Compartir
Publicidad
Publicidad

Android, el gigante que se volvió enano

Android, el gigante que se volvió enano
Guardar
94 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Con la resaca de los últimos acontecimientos tras el recientemente celebrado foro Google I/O, los desarrollos realizados sobre la plataforma Android no han dejado indiferente a nadie, tanto para bien como para mal. Los que esperan poder adquirir un terminal equipado con la versión 2.2 Froyo buscando una plataforma que satisfaga sus necesidades están por un lado. Sin embargo, el punto más negativo lo representa el colectivo de usuarios que esperan poder unirse a los primeros con unas actualizaciones que nunca llegan.

Lo que parece dar buena cuenta del “ligero” descontrol que sufre el mercado de Android, el cual parece haberse escapado al control de la empresa que lo creó. Buenas expectativas y un cada vez mayor número de usuarios descontentos que se ven como Google y los diferentes fabricantes se pasan la pelota de un tejado a otro, olvidando el gran parque de terminales que ha sentado las bases de la expansión del que posiblemente sea el único sistema operativo que pueda hacer temblar los cimientos de los de Cupertino y su iPhone.

El panorama se presenta como sigue; los usuarios europeos de los HTC Hero aún no tienen una fecha fija para la actualización de sus terminales a lo que podría ser la última versión de Android. No así los HTC Dream y Magic, los cuales necesitan de ciertas triquiñuelas para soportar Froyo en sus entrañas. Nada que ver con los recientes Desire, Legend, Tattoo y Nexus One.

Más flagrante si cabe es el caso de algunos modelos de Acer con pocos meses en el mercado, así como el Motorola Dext y el LG GW620, cuyo futuro parece del todo incierto. Aunque lo más sonado ha venido de la mano de la surcoreana Samsung, la cual parece no tener intención alguna de llevar versiones más avanzadas del sistema operativo a sus Galaxy Spica, Lite, Portal e i5700. Quizás con las miras puestas en el futuro de Bada a corto plazo, pero haciéndose a la vez un flaco favor a su imagen como empresa. Quién sabe.

El asunto ha llegado hasta el punto en el que los usuarios se unen en foros virtuales en los que recogen el apoyo y las firmas de miles de usuarios con intención de enviar sus correspondientes peticiones a grandes del panorama tecnológico actual como HTC o la mencionada Samsung.

Visto ésto, parece que Android se puede convertir en un arma de doble filo para usuarios, fabricantes y desarrolladores, los cuales parecen tratar de hacer su agosto y vivir de las rentas. Mientras, Google prefiere mirar hacia otro lado y deleitarnos con palabras bonitas. Pero ya todos sabemos en qué queda todo esto.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos