Compartir
Publicidad
Publicidad

Usar el móvil mientras conduces es un problema y Nissan quiere que lo metas en una jaula de Faraday

Usar el móvil mientras conduces es un problema y Nissan quiere que lo metas en una jaula de Faraday
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Estaremos todos de acuerdo en que usar el teléfono móvil mientras estamos al volante es un problema real para nuestra seguridad, para los que nos acompañen en el vehículo y también para el resto de usuarios de la vía por la que circulemos. No hablamos de usar el manos libres, algo que también despista, sino de usar el teléfono de forma física. No así que lo use la persona que va en el asiento del copiloto o cualquier otro ocupante, de ahí que la limitación de la señal sea un problema difícil de abordar.

Porque eso es lo que quiere hacer Nissan en unas pruebas que ya hace con un nuevo dispositivo que ha integrado en algunos Juke. El fabricante de coches japonés ha diseñado una pequeña jaula de Faraday llamada Nissan Shield para que el teléfono no pueda emitir ni recibir señales de ningún tipo, pero se trata de un método bastante rocambolesco y que, de partida, presenta bastantes fisuras.

Una jaula estanca que hace aguas

Nissan Shield

La primera es que nuestro teléfono móvil es prácticamente el centro del ocio en nuestro coche. Quien más y quien menos utiliza la conexión Bluetooth para enviar música y todo tipo de audios al sistema de altavoces del vehículo, algo que resulta imposible desde el interior de una jaula de este tipo cuya funcionalidad es, precisamente, aislar el interior de todo tipo de ondas electromagnéticas.

Para esto sí han encontrado una solución, algo primitiva pero efectiva. En el interior de la jaula de Faraday, un habitáculo pequeño que tenemos en el vehículo, hay una conexión de cable. Conectamos nuestro teléfono a la misma, suponemos que un adaptador si nuestro teléfono no cuenta con una conexión universal, y desde ahí podemos enviar todo aquello que queramos al coche: desde música a las llamadas.

Otro problema, más difícil que se produzca pero mucho más importante que el primero, es qué hacer en caso de accidente, de colisión. Si nuestro teléfono está conectado a la red GPS para enviar nuestra localización, ésta no funcionará en el interior de este pequeño habitáculo de Faraday, con lo que la señal de auxilio nunca llegará a ninguna parte si no estamos en condiciones de sacarlo voluntariamente de la caja, en cuyo caso podremos incluso realizar una llamada a emergencias.

Si te da igual la seguridad y no metes el teléfono voluntariamente, la jaula no sirve absolutamente para nada

Y es que en la voluntariedad encontramos el otro gran problema, que tiene más que ver con la concienciación de los propios conductores. Esta jaula de Faraday funciona sólo si el teléfono está en su interior, y tenemos que colocarlo nosotros dentro. Si no somos conductores precavidos, no lo haremos, y si lo somos, tal vez seamos lo suficientemente inteligentes como para no usar el teléfono cuando estamos al volante.

Como vemos, esta solución en prácticas de Nissan es algo pintoresca y tiene pocos visos de ser efectiva. Suponemos que no es más que un paso en una carrera de fondo que acabará con una solución eficiente, y que por tanto todos estos agujeros se irán solucionando con el paso del tiempo. Lo que sí es una buena noticia es que los fabricantes estén buscando soluciones para evitar que los conductores seamos un peligro al volante. Ya que no lo hacemos nosotros, alguien tendrá que hacerlo.

Vía | Mashable
En Xataka Móvil | Por mucho que esté permitido, hablar mediante el manos libres mientras conducimos también despista

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos