Compartir
Publicidad
Que Sony se plantee vender su división de móviles confirma que no basta con fabricar buenos teléfonos
Sony

Que Sony se plantee vender su división de móviles confirma que no basta con fabricar buenos teléfonos

Publicidad
Publicidad

El de los teléfonos móviles es un mercado complicado. Con Samsung y Apple asentados en lo alto del podio, y fabricantes chinos como Huawei y Xiaomi pegando cada vez más fuerte, a los demás fabricantes les está costando mucho escalar posiciones y afianzarse con más fuerza en el mercado. Esta es la situación en la que se encuentra la división de telefonía móvil de Sony.

Las cifras que describen las ventas de smartphones durante los últimos años y las noticias que ha publicado Reuters últimamente indican con claridad que Sony lo está pasando mal. De hecho, hace unos días esta agencia publicó un artículo en el que aseguraba que la directiva de la compañía japonesa se estaba planteando la opción de vender su división de telefonía móvil, o de firmar una joint venture con otra compañía para incrementar su competitividad. Dos opciones bastante drásticas que describen con claridad el delicado momento que está atravesando Sony.

Recortes y más recortes

Las decisiones que parece estar tomando Sony indican que sus responsables están dispuestos a tomar medidas drásticas para retomar el camino de la rentabilidad. Ayer mismo os contamos que, según Reuters, podrían perder su puesto de trabajo 1.000 empleados situados principalmente en China y Europa, lo que unido a los que ya lo han perdido haría un total del 30% de la plantilla de la división móvil. Ahí es nada.

650 1000 Kaz Hirai

Pero lo más sorprendente es que estos recortes podrían ser únicamente un primer paso que podría acabar con la venta de esta división a otra compañía, y, por tanto, con la salida de Sony del negocio de los teléfonos móviles; algo que, como recordaréis, sucedió el año pasado con los ordenadores portátiles y que podría propagarse a las televisiones. Si sucede esto finalmente será una mala noticia para los usuarios porque que un fabricante de esta talla abandone este mercado, incluso aunque Sony Mobile caiga en buenas manos, suele acarrear una reducción del porfolio de productos, y, por tanto, una menor competencia. Y todos sabemos que la competencia es el motor de la innovación, por un lado, y, además, nos permite acceder a mejores productos a un precio cada vez más atractivo.

Si la calidad no falla, ¿qué lo hace?

Creo que todos estamos de acuerdo en el hecho de que Sony fabrica buenos teléfonos móviles. Por supuesto, es totalmente lícito preferir los de Samsung, Apple, Xiaomi, Oppo o cualquier otra marca, pero en la gama Xperia podemos encontrar actualmente smartphones muy interesantes, algo que nos han demostrado muchas veces nuestros compañeros de Xataka en sus análisis. Entonces, si la calidad no es lo que falla, ¿qué lo hace?

Sony parece tener en mente dos opciones bastante drásticas: vender su subsidiaria de teléfonos móviles o crear una joint venture con otra compañía

No es fácil dar una respuesta afinada a esta pregunta. De hecho, es posible que en realidad se deba a una combinación de varios factores. Lo que desde luego no falla es la imagen de marca. Es posible que Sony no tenga ya como marca el «tirón» que tenía en los 80 y los 90, pero es evidente que sigue siendo un fabricante muy apreciado por muchos usuarios, y que sigue existiendo esa percepción que defiende que de sus «hornos» continúan saliendo productos de calidad.

Ni siquiera podemos culpar a Sony de no estar reforzando sus móviles con un marketing a la altura, porque lo cierto es que sus teléfonos están presentes en campañas publicitarias bastante llamativas, y también en esa nueva forma de publicidad en la que intervienen directamente los presentadores y los actores de la televisión.

Sonymobile

Es probable que la delicada situación de la división de teléfonos móviles de Sony se deba esencialmente a dos factores. El primero y más evidente es una estructura sobredimensionada, herencia de tiempos mejores, que hoy en día está siendo un lastre a la hora de alcanzar la tan deseada rentabilidad a la que aspira la subsidiaria de la marca japonesa. Esto explica que se estén planteando prescindir de 1.000 personas más, una medida que posiblemente se confirmará el próximo 4 de febrero coincidiendo con la presentación de los resultados del cuarto trimestre de 2014.

Y la otra razón que podría explicar la situación actual de Sony es que lleva años «a rebufo» de Samsung y Apple, dos marcas con las que es evidente que aspiraba a codearse. Actualmente los fabricantes chinos están en pleno proceso de expansión, una realidad que posiblemente pasará factura a todos sus competidores, incluidos los mencionados Samsung y Apple.

La estructura de Sony Mobile parece estar sobredimensionada, y, además, lleva años «a rebufo» de Samsung y Apple

La diferencia es que estas dos marcas están situadas en una posición cómoda que les va a permitir soportar mejor la «embestida china», pero otros fabricantes, como Sony, HTC o Motorola, por ejemplo, posiblemente lo pasarán peor, una tendencia que parece haberse iniciado hace tiempo. También es posible que las ventas de Sony hayan estado condicionadas por una política de lanzamiento de las actualizaciones del firmware demasiado lenta y poco ambiciosa, y por un ciclo de renovación de sus móviles de alta gama quizás demasiado corto.

La próxima edición del MWC pinta de lo más interesante, y no solo por los movimientos que pueda hacer Sony, sino debido a que podremos intuir cuál va a ser la estrategia que van a seguir la mayor parte de los fabricantes de móviles durante 2015. Así que merece la pena que estemos atentos.

Imagen | Imgkid
En Xataka Móvil | Sony volverá a recortar la plantilla de la división móvil en 1.000 empleados, según Nikkei
En Xataka | Sony saldrá del negocio de los ordenadores, confirma la venta de la división VAIO

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio