Compartir
Publicidad

Microproyector 3M MPro150: análisis a fondo (I)

Microproyector 3M MPro150: análisis a fondo (I)
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Encender y proyectar. Con tan sólo estas palabras podemos resumir la sencillez llevada a todos los niveles en un microproyector como el 3M MPro150 donde se han cuidado todos los detalles para ofrecer altas dosis de movilidad en el ámbito profesional.

Compatible con el software ofimático más habitual, a diferencia de otros modelos de la marca, incorpora una pequeña memoria interna en la que almacenar las presentaciones, documentos, hojas de cálculo y archivos multimedia para ser proyectados con o sin el apoyo adicional de otro dispositivo, como puede ser un smartphone.

Diseño

El aspecto exterior del 3M MPro150 es de lo más sobrio y funcional en un compacto chasis que abarca poco más que la palma de la mano (60×130×24 milímetros). Aunque no es deseable este método de transporte, sirva como ejemplo el hecho de que puede introducirse fácilmente en el bolsillo del pantalón.

Además, sus 160 gramos de peso facilitan la tarea de llevarlo a cualquier parte con el fin de realizar las pertinentes presentaciones que nuestro trabajo requiera. Como muchos sospecharéis, el enfoque profesional del aparato no impide su uso con fines lúdicos, aunque sus características técnicas no se presten a un disfrute en toda regla.

3m-mpro150-3.jpg

El chasis del microproyector está presidido por un mando multidireccional de navegación con los habituales botones de entrada y salida, además del conveniente pulsador de encendido y apagado. Básicamente los controles con los que gobernaremos todas y cada una de las funciones del dispositivo.

En el frontal, la lámpara de proyección se acompaña de una pequeña rueda que permite el correcto enfoque de la imagen a cualquier distancia, pudiendo realizarse sobre cualquier superficie lisa con unas dimensiones desde 8 hasta un máximo de 50 pulgadas gracias a los 15 lúmenes de la lámpara. Que si bien no es adecuado para una gran sala de exposiciones, sí lo hace recomendable para cualquier reunión en una sala de juntas.

Llegados a este punto, ya echamos en falta dos aspectos que a nuestro juicio resultan imprescindibles. Por un lado, la escasa protección de la lente de proyección que, aunque no quede demasiado expuesta a ser alcanzada por un impacto fortuito, sí lo hace a la suciedad y cualquier tipo de partícula que pueda depositarse en la pequeña bolsa de transporte que le acompaña.

Por otro lado, la ausencia de un mando a distancia que permita la exposición de trabajos sin necesidad de manipular los controles del microproyector de forma directa, con los molestos vaivenes que acompañan a la imagen cuando el dispositivo se asienta sobre el trípode que también trae consigo.

3m-mpro150-4.jpg

Menos expuestos se encuentran el par de altavoces estéreo de 0.5 vatios de potencia para la reproducción de cualquier archivo de audio, dentro de las compatibilidades establecidas de las que hablaremos más adelante, y la ranura para una tarjeta de memoria microSD de 2 GB que incorpora, sirviendo de apoyo a la memoria interna de 1 GB de capacidad que le otorga independencia una mayor libertad de movimientos.

Además, claro está, del habitáculo para la batería de polímeros de litio de 2.200 mAh que le proporciona un funcionamiento estimado por el fabricante de cerca de dos horas, tardando entre unas 3 o 4 horas en alcanzar el punto de máxima carga en dicho proceso.

Conexiones

Situadas todas ellas en el panel trasero del microproyector, ofrecen la posibilidad conectarlo a una gran variedad de dispositivos facilitando la sencilla transferencia de datos a la memoria interna, así como la proyección directa de contenidos.

Para lo primero cuenta con un simple conector miniUSB, siendo detectado de forma automática como una unidad de almacenamiento en los diferentes sistemas operativos para ordenador en los que hemos tenido oportunidad de conectarlo (Windows y Mac OS).

Tan sencillo como arrastrar a dicha unidad los archivos deseados, ya que para su localización el firmware del microproyector no exige de ninguna ordenación concreta por carpetas y subcarpetas como ocurre en otros casos.

3m-mpro150-2.jpg

Además de una salida de audio estéreo a través de un jack de 3.5 milímetros, para la conexión de dispositivos externos cuenta con una conexión propietaria multipropósito para la que equipa un par de cables que posibilita su uso con salidas VGA y RCA (vídeo compuesto). Resultando factible su uso directo con ordenadores portátiles, cámaras digitales fotográficas, videocámaras, reproductores multimedia y teléfonos móviles con salida de vídeo.

En algunos casos, como puede ser el de los ordenadores portátiles, la conexión puede realizarse directamente a través del cable provisto por el fabricante. En el resto de los casos puede ser necesario hacer uso de cables accesorios de los propios dispositivos, para lo que debemos contar con conexiones RCA de audio/vídeo para hacer efectiva la compatibilidad, ya que el microproyector también va a compañado de tres conversores.

Dispositivos de Apple tales como el iPhone o los reproductores iPod lo tienen fácil a la hora de conectarse directamente para la reproducción de música, vídeos o contenido directo de Internet a través del navegador.

Compatibilidad de formatos

Desde la memoria interna del microproyector podemos realizar proyecciones de diferentes tipos de archivos. A tal efecto, el firmware del dispositivo reconoce una lista que, aunque no es muy extensa, resulta de los más obvia al tratarse de formatos de lo más común en su campo.

3m-mpro150-5.jpg

De este modo, para aplicaciones ofimáticas contempla las extensiones DOC, PPT y XLS pertenecientes a la suite Office de Microsoft, además de archivos de texto TXT y documentos PDF. Lamentablemente, 3M tendrá que ponerse al día con el software del microproyector para que reconozca las nuevas extensiones de las últimas versiones de dicha suite ofimática.

El microproyector también puede reproducir imágenes, vídeo y archivos de sonido de forma aislada en un modo de reproducción denominado MediaPlayer y que veremos en un próximo artículo. A tal efecto es capaz de ejecutar sin problemas archivos de imágenes con las extensiones BMP y JPG, además de los tipos MP4, MP3, PAL, NTSC, H.264, AMR y AAC para vídeo y audio.

En Xataka Móvil | Microproyector 3M MPro150: análisis a fondo (y II). Más información | 3M.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio