Publicidad

A favor de Secret y las apps de mensajería anónima

A favor de Secret y las apps de mensajería anónima
7 comentarios

Publicidad

Publicidad

Esta semana hemos hablado largo y tendido ya de esa nueva moda de las aplicaciones de mensajería anónima. Primero hicimos un repaso a las que están disponibles en nuestro país, para luego dar un primer punto de vista en contra de este tipo de soluciones.

Con esos datos en la mano, es el momento de reflexionar sobre las ventajas de estas aplicaciones, que han surgido como alternativa a las aplicaciones de mensajería efímera (con Snapchat como absoluta referencia) y que a pesar de estar normalmente inundadas de cotilleos sin demasiado interés -la gran pega, sin duda- podrían convertirse en una herramienta real para muchos escenarios.

Separando el grano de la paja

La aplicación más conocida en este segmento es Secret, cuyos responsables anunciaban justo ayer una novedad importante: la aplicación ya está disponible en Android -solo lo estaba en iOS- y además se internacionaliza -solo la podían instalar los ciudadanos de ciertos países de habla inglesa-. En Secret compartimos mensajes con los contactos de nuestra agenda, lo que hace que la viralidad sea potencialmente mayor.

Filtraciones
Un ejemplo de la utilidad de estas apps: la filtración de datos sobre productos tecnológicos desde fuentes internas anónimas. Que por supuesto luego podrán ser falsas o no, pero la opción es singular.

Esta herramienta ha logrado generar incluso más interés que Whisper, que de hecho llevaba más tiempo en el mercado y que además de la publicación anónima aprovecha el factor de la ubicación: mostrará a los usuarios aquellos "suspiros" que se han publicado cerca de donde se encuentran en cada momento.

Ambos desarrollos han logrado una popularidad notable en Estados Unidos, donde estas herramientas han generado muchos sentimientos encontrados. Las críticas a las desventajas del anonimato -falsos rumores, acusaciones, acoso- se entremezclan con esos mensajes que realmente dan sentido a estas herramientas: declaraciones que sus protagonistas no harían de tener que publicarlas con sus identidades reales.

De hecho, en ambos casos las herramientas se han encontrado con un apoyo financiero importante, y esos mismos inversores han afirmado que la mensajería anónima, como ocurre con el anonimato en Internet, es un arma de doble filo. Por supuesto que puede ser utilizado para convertir esas comunidades en patios de colegio o en algo mucho más peligroso -falsas acusaciones, acoso-, pero los inicios de ambas revelaron su verdadero interés. Y ese interés existe.

También costó entender a Twitter inicialmente

Recuerdo -y seguro que muchos de vosotros también- cómo cuando Twitter comenzó a hacerse popular de forma masiva a principios de 2007 nadie acababa de entender su sentido. Muchos criticaban a Twitter porque se había convertido en el vehículo de la intrascendencia. Un gran hermano dantesco y masivo que hacía que el usuario compartiese todo tipo de cosas que no interesaban a la mayor parte de la comunidad.

Secretos

Aquellos mensajes intrascendentes, sin embargo, fueron mezclándose con los que utilizaban Twitter como un medio de comunicación eficiente y, sobre todo, veloz. Revistas, periódicos, radios y televisiones comenzaron a aprovecharlo como canal alternativo para lograr visitas a sus contenidos, pero los usuarios también vieron en Twitter una forma de compartir enlaces y reflexiones de interés. La intrascendencia seguía existiendo, pero lo hacía en una proporción mucho más equilibrada con respecto a la información que podía ser realmente interesante.

Pues bien, lo mismo podría ocurrir con estas herramientas. Secret es probablemente el mejor ejemplo, y si tratamos de filtrar el ruido que hay -y hay mucho, en esta y el resto de aplicaciones de mensajería anónima- podremos encontrar casos de uso muy, muy válidos. Dos ejemplos: gracias a Secret descubrimos que Nike iba a despedir a buena parte de su equipo hardware, y también que Vic Gundotra estaba buscando un cambio de rumbo profesional.

El anonimato protege al usuario, para bien o para mal. Cierto que puede ser utilizado para esos usos discutibles, pero también permite denunciar situaciones, comportamientos y actividades que de otro modo sería muy difícil denunciar. Puede haber muchos casos de falsas acusaciones y de críticas irrazonables que aprovechan ese factor del anonimato, pero igualmente es posible encontrar filtraciones que desvelan datos interesantes sobre productos, empresas y, por supuesto, personas.

Anonimato y libertad de expresión

Existe otro factor más que me hace pensar de forma favorable en este tipo de aplicaciones de mensajería anónima. El hecho de que si realmente cumplen su objetivo -el de no identificar jamás al usuario que ha publicado esos mensajes- pueden protegerle de esos enormes esfuerzos que la mayoría de servicios, empresas y gobiernos están haciendo para recopilar más y más información sobre nosotros.

Anonimato

Las revelaciones que han aparecido en el último año sobre la NSA han hecho que muchos (yo incluido) nos volvamos especialmente susceptibles a la hora de seguir usando los servicios que usábamos. Seguimos usándolo, desde luego, pero lo hacemos con más conciencia sobre los sacrificios que ese uso de estos servicios imponen con respecto a nuestra privacidad.

Esa es la razón de que vea a estas aplicaciones, con sus luces y sus sombras, como algo que en conjunto puede tener un componente positivo. Marc Andreessen, inversor (y antes emprendedor de éxito, fue el fundador de Netscape) afirmaba que estas herramientas "empiezan como algo divertido y terminan rompiendo corazones y arruinando vidas".

En mi opinión es una opinión algo exagerada, y que no toma en cuenta el hecho de que si alguien recibe una crítica anónima hoy en día, sobre todo si es en un tono exagerado, debe tomarla como lo que es: algo que normalmente será fruto de esa tristemente célebre comunidad de "trolls". Y ya sabéis lo que dicen: don't feed the troll. Tener un poco de sentido común y aplicar el "a palabras necias, oídos sordos" es una buena forma de aislarse de ese tipo de mensajes.

El debate sobre el anonimato no es nuevo: los propios sistemas de comentarios que funcionan en todo tipo de sitios web en Internet lo defienden -Reddit es uno de los grandes ejemplos- como el mejor método para apoyar la libertad de expresión y para animar la participación. Es uno de los pilares del sistema de comentarios de Xataka Móvil y del resto de sitios web de Weblogs S.L.. ¿Perjudica eso a la conversación y al debate?

Evidentemente aparecen comentarios no deseados, pero en general parece claro que ese anonimato funciona y refuerza ese apartado de debate que tan importante es en servicios de este tipo. De hecho, la propia comunidad actúa como moderadora de esos mensajes, y puede que lo mismo acabe ocurriendo con este tipo de aplicaciones, que hoy por hoy parecen un vehículo más de la intrascendencia, pero que tienen el potencial de convertirse en algo más. Yo, desde luego, no les cerraría la puerta... de momento.

Imágenes | FreedomHacker | Flickr
En Xataka Móvil | Secret, la app de mensajería anónima que te permite compartir secretos
En Genbeta | ¿Son éticas las aplicaciones de mensajería anónima?

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir