Vivía obsesionado por la batería del móvil, pero me di cuenta que ni su salud, ni autonomía es tan importante
Varios

Vivía obsesionado por la batería del móvil, pero me di cuenta que ni su salud, ni autonomía es tan importante

Que la batería es uno de los apartados técnicos más importantes de un móvil es algo que ni discuto, ni creo que vaya a poder discutir nunca. Sin embargo, tanto mi entorno como yo personalmente he percibido una cierta obsesión por cada uno de los elementos clave de las baterías. Excesiva, a mi juicio.

La salud de la batería, especialmente en usuarios de iOS, es uno de los elementos que más preocupa. Pero también su capacidad o su autonomía. Y sí, son aspectos importantes, pero no determinantes. No al menos en todos los casos y ni mucho menos como para obsesionarse.

La capacidad es importante, pero no determinante

Mah Bateria

Empiezo por el que creo que es un elemento primordial, que es el dato técnico sobre la capacidad en mAh de la batería. Aunque las hay de mayor capacidad, actualmente la media se sitúa en 5.000 mAh en todo tipo de gamas, teniendo el rango desde 4.500 mAh en también muchos terminales. Por debajo, salvo casos de plegables o móviles muy pequeños, no es ya tan habitual encontrarlos.

Y sí, es evidente que una buena capacidad tiende a garantizar una mayor autonomía. Sin embargo, hay otros elementos que, si no acompañan, hacen que de igual tener 5.000 mAh. Véase como mejor exponente un procesador que sea eficiente en el consumo de batería y que energéticamente también lo sea, impidiendo que las altas temperaturas puedan también acabar por deteriorar la batería.

Además de la capacidad de la batería, también es importante la gestión que hace de esta el sistema operativo y el procesador.

También el sistema operativo es clave. En el caso de los iPhone, y aunque sea en base a ser muy restrictivo con las apps en segundo plano, iOS suele ofrecer una buena gestión de la batería que permite que Apple pueda incorporar capacidades de batería que, de media, suelen ser inferiores a su competencia. Pero ojo, que en Android también hay capas más eficientes que otras.

Otro punto a tener en cuenta es el tipo de uso que se va a hacer. Nunca hay dos días iguales y tener un móvil con gran capacidad, chip eficiente y buena gestión del sistema hará que andemos más despreocupados. Sin embargo, puede que en el día a día por norma general no necesitemos sí o sí una autonomía amplia.

Con lo anterior quiero decir que puede que, si por tu uso tiendes a no agotar la batería del móvil, tal vez no te sea tan determinante optar por elegir un móvil de gran capacidad. Puede que te resulte mejor opción un terminal con menor capacidad que logre fortalecerse en otros apartados como el de cámara y, sobre todo, en tamaño compacto.

Creerse los mitos sobre la batería no es complicado

Llevo varios años dedicándome profesionalmente al análisis tecnológico de smartphones y, pese a ello, reconozco que en alguna ocasión he llegado a dudar sobre los efectos negativos sobre la batería de según que acciones. Y si eso nos ocurre a personas especializadas, imagina al resto.

Existen varios mitos sobre las baterías de los smartphones que de tanto decirse parece ciertos, pero no lo son. Aunque si hay uno que vea especialmente sensible es aquel que dice "da igual usar cargadores que no sean originales". Y es que tiene su miga.

Cierto es que no hace falta que carguemos siempre el móvil con el cargador original que nos venía en la caja o cualquier otro de la marca, pero no es cuestión tampoco de irse a cualquier cargador. El factor precio suele ser determinante para elegir adaptadores de corriente y cables económicos. Y ojo, hay cargadores baratos y de calidad, pero no es que sea lo más frecuente.

No, no todos los cargadores son iguales. No hace falta comprar siempre los oficiales del fabricante, pero sí hay que asegurarse de que tienen certificado de calidad.

Es importante asegurarnos siempre de que los cargadores cuentan ofrecen estándares de calidad que permitan obtener cargas seguras ante interferencias de la red eléctrica y posibles sobretensiones. De paso, conviene también tener activos los ajustes del propio móvil de cara a ofrecer una carga eficiente, en lo cual colabora estrechamente con el cable, el cual debe tener capacidad de suministrar solo la energía necesaria y durante un tiempo determinado.

Tampoco puedo olvidarme de los efectos negativos de la carga rápida. Cierto es que su uso prologado va a hacer que la batería se deteriore con mayor celeridad y de ahí que un término medio sea lo más razonable para cargarlo de forma habitual. Sin embargo, si tu móvil tiene esta capacidad, sería un desperdicio absoluto no aprovecharla eventualmente cuando, en caso de urgencia, necesites tener el móvil cargado lo antes posible.

El porcentaje de salud de la batería no siempre es real

Salud Bateria Iphone

Hace unos años que iOS integró la posibilidad de ver la salud de batería del iPhone y con ello, en mi opinión, se abrió la veda a una obsesión un tanto enfermiza por mantener el 100% de salud el máximo tiempo posible. Y hablo con conocimiento de causa, teniendo amigos y conocidos cercanos muy pendientes de este asunto como si casi les fuese la vida en ello. Cabe decir que también nos encontramos la posibilidad de ver la salud de la batería en Android mediante apps, aunque no siento tanta obsesión entre androides.

El caso es que este al final es un dato muy complicado de medir y mostrar en un porcentaje. Sabemos que las baterías tienden a deteriorarse con el tiempo y que hay ciertas acciones que hacen que se produzca más rápido. Sin embargo, observar de forma muy periódica este dato no nos va a servir de nada, más allá de generar sugestión.

Lo importante aquí es que echemos cuenta de este dato solo cuando notemos cosas extrañas como una reducción drástica y repentina de la autonomía o pasados 2-3 años. En esos casos es incluso conveniente acudir al servicio técnico para que revisen el terminal ante posibles defectos de fábrica en la batería.

¿Porcentaje de batería en pantalla? Mejor no

Bateria

Esto es una cuestión muy personal y que evidentemente no me compete a mí. Solo faltaría. Sin embargo, existe un cierto debate entre si mostrar o no el porcentaje en pantalla y mi postura aquí es clara. Prefiero no saberlo y lo decido así con argumentos similares a los que comentaba con respecto a la salud de batería.

Es evidente que conocer cuánta batería nos queda es importante, pero esto es algo que ya se puede más o menos prever con el icono que aparece en la parte superior. Porque, ¿realmente qué cambia de tener un 60 o un 61% de batería? Conocemos ya cómo se comporta nuestro smartphone y dependiendo de como de lleno esté el icono ya sabremos si tenemos que tener cerca el cargador o si podemos sentirnos más holgados.

Esto es algo que, otra vez, he experimentado más que nunca en el iPhone con el regreso del porcentaje de batería en iOS 16. De primeras es una opción que se agradece, pero que personalmente me llegaba a sugestionar y estar pendiente más de la cuenta. Desde que lo quité, vivo más tranquilo. Y créeme que nunca me he quedado sin batería por no tener tan a la vista el porcentaje.

Temas
Inicio