Compartir
Publicidad
Publicidad
El Xiaomi Mi A1 va a ser el próximo superventas de la gama media
Otras

El Xiaomi Mi A1 va a ser el próximo superventas de la gama media

Publicidad
Publicidad

La gama media es posiblemente el territorio más disputado del mercado. El terreno entre los teléfonos que suelen ofrecer las operadoras móviles a un precio bajísimo, a veces incluso a coste cero, y los teléfonos de gama alta con los clientes más fieles. Es la auténtica guerra, ofrecer más por menos pero manteniendo un rendimiento que deje satisfecho a la mayoría.

Además, son los teléfonos que generan cuota, los que engordan las cifras de los distintos operadores. De ahí que la guerra sea tan cruenta y que los fabricantes se esfuercen tanto. Pero ahora, al menos por lo visto en lo que va de año, Xiaomi parece haber adelantado a los demás y se prepara para cruzar la meta con una cabeza o dos de distancia sobre sus perseguidores. El Xiaomi Mi A1 es todo un peso pesado, pero le toca demostrarlo.

Es difícil dar tanto por tan poco

Mi A1

En esta competición por arrancar ventas a la competencia, Xiaomi ha jugado con sus extraordinariamente bajos costes de fabricación. Una estructura liviana que ahora empieza a inflarse con tiendas físicas pero que durante años ha hecho cosas imposibles. Como colocar flagships por menos de 300 euros, pese a que el Mi 6 haya subido las apuestas.

Con el nuevo Mi A1, un espejo sin MIUI del Xiaomi Mi 5X, el fabricante chino ha colocado en circulación un teléfono demasiado goloso para resistirse a él. Con una pantalla generosa en la diagonal preferida por la mayoría, con un procesador que lleva más de un año granjeándose el cariño de sus usuarios, y de los fabricantes, y con un juego de memorias para ejecutarlo todo en todo momento.

Si hubiese que elegir una palabra para definir el nivel de rendimiento del Xiaomi Mi A1, la correcta sería "suficiente". Suficiente para casi todo, sin excesos. Los excesos hay que pedírselos a las gamas altas.

Tal vez el Snapdragon 625 no sea capaz de hacer correr juegos pesados con la soltura de los grandes chips del mercado, pero aporta tanto la gestión de la doble cámara como el ISP mejorado, una velocidad de conexiones de datos que sobra en la mayoría de operadores del mundo y, sobre todo, un buen equilibrio en rendimiento y temperatura. Sumado a 4GB de RAM. Sumado a 64GB de memoria base.

El juego de los precios de Xiaomi permite incluso que el Mi A1 ofrezca una doble cámara de 12 megapíxeles, una doble cámara con el efecto de desenfoque que ahora se codicia y que llega, no lo olvidemos, por debajo de 200 euros en origen. 250 euros en Europa si queremos garantía, 180 euros si preferimos arriesgarnos. Una relación calidad precio difícilmente alcanzable por su competencia.

Una cámara que vende teléfonos

El desenfoque del Xiaomi Mi A1

Seguramente el Xiaomi Mi A1 tenga defectos que achacarle en todas sus características. Podría haberse mejorado aquí y allá, o haber cambiado este componente por otro, o haber hecho crecer su batería. Mejoras posibles sobre un terminal diseñado para venderse a manos llenas y que ahora también cuenta con el apoyo de Google, posiblemente lo que le faltaba para ser redondo, el "empujón" para venderlo oficialmente lejos de China y, de regalo, sin MIUI. Para los que no soportan la capa de los chinos.

Tantos años llevamos pidiendo a Xiaomi su internacionalidad que tendríamos que remontarnos a su nacimiento en 2011. Pero ya lo es, lo es con este modelo, con un Xiaomi Mi A1 que tal vez no llegue a tu país pero quede tan cerca de él que los importadores se arriesgarán más que con otros dispositivos. La prueba es, repetimos, España. Un poco más de precio para ganar en garantía de reparaciones y mantenimiento. Un precio plausible para el que posiblemente sea el teléfono de gama media más competitivo del momento.

Puede que el modo Retrato no sea perfecto pero ¿importa en este rango de precios? ¿Algún usuario no avanzado sería capaz de asegurar que sus fotos no están hechas con una cámara profesional?

Porque tal vez no lo sea, tal vez haya modelos mejores, con mejor rendimiento, mejor diseño o mejor equipamiento, pero no los encontraréis por menos dinero y el dinero, en esta gama, pese casi más que en ninguna. Y si tenéis dudas sobre si comprarlo, echad un ojo a los resultados del desenfoque de su cámara. Con luz es una maravilla, sin ella rinde como su competencia. Una cámara que, por si sola, vende teléfonos.

El tiempo nos dirá qué tal funciona este teléfono en ventas, pues habrá que comprobar el compromiso del fabricante para evitar roturas de stock y desabastecimientos si llegan a producirse. Pero al menos ahora, recién lanzado, sobre el papel y viendo los resultados del 5X, podemos estar ante el nuevo Moto G. No un game changer, eso ya es complicado a estas alturas. No un teléfono perfecto. Pero sí ante un superventas.

En Xataka Móvil | El Xiaomi para los que odian MIUI ya existe, el Xiaomi A1 con Android One

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos