El mejor truco para que te pasen con un agente cuando llames a atención telefónica: habla mal

El mejor truco para que te pasen con un agente cuando llames a atención telefónica: habla mal
3 comentarios

¿Te cansa tener que dar mil rodeos marcando números, confirmando opciones y explicando qué te ocurre antes de que te pasen con un agente cuando realizas una llamada de soporte? Pues hay un truco que suele abrir un atajo automático: hablar de manera que el robot no pueda entenderte. Ahorra mucho tiempo al teléfono.

Llamar al servicio de atención al cliente de cualquier empresa suele entrañar dos problemas principales: el precio de dicha llamada (actualmente está en proceso la cancelación de los números 902, con tarificación extra) y el tiempo que acarrea pelearse con con el soporte de atención. Y hay otro problema derivado: los rodeos que hay que dar al teléfono para que el dichoso robot pase la llamada a un agente humano. ¿También te causa una notable molestia desperdiciar minutos hablando con una máquina? Pues te proponemos la mejor manera de agilizar el cambio a un agente. Suele funcionar en la mayoría de empresas.

Si la máquina no te entiende se 'quitará el peso de encima'

La técnica es bien sencilla: cuando el robot del otro lado del teléfono te pregunte cómo te puede ayudar lo mejor es hablarle de manera ininteligible. Tal y como ha demostrado Pau Garcia-Milà en su cuenta de Twitter, la mejor forma de 'engañar' a los robots del servicio de atención al cliente es hablar sin decir absolutamente nada. Como si estuvieras recitando el Quijote cuando sólo tenías un año de edad.

Hemos probado llamando a distintos números de servicio al cliente, tanto de operadoras como de otras empresas (luz, gas...), y en todas nos ha funcionado el truco de hablar incorrectamente cuando el robot pregunta en qué nos puede ayudar. La técnica es sencilla:

  • Llama al número que necesites y realiza los pasos necesarios para hablar con el robot (a veces hay que seleccionar el idioma, si se es cliente o o la provincia, por ejemplo).
  • Cuando el telefonista robótico te pregunte para qué deseas contactar con la empresa ponte a balbucear. No hace falta pronunciar palabras.
  • Quizá el robot insista, pero debes mantenerte en tus trece hablando sin que te entienda.
  • Dado que el sistema informático no podrá asociar tus palabras con las distintas instrucciones para las que está programado optará por la vía rápida: pasarle la llamada a un agente. Ahorro de tiempo y de esfuerzo para todos.

Este sistema funciona perfectamente en la mayoría de centralitas automatizadas, aunque siempre puede darse el caso de que el telefonista robotizado no pueda pasarte con un agente. Además, debes tener en cuenta un par de aspectos:

  • Para que se habilite el atajo el robot te debe preguntar para qué llamas. Si la centralita está programada con un sistema de menús no conseguirás nada.
  • El truco funciona en los números de atención al cliente habilitados para realizar gestiones, quejas y consultas. En el caso de que llames para contratar un servicio no te hará falta: lo más seguro es que te pasen directamente con un humano. O, al menos, no te harán esperar mucho.

Vía | Pau Garcia-Milà

Temas
Comentarios cerrados
Inicio