Compartir
Publicidad
Publicidad
Sony Xperia L1, análisis: hola de nuevo, gama de entrada
Análisis

Sony Xperia L1, análisis: hola de nuevo, gama de entrada

Publicidad
Publicidad

Justo cuando parecía que Sony redefinía su línea de teléfonos móviles y dejaba en fuera de juego a las gamas más económicas, llega el Xperia L1. Con apariencia de gama media y estética de alta, el nuevo modelo económico de los japoneses se liberó este mes de junio. Y ahora lo tumbamos sobre nuestra mesa de análisis.

Una de las cosas más destacables de Sony es que se trata de un fabricante con personalidad, y ello destaca en el diseño de sus terminales, imperturbable hasta el momento, y en la apuesta por una capa Xperia Launcher que ha sufrido rediseños a lo largo de los años pero que sigue siendo perfectamente reconocible. Pero vayamos por partes y comencemos el análisis por donde hay que hacerlo. Veamos las tripas de este Sony Xperia L1 que tenemos ante nosotros.

Sony Xperia L1, las especificaciones técnicas

Pantalla Exterior Xperia L1

Cuando decimos que el Xperia L1 es un teléfono de gama económica lo hacemos sabiendo que monta un MediaTek 6737, el modelo previo al actual rediseño, por lo que obtenemos cuatro núcleos con una velocidad de reloj baja. A todo ello le sumamos resolución, memorias o capacidad de la batería y obtenemos una gama de entrada en toda regla. Veámosla en detalle.

>
SONY XPERIA L1
Pantalla
LCD de 5,5 pulgadas HD (267ppp)
Procesador
MediaTek MT6737T de cuatro núcleos a 1,45GHz
GPU
ARM Mali T720 MP2
RAM
2GB
Memoria
16GB más microSD hasta 256GB
OS
Android 7.0 y Xperia Launcher
Conectividad
4G (300 Mbps)
Batería
2.620 mAh sin carga rápida
Cámara trasera
13 megapíxeles, flash LED
Cámara frontal
5 megapíxeles
Conectividad
LTE, WiFi, Bluetooth, NFC, USB C
Colores
Blanco, negro y rosa
Precio
190 euros en Amazon

El diseño que ya conocen

Trasera Xperia L1

Colocamos ante nosotros la caja del Sony Xperia L1, la abrimos y lo primero que nos encontramos es el modelo en color rosa. No nos es desconocido pues el Xperia XA1 que analizamos hace poco tiempo también lucía este curioso color que no se ve demasiado a menudo en el mercado. Sacamos el L1 de la caja esperándonos acabados de gama de entrada y los encontramos. Aunque sólo en parte.

Acabado plástico y cristal plano, es lo que tenemos en este Sony Xperia L1 cuyo diseño nos resulta perfectamente reconocible. Sony hace que sus patrones corran entre gamas y por ello este L1 es tan estético, porque sólo cuando lo encendemos y ponemos a prueba nos damos cuenta de que no tenemos entre las manos un dispositivo más potente, de un nivel superior.

Un Xperia es perfectamente reconocible desde la distancia y el L1 no es distinto a sus hermanos

Poco que destacar en el frontal, con el logotipo de Sony en plateado bastante disimulado, entre la cámara frontal y el sensor lumínico y coronando una pantalla que continúa su camino hasta un centímetro del marco inferior. Notamos unos marcos ligeramente más gruesos que los vistos en el Xperia XA1 pero aún así el diseño se nota trabajado, se ve la evolución sobre generaciones pasadas.

Puerto Auriculares Xperia L1

La espalda sería completamente limpia de no ser por la cámara de 13 megapíxeles que se sitúa en la esquina superior izquierda, con la apertura redonda y el flash LED en la parte inferior. Después, el dibujo del chip NFC serigrafiado para que sepamos dónde se encuentra y el logo de la marca Xperia un poco más abajo. Listo, la trasera de este Xperia L1 no podía estar más desprovista de todo. De hecho, se habría agradecido la presencia de un lector de huellas, pero ya trataremos esa parte cuando lleguemos a su rendimiento.

Sobrio pero elegante, y sobre todo con buen tacto y acabados, así es el Sony Xperia L1

El puerto USB tipo C ha llegado a las gamas bajas de Sony y lo tenemos en el marco inferior, entre el altavoz y el micrófono. En el marco opuesto, el jack de auriculares ocupa la esquina izquierda y sólo se une a él un micrófono de reducción de ruido. El marco izquierdo queda únicamente para la bandeja de la SIM y de la microSD, que en este caso están fijadas al teléfono e insertamos ambas tarjetas una vez retiramos la pestaña de plástico que hace al terminal estanco. Nada de punzones ni alfileres, sólo nuestra uña.

Tarjetas Xperia L1

Sony Xperia L1

Honor 6X

OnePlus 3

Meizu MX6

Pantalla

5,5 pulgadas

5,5 pulgadas

5,5 pulgadas

5,5 pulgadas

Dimensiones

151.0 x 74.0 x 8.7 milímetros

150.9 x 76.2 x 8.2 milímetros

152.7 x 74.7 x 7.4 milímetros

151.7 x 75.0 x 7.9 milímetros

Peso

180 gramos

162 gramos

158 gramos

175 gramos

Pese a que la trasera es de plástico, el Xperia L1 es pesado. Hablamos de 180 gramos para un dispositivo de 5,5 pulgadas que sólo cuenta con metal en la estructura, no en sus acabados. Pero aún con su peso, no resulta incómodo en la mano y se agradece que la espalda sea tan limpia, tanto para huellas como para líquidos. Un diseño sobrio pero elegante para un Xperia L1 que, sin duda, destaca sobre otras gamas bajas del mercado. Pero la parte del diseño ha acabado, veamos qué tal se porta la pantalla de este "pequeñín" de Sony.

Una pantalla bastante correcta con algún "pero"

Pantalla Xperia L1

La cara es el espejo del alma, y en el caso de los smartphones ese puesto lo ocupa la pantalla. Cuando tenemos el Xperia L1 entre las manos observamos un panel IPS LCD de 5,5 pulgadas con una resolución de 1.280 x 720 píxeles, HD, que se traduce en 267 píxeles por pulgada de densidad, una cifra escasa a estas alturas de la evolución de los teléfonos móviles. El acabado de la pantalla es recto, sin cristal 2.5D, y los marcos se han reducido de forma notable.

Cuando nos enfrentamos a un panel LCD solemos echar en falta el chute de brillo extra que aportan algunos paneles OLED, concretamente los AMOLED desarrollados por Samsung, pero en el Sony Xperia L1 encontramos un brillo correcto, incluso levemente por encima de la media. En interiores rinde correctamente, sin molestar si lo llevamos al máximo, y en exteriores el móvil se deja usar aunque habríamos agradecido un poco de iluminación extra. Con el sol incidiendo directamente sobre el panel, la pantalla es casi inusable.

La resolución HD en paneles superiores a las 5 pulgadas debería estar desterrada a estas alturas, por más que ayude a alargar la autonomía

En cuanto a tacto y sensibilidad, Sony siempre ofrece muy buena calidad y no es distinto para un terminal de gama de entrada como este Xperia L1. Lo que quizá nos pueda chocar es el propio borde de la pantalla, pues al tener tan cerca el marco, que sobresale, sí puede extrañarnos un poco aunque acostumbrarse es sencillo. Como queja a la construcción, nos falta el doble toque para despertar el panel, tan útil en tantas ocasiones.

El control del balance de blancos en Xperia Launcher El control del balance de blancos en Xperia Launcher

Llegamos al color, tan incómodo cuando está saturado como frío cuando predominan los azules, y en esta ocasión encontramos una calibración bastante neutra. No obstante, si lo deseamos podemos configurar el balance de blancos a nuestro gusto con un sencillo ajuste en la configuración. Decidiremos la saturación de rojos, verdes y azules para dejar la pantalla tal y como deseemos. Un añadido en la configuración que siempre resulta útil.

Los reflejos pueden suponer algún problema en ciertas ocasiones, se habría agradecido una reducción de los mismos
Pantalla Exterior 2 Xperia L1

Paremos a la suciedad de pantalla o, en este caso, a su limpieza. Estamos acostumbrados a que las gamas económicas de los distintos fabricantes no ofrezcan una capa oleófuga demasiado eficiente pero este L1 se mantiene limpio en líneas generales, aunque inevitablemente tendremos que pasarlo por la camiseta cada cierto tiempo. Esto de la limpieza es útil pues la pantalla ya se encarga de destacar los reflejos de por sí, y las marcas de los dedos empeorarían bastante la experiencia.

Por último, no queremos olvidar los ángulos de visión. Correctos, ni muy buenos ni muy malos. Con el móvil sobre la mesa, aunque esté algo alejado de nuestros, es fácil leer la pantalla y sólo si forzamos el giro para observarlo desde el mismo borde se aprecia cómo se deja de ver. Con matices, una buena pantalla que cumple en casi todo pero que tiene algún que otro defecto. Haría falta más brillo, más resolución y tal vez haber reducido un poco los reflejos. No obstante, buen trabajo.

Sony vuelve a apostar por MediaTek

Rendimiento Xperia L1

Ahora que Sony puede estar desarrollando sus propios procesadores, resulta aún más interesante ver cómo se comporta con sus propias líneas. Snapdragons para los móviles más potentes, MediaTeks para los terminales más económicos. No es distinto para este Xperia L1 que monta un MT6737 de cuatro núcleos y lo acompaña con 2GB en la RAM y con 16GB en el almacenamiento interno.

Decíamos que era una gama de entrada, y una gama de entrada nos encontramos. Tanto en fluidez como en rendimiento, y es que aunque el procesador sea uno de los modelos económicos de MediaTek, parece que el sistema ayuda bastante a que el dispositivo haga algo más que "cumplir", lo que siempre es de agradecer.

No se le pueden pedir peras al olmo, ni tampoco un gran rendimiento a un MediaTek de gama media-baja con sólo 2GB de RAM de apoyo

Sabemos que este Xperia L1 no está construido para poder apretarle, para ser exigentes con él. Para esos fines hay dispositivos con configuraciones más potentes, aunque viene bien que la interfaz sea fluida en todo momento y que las aplicaciones se ejecuten sin apreciar mucha fatiga en la configuración interna. De hecho, las carencias afloran más a consecuencia de la baja cifra de RAM que por el propio procesador. Es habitual que las apps se cierren en segundo plano en cuanto pasa algún tiempo sin que acudamos a ellas. Con 2GB de RAM, hay que ahorrar donde se pueda.

Sony Xperia L1

LG X Cam

Energy Phone Pro 3

Nokia 5

Procesador

MediaTek MT6737

MediaTek MT6753

MediaTek MT6750

Snapdragon 430

RAM

2GB

2GB

3GB

2GB

AnTuTu

38.336

34.559

42.471

45.099

Geekbench Single/Multi

661 / 1.826

544 / 1.693

593 / 2.543

670 / 2.849

3DMark

6.639

6.768

9.745

9.473

Como podemos ver con los benchmarks resultantes del Xperia L1, el teléfono queda más o menos al nivel de los rivales cuando no abandonamos el ecosistema de MediaTek pero su competitividad se reduce frente a chips de Qualcomm. Las gráficas de MediaTek son su talón de Aquiles y aquí se demuestra con bastante claridad. Pese a todo, unos resultados aceptables en cuanto a potencia bruta para tratarse de un teléfono de su nivel.

El teléfono sufre cuando le pedimos más de la cuenta, y por "más de la cuenta" entendemos juegos exigentes a nivel gráfico o estar cambiando entre apps pesadas, pues seguro que una de ellas, o varias, acaban cerradas por el camino. Los chips MediaTek responden bien en cuanto a CPU pero no tanto así con la potencia gráfica, de ahí que los juegos más recargados tiendan a funcionar a tirones, aunque no llega a resultar molesto.

En general, este Xperia L1 funciona sin problemas y se mantiene fluido la mayor parte del tiempo. Habríamos agradecido un peldaño más de procesador, aunque se tratase de un Helio de la línea P, para poder llevarlo un poco más allá de sus posibilidades teóricas, pero se trata de una gama económica solvente. Aunque si estáis buscando un móvil para jugar, más vale que elijáis títulos que no sean demasiado exigentes pues hasta en Clash Royale nos hemos dado cuenta de que el teléfono no está diseñado para correr a toda velocidad.

Hablemos de Xperia Launcher

Sistema Xperia L1

El eterno debate de si los teléfonos han de tener capas, o de si éstas han de ser o no desinstalables. El hecho es que si queremos un teléfono con Android puro no hay demasiadas opciones, pues no abundan los fabricantes que compartiesen mercado con los Nexus o que ahora hagan un poco la competencia a los Pixel. Los grandes del sector, Sony incluido, apuestan por su propia personalización del sistema así que nos encontramos ante un embrollo del que hay difícil escapatoria.

Hay que agradecer, no obstante, que Sony mantenga su Xperia Launcher como una de las capas menos pesadas a las que se puede optar en estos momentos. La sobrecarga al sistema es mínima y eso favorece que terminales como este Xperia L1, con un cerebro de no mucho nivel y memorias de gama de entrada, funcione con fluidez. Tal vez más de la esperada en un primer momento. Además, hay que añadir que el software añadido es igual a cero. Salvo por las apps propietarias de Sony, que reemplazan a las clásicas de Android, no encontramos nada que nos pueda estorbar en el día a día. Bueno, AVG Protection. De acuerdo, hay una app prescindible. Además, no se puede desinstalar aunque si no la activamos, y descarga todo lo que tiene que descargar, sólo ocupará 328KB de almacenamiento.

Salvo por la duplicidad de apps entre Google y Sony (como Photos y Album) sólo encontramos AVG como bloatware real, aunque inactivo pesa muy poco

La capa Xperia Launcher que encontramos en el L1 de Sony está montada sobre Android 7.0 Nougat por lo que contamos con las distintas mejoras del sistema, aunque no debemos esperar una actualización veloz cuando finalmente se libere Android 8.0, Android O, Oreo o como Google decida llamarlo. Mientras tanto, tendremos un teléfono bastante actualizado en cuanto a todo y con las mejoras propias de la capa como los temas, algunos ajustes avanzados y, sobre todo, el modo manual para su aplicación de cámara. Aunque esto lo comentaremos en el apartado fotográfico. No nos olvidamos del modo STAMINA, no. También tendrá su momento, y será en breve pues toca pasar por la autonomía del terminal.

Una batería pequeña en apariencia, pero las apariencias engañan

Puerto USB C Xperia L1

Cuando vemos un teléfono con una gran diagonal equipado con una batería reducida, los temores sobre su posible autonomía afloran hasta rozarnos la misma piel. En este caso, el Xperia L1 cuenta con 5,5 pulgadas (sí, HD) y con una pila interna de 2.620 mAh. Automáticamente nos saltaron las alarmas, pero las pruebas realizadas nos han demostrado que no ha sido para tanto, pese a que la "media aceptada" en estos casos tienda a situarse en los 3.000 mAh, si no incluso más.

La autonomía no será, a buen seguro, lo más valorado de este móvil pero la media de los tests nos han arrojado un día de uso, aunque en alguna ocasión con algunos problemas, y entre 4,5 y 5,5 horas de pantalla. El primer dato bajo LTE, el segundo dato bajo WiFi. Desde luego, este Xperia L1 no es un terminal diseñado para aguantar dos días de uso, como sí hemos podido arrancarle al Moto G5 exigiéndole algo menos.

El modo STAMINA puede ser el mejor sistema de ahorro de batería que encontramos en el mercado móvil, y siempre puede sacarnos de cualquier apuro
Modo STAMINA El modo STAMINA de Sony

Finalmente, y no por ello menos importante, en Sony tenemos siempre a mano en modo STAMINA que cuenta con dos configuraciones, una de las cuales es tan agresiva que convierte nuestro teléfono en poco más que una calculadora pero asegura que no se apague en el momento menos indicado. Así que si nos encontramos en apuros y necesitamos el Xperia L1 encendido, podemos acudir a STAMINA para que nos eche una mano.

Un punto en contra de la batería es que no cuenta con carga rápida de ningún tipo aunque Sony ha incluido en este Xperia L1 su carga adaptativa Qnovo. Teóricamente, la carga adaptativa debe medir con mayor precisión cuánta electricidad necesita aplicar en cada recarga y así ofrecer una mayor vida útil para la misma, pero a la hora de la verdad, lo que nos afectará en el día a día, no notaremos ningún cambio en nuestro beneficio.

Sin luz no hay paraíso para estas cámaras

Cámara Xperia L1

Al fin llegamos a la cámara, uno de los apartados más importantes de un smartphone a día de hoy y también uno de los aspectos más empleados por las agencias de publicidad a la hora de poner un terminal en el mercado. En el caso del Xperia L1 tenemos un equipamiento bastante común en estas gamas: una lente trasera de 13 megapíxeles con el apoyo de un flash LED y otra lente en el frontal de 5 megapíxeles para selfies, videollamadas y todo lo que se nos pueda ocurrir. Ambas lentes comparten una apertura f/2.2 y la frontal tiene además una distancia focal de 24 milímetros.

En el caso del Xperia L1, realizamos las pruebas fotográficas sabiendo en qué categoría se mueve el terminal y que no esperamos que en estos niveles se produzcan sorpresas. El equipamiento no destaca en ningún punto concreto y, por tanto, las fotografías que conseguimos con él tienen esa misma característica.

El equipo fotográfico del Xperia L1 es bastante común en su categoría: 13 megapíxeles traseros y 5 frontales, ambos con apertura f/2.2 pero sin alardes técnicos

Capturar con luz es sencillo en la gran mayoría de terminales del mercado y con el Xperia L1 no ocurre de forma distinta. Las fotografías están bien definidas y tienen resolución suficiente para algún recorte o reencuadre siempre que el destino sea de nuevo la pantalla de un teléfono móvil. La luz es correcta aunque tiene cierta tendencia a sobreexponer, nada que no pueda corregirse retocando algún ajuste durante la captura, pero incluso con luz, la captura es algo lenta. No llega a producir fotografías movidas, pero el riesgo está permanentemente sobrevolando cada una de las tomas.

Cámara del Sony Xperia L1
Cámara del Sony Xperia L1
Cámara del Sony Xperia L1
Cámara del Sony Xperia L1

El Xperia L1 se mueve bien en los colores, cuenta con un buen rango dinámico a la hora de capturar luces y sombras y los bordes de los objetos se muestran nítidos. Como decíamos, capturar con luz es sencillo y los 13 megapíxeles f/2.2 del Xperia L1 responden con solvencia, aunque la cosa cambia notablemente en cuanto cae la luz (algo común) y se vuelve un poco más preocupante en los primeros planos cercanos.

Estamos ante una gama de entrada por lo que las fotografías nocturnas deberían ser un problema sí o sí, pero el Xperia L1 sufre en exceso ante la baja iluminación. El enfoque se vuelve errático, la captura se ralentiza demasiado y aparece ruido, la fotografía se mueve y los focos de luz se convierten en halos. Una pena pues parece que la luz es el principal enemigo del Xperia L1, la cara y la cruz de una cámara de la que esperábamos un mejor funcionamiento o, como poco, un rendimiento más estable.

Cámara del Sony Xperia L1
Cámara del Sony Xperia L1

Como con las fotografías poco iluminadas, el enfoque de los primeros planos no resulta tan sencillo como parece salvo que estemos completamente rodeados de luz. Si os gusta realizar macros, el Xperia L1 no es vuestra cámara pues, unido a todo esto, vuelve a aparecer la tendencia a subexponer. Armaos de paciencia pues lo normal serán las fotografías algo oscuras y, probablemente, también algo movidas cuando hablemos de primeros planos muy cercanos.

Contra todo pronóstico, la cámara frontal se muestra más estable que la trasera. Con buena luz captura fotografías de forma rápida y sin alardes, con un tono correcto y colores fieles a la realidad. Cuando la luz empieza a desaparecer, la cámara comienza a mostrar sus flaquezas pero su caída de calidad no es tan pronunciada como la del sensor principal del teléfono. Si le damos más a los selfies que a las fotografías de comida, estamos de enhorabuena.

Cámara del Sony Xperia L1

Lo bueno que el Xperia L1 tiene a su favor es que no todas las fotografías tienen por qué hacerse con el modo Automático Superior, también contamos con un modo Manual por si queremos ajustar cada toma a nuestro gusto o, como hemos comentado, compensar algunos de los problemas de software que este modo que "elige por nosotros" tiende a causar. En situaciones complicadas podemos echar mano de nuestros conocimientos y salir del paso con mayor solvencia, aunque la captura se haga más lenta al tener que configurar los ajustes.

Algunas carencias del modo Automático Superior se salvan con el modo Manual, siempre presente en los Xperia. Aunque ralentizará nuestra captura de fotografías.

Con este modo Manual, accesible desde la interfaz de la cámara, podremos decidir qué sensibilidad ISO queremos para la fotografía, compensar la exposición para ajustar la luz a nuestra voluntad o ajustar el balance de blancos. Al tratarse de un terminal económico, el modo Manual no conseguirá que capturemos fotografías para un Pulitzer pero sin duda mejora la experiencia, aunque aleja el buen rendimiento de los que sólo buscan sacar la cámara del bolsillo y disparar.

Modo Manual Xperia L1 El modo Manual que Sony incorpora en Xperia Launcher permite ajustar más las fotografías a cada momento y situación

Como detalle positivo, Sony siempre se ha caracterizado por incluir un botón exclusivo para lanzar la cámara en cualquier situación y en este Xperia L1 lo ha reemplazado por software. Lo tenemos en los ajustes de Pantalla (un sitio extraño, pero ahí está) y podemos decirle al teléfono que al pulsar dos veces el encendido, aparezca la interfaz de cámara. Sacar el teléfono y disparar se hace así más cómodo y era algo que debíamos reseñar.

En resumen, equipamiento corriente para este Xperia L1, 13 y 5 megapíxeles que no esperábamos que destacasen ni nos sorprendiesen para bien pero que, debido principalmente a su software, lo ha hecho al contrario. Si vivimos rodeados de luz, ambas cámaras funcionarán a buen nivel la mayor parte del tiempo, pero la oscuridad es su enemiga y los sensores sufren demasiado. Una pena pues Sony suele hacer hincapié en el apartado fotográfico de sus móviles, pero el Xperia L1 no está a la altura.

El sonido de Sony siempre juega a buen nivel

Adele Xperia L1

Vamos cerrando ya el análisis de este Sony Xperia L1 y lo hacemos con el apartado que solemos dejar para el final, justo antes de la conclusión. Hablemos del audio del terminal de Sony, de lo que es capaz de hacer con su altavoz inferior y también del sonido que produce a través de su salida de auriculares. Os adelantamos algo, el volumen no decepcionará.

Elegimos varios tipos de música para ver qué tal se comporta el altavoz y nos llevamos una grata sorpresa. Sonido claro con buenos graves, tan buenos como puede producir un teléfono sin caja de resonancia, y sólo hemos apreciado estridencias en un par de ocasiones. Si nos gusta oír música sin auriculares, el Xperia L1 nos dejará una grata sensación y tampoco tendremos problemas para escuchar llamadas o notificaciones. Además, cuenta con un ecualizador para ajustarlo todo a nuestro gusto, por lo que la experiencia es aún más completa.

Como en todos los Sony, el sonido de este Xperia L1 merece jugar en ligas superiores

Si el altavoz suena bien, todo mejora con el jack de auriculares. Incluso aunque tengamos unos bastante corrientes, el sonido del Xperia L1 a través de su jack de 3,5 milímetros es de muy buena calidad, aunque sobra decir que si además los auriculares son buenos, todo se potencia. Los ajustes de audio también afectan a esta salida por lo que la configuración del sonido queda a nuestra merced. A nivel de audio, el Xperia L1 rinde a un nivel muy alto y eso es de agradecer. Sobre todo si eres un melómano.

Sony Xperia L1, la opinión de Xataka Móvil

Trasera Exterior Xperia L1

El teléfono de Sony nos ha gustado aunque las sombras aparecen con más frecuencia de la deseada. En cuanto al diseño, la personalidad del fabricante se deja ver en cada detalle y sólo echaríamos en falta que la pantalla muriese directamente en el marco y no sobre un reborde que, como comentábamos, llegas a ignorar, pero otros teléfonos de su misma línea cuentan con acabados más finos y ahí Sony debe mejorar.

La pantalla rinde bien aunque le falta algo de brillo y, por supuesto más resolución, y en el procesador habríamos agradecido algo más de potencia, o como poco un GB extra de RAM para no tener que lamentar ningún cierre imprevisto. Siempre gusta que los teléfonos lleguen libres de bloatware pese al punto gris del antivirus, y la capa de Sony gusta cuando entramos en aspectos como el de STAMINA o el de su software de cámara. Una cámara que, por cierto, resulta algo mediocre con el modo Automático Superior pero que corrige varios defectos con el modo Manual.

Con algo más de "cariño" en algunos detalles, el Xperia L1 habría sido un peso pesado de las gamas de entrada

Un teléfono económico o de entrada y con un rendimiento en la línea de lo esperado, con las críticas que hemos puntualizado en cada apartado. Lo ideal habría sido que fuese más constante en todos sus aspectos, tal vez así habría disimulado algunas de sus carencias. Sony dijo que no lanzaría más gamas económicas y se presentó con el Xperia L1, siempre es interesante que rectifiquen pero la línea debe mejorar para próximas generaciones. El mercado está muy competido en estos rangos de precios y un fabricante como Sony debe saber destacar.

7.25

Diseño8.0
Pantalla7.0
Rendimiento7.0
Software8.0
Cámaras6.5
Autonomía7.0

A favor

  • Buen diseño, no se hace pesado para su tamaño.
  • Si hay que optar por una capa, que sea Xperia Launcher
  • El sonido raya a muy buen nivel.

En contra

  • La cámara sin luz pasa de "fotográfica" a "documentalista".
  • Resolución HD en 5,5 pulgadas y en 2017 no, Sony.
  • La batería no es mala, pero con 3.000 mAh habría sido aún mejor.
  • NFC bien, sin lector de huellas mal

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos