Compartir
Publicidad
Publicidad

Una segunda vida para los smartphones que desechamos: vigilantes y guardianes de la selva

Una segunda vida para los smartphones que desechamos: vigilantes y guardianes de la selva
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Con más de 1.500 millones de smartphones comercializados cada año, el número de teléfonos móviles que se desecha para dejar hueco a las nuevas compras crece a un ritmo parecido al del propio mercado. Un peligro del que el mundo es consciente y que tiene en países como India a sus principales denunciantes. De ahí que estos dispositivos, y la propia tecnología, cobre mala fama desde el punto de vista del medio ambiente.

Por ello, siempre que se habla de teléfonos y medio ambiente, las connotaciones tienden a ser negativas. Se trata de una consecuencia lógica por los residuos durante su fabricación y, sobre todo, durante su reciclaje. Pero precisamente de estos últimos venimos a hablar ahora pues hay un proyecto en marcha para ofrecer una segunda vida a los smartphones más antiguos del lugar, uno que tiene que ver con salvar la selva.

Smartphones espía con carga solar

Como cuenta Mashable, los smartphones forman parte de un inteligente plan para mantener a salvo la selva de la tala ilegal e indiscriminada. Precisamente gracias a que portan procesadores capaces de realizar multitud de tareas pese a que los desechemos por diversos motivos, como el avance de las propias aplicaciones y sistemas que acaban convirtiéndolos en obsoletos.

Pero pese a ello, los smartphones pueden tener una segunda vida y convertirse en guardianes de la selva. El proyecto que narran en A Cleaner Future muestra el importante papel de estos ordenadores de bolsillo en la detección y el aviso de situaciones de tala ilegal, todo gracias a la escucha activa de sus micrófonos y a un software especial de identificación de sonidos: monitorización en tiempo real.

Provistos de sistemas de carga solar, de forma que puedan estar encendidos de forma permanente en lugar a los que no es posible llevar una toma de corriente estable, estos smartphones forman redes de escucha y envían avisos en función de determinados sonidos. Dichas alertas pueden ser causadas por sonidos de camiones, en zonas en las que se supone que no debería haber actividad, o incluso de motosierras.

Gracias a la escucha activa, un smartphone puede enviar una alerta si detecta camiones, motosierras o cualquier indicio de tala ilegal en la selva

Gracias a los avisos emitidos por los teléfonos móviles con carga solar, es posible detectar talas ilegales y frenarlas antes de que los daños causados sean irreversibles. No olvidemos que la gran mayoría de smartphones cuenta con sistemas de geolocalización por lo que pueden enviar las alertas indicando puntos exactos de escucha, y sus datos pueden usarse para detectar patrones, e incluso elaborar rutas de desplazamiento de estos camiones ilegales a través de distintos dispositivos colocados de forma estudiada.

Un pequeño granito de arena en la playa de los cuidados al medio ambiente, pero sin duda un retorno importante para paliar los daños que los seres humanos causamos en la construcción de estos smartphones. Sin duda un proyecto bastante interesante y que demuestra que los avances tecnológicos pueden tener varias caras, y que todo depende de las intenciones de los desarrolladores de cada proyecto.

Vía | Mashable
En Xataka Móvil | En India rechazan los iPhone reacondicionados por su cercanía a convertirse en residuos electrónicos

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos