haya podido dar el ladrón hasta que solicitas el bloqueo, a menos que tengas un seguro contratado

Posteriormente el proceso para obtener una tarjeta SIM de reemplazo dependerá del operador con el que tengas tu línea, en una tienda si el operador dispone de ellas o solicitándola por teléfono y esperando a que llegue a casa en caso contrario, aunque si no quieres que te cobren por la nueva tarjeta remite a la compañía la denuncia que deberías presentar ante la policía.

El operador lo máximo que puede hacer es bloquear la tarjeta SIM robada y no permitir que el teléfono sustraído, en caso de que lo suministrasen ellos, pueda conectarse a redes móviles españolas. En el caso en el que el ladrón logre hacer uso de tu línea móvil antes de que la bloquees la compañía no se hace cargo de ese posible gasto.

En este último caso ciertos seguros de hogar suelen cubrir el robo del terminal, por lo que consulta con ellos también la posibilidad de que te cubran el uso fraudulento. Esta cobertura es más habitual entre los seguros que ofrecen ciertos establecimientos u operadores a la hora de adquirir el móvil, por lo que si tienes uno acude a él.

¿Qué pasa con los datos personales de mi móvil?

El primer capítulo es intentar que el ladrón no pueda acceder a tus datos personales y tratar de recuperar todo con el contenido posible, punto que ya hemos tratado en profundidad en anteriores artículos. Pero el ladrón debería tener en cuenta que su único delito no es el del propio robo, acceder y/o hacer uso de los datos personales que tengas en el móvil también puede tener sus consecuencias.

Si a pesar de haber tomado medidas el ladrón logra acceder a nuestros datos personales estará cometiendo un delito de intromisión informática, según recoge el artículo 197.3 del código penal español, en vigor desde el año 2010 y que castiga a:

(i) A quien accede a un sistema informático de manera no consentida, independientemente de si lleva a cabo algún tipo de daño en el sistema o algún perjuicio al propietario del equipo; (ii) A quien se mantiene dentro de un sistema informático en contra de la voluntad de quien tiene el legítimo derecho a excluirlo.

Pero si además la persona que nos sustrae el teléfono hace uso de nuestros datos de cualquier manera, publicando fotografías o nuestra agenda de teléfono, como le ocurrió a Pipi Estrada en aquel famoso caso, también estaría cometiendo un delito contra nuestra intimidad. Un suma y sigue, que junto con el propio hecho de habernos robado el teléfono le podrían llevar a pasar varios años entre rejas.

¿Y ahora qué?

Ahora que ya puedes respirar más tranquilo, que sabes que el ladrón se expone a varios delitos si logra acceder a tus datos, recuerda seguir todos los pasos para intentar recuperar tu teléfono. A la mayor brevedad posible acuda a la policía para poner la denuncia y ellos se encargarán de intentar recuperarlo, deja ese asunto en sus manos.

Si es posible lleva el IMEI del terminal apuntado, ya que te lo pedirán. En caso de no ser posible posteriormente podrás hacer una ampliación de la denuncia para incorporarla a la misma. También podría ser de utilidad para ellos que les proporciones el registro de llamadas o mensajes enviados desde tu móvil en el caso en el que el ladrón hiciese uso de él.

Por último recuerda que el operador lo único que puede hacer es inhabilitar tu móvil para que se conecte a redes móviles, pero sí puede seguir funcionando como si de una vieja PDA se tratase. Por eso es recomendable que siempre que estrenes móvil tomes una serie de precauciones, para prevenir situaciones en las que una persona desconocida acceda a tu información personal.

En Xataka Móvil | Especial Móviles robados

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio