Compartir
Publicidad

Bill Gates reconoce que el mayor error de su vida fue permitir que Android venciese a Windows en el móvil

Bill Gates reconoce que el mayor error de su vida fue permitir que Android venciese a Windows en el móvil
16 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El mundo móvil nunca ha sido una batalla de dos en lo que respecta a sistemas operativos. Y de hecho, hoy tampoco lo es, pues aunque tengan poca presencia en cuanto a cuota de ventas hay más opciones en el mercado que las que ofrecen Apple o Google. Tenemos a Sailfish OS, tenemos a Tizen y tenemos a KaiOS, cada vez más 'inteligente' aunque esté enfocándose en competir en otros terrenos más sencillos.

Los más antiguos del lugar recordarán Symbian, y no hace tanto que Windows para móviles echó el cerrojo. Y sobre este respecto ha hablado Bill Gates, fundador de Microsoft que durante mucho tiempo fuese su CEO. Para el magnate norteamericano, ahora más volcado en la filantropía, su mayor error fue permitir que Android fuese lo que es hoy. Un puesto que, a su juicio, debió ocupar Microsoft.

Gates carga con la culpa de la mala gestión de Windows para móviles

Windows Mobile

Hubo un tiempo en el que Microsoft mostraba señales de estar volcando gran parte de su esfuerzo de desarrollo en Windows para móviles. Un sistema operativo que empezó llamándose Windows Phone hasta su cambio de nombre, y que contaba con importantes aliados en el apartado del hardware. HTC, Samsung, Sony o Huawei formaron parte de una lista de fabricantes de teléfonos móviles que pusieron en circulación teléfonos con Windows como sistema operativo.

En el mundo móvil, el ganador se lo lleva todo, y Gates lamenta no lograr que Windows venciese a Android

Sin embargo, el empuje de Microsoft fue disminuyendo y Windows para móviles fue cayendo en cuota de mercado, una cuota que nunca fue demasiado amplia y que acabó reducida a la nada. Las actualizaciones llegaban muy tarde, las aplicaciones importantes no se pasaban por la plataforma de Microsoft y todo acabó cerrado. Un cierre que ejecutó finalmente Satya Nadella, actual CEO de la compañía norteamericana.

Cuenta Bill Gates que, en lo relativo al mundo de las plataformas como Android o iOS, o su Windows, en el mundo del software, todo se mueve con conceptos más absolutos. Gates habla de que "el ganador se lo lleva todo", y lamenta que su compañía no lograse su propósito con él al frente. El ex-CEO habla de que no puedes estar en el mundo móvil con la mitad de apps necesarias porque eso te pone "en el camino hacia el desastre total". Algo que finalmente ocurrió.

Para Gates, en el mundo móvil hay espacio para otro sistema operativo distinto al que ofrece Apple, distinto a iOS. Si las cosas se hubiesen manejado bien bajo su mando, ese sistema operativo habría sido Windows, pero finalmente el pastel se lo llevó Google con Android. "Hay espacio para exactamente un sistema operativo no-Apple y ¿cuánto vale eso? 400.000 millones que se habrían transferido de la compañía G a la compañía M. Es decir, dinero que habría ganado Microsoft en lugar de Google.

Así pues, para el multimillonario norteamericano, su mayor error fue haber perdido la oportunidad de que Microsoft ocupase el puesto que hoy ocupa Android. El error más grande que afirma haber comido es "la mala gestión que llevé a cabo y que causó que Microsoft no sea lo que es Android". Gates carga así con buena parte de la responsabilidad del fracaso de Windows para móviles, y de haber dejado el camino libre para que Android se convirtiese en el "estándar no Apple" del mundo móvil. Para Bill Gates, "lo natural era que Microsoft hubiese ganado". Pero no ocurrió así.

Otras apuestas, con el empuje de Huawei

Ark OS

En la actualidad, sin embargo, parece haber más de un intento en marcha de quitar algo de peso a Android en el mundo móvil, aunque tal vez esté todo tan perdido como cualquier batalla contra WhatsApp que se plantee en el mercado de la mensajeria entre móviles. Tenemos a Samsung con Tizen, aunque la apuesta de los coreanos se aleja cada vez más del móvil y se centra en otros aparatos, como los wearables o los televisores comercializados bajo su marca.

Y, claro está, tenemos a Sailfish. Nacida de los creadores de MeeGo y Maemo, compatible con aplicaciones Android y que podría ser la base de Ark OS, el sistema operativo propio que Huawei prepara por si necesita dar el salto lejos de los servicios de Google debido al bloqueo que sufre en estos momentos por parte del gobierno de Donald Trump. Si Huawei lleva a cabo la liberación de su sistema operativo, con su propia tienda de aplicaciones y destinado a instalarse en sus teléfonos móviles, tal vez hablemos de un cambio en el paradigma del móvil.

La apuesta de Huawei con Ark OS, si continúa, podría lograr lo que Windows no hizo: ser una alternativa viable a Android y iOS

Con más de 200 millones de teléfonos móviles comercializados al año, y empujado a apostarlo todo por Ark OS en lugar de por Android, Huawei sí podría hacer "daño" a las cuentas anuales del sistema operativo móvil y, quién sabe, tal vez convertirse en un tercer sistema viable y resistente. Algo que Microsoft no consiguió con Windows para móviles. Veremos qué acontece en los próximos meses y años, pero sin duda, a Bill Gates le honra reconocer que lo ocurrido con Windows para móviles fue culpa suya en gran parte. Aunque lamentarse ahora no sirva para nada.

Vía | Verge

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio