Publicidad

En contra de Secret y las apps de mensajería anónima

En contra de Secret y las apps de mensajería anónima
9 comentarios

Publicidad

Publicidad

En esto de los móviles y las apps, las tendencias suelen ser modas pasajeras. No hace mucho, con la llegada de Snapchat, tocó aguantar decenas y decenas de apps de mensajería efímera. Desde hace unos meses, éstas han sido sustituidas por otras aplicaciones distintas: las de mensajería anónima. Sí, hablo de Secret, Whisper y compañía. Su funcionamiento es sencillo y casi idéntico: un usuario manda un mensaje que, en función de distintos parámetros (como distancia o afinidad) llega a otros usuarios.

La novedad en este caso es que el mensaje es anónimo. Puedes leer lo que dice, pero no sabrás quién lo ha escrito. De la misma forma, tú puedes escribir lo que quieras y enviarlo sin que nadie sepa que tú eres el autor. Escoges una fotografía, un texto y publicas, sin más. Los demás pueden responder y se puede tener conversaciones, salvo que nunca sabrás con quién estás hablando... a menos que ellos lo desvelen. ¿Tienen alguna utilidad este tipo de aplicaciones? En mi opinión, no mucha por los motivos que voy a explicar a continuación, aunque un compañero explicara mañana que no está de acuerdo conmigo en un nuevo debate "a favor y en contra" entre editores.

¿Qué te puedes encontrar en estas aplicaciones?

Reconozco que al principio tuve curiosidad: intenté instalarme Secret pero, al pedirme un número de teléfono de EEUU (nota: ver actualización, Secret ya está disponible en España), decidí optar por otra de la competencia que sí se puede utilizar en España, como lo es Whisper (ayer os hablábamos de más opciones). Creo que me duró un día instalada. Los mensajes me aportaban bien poco y, además, la app tenía poca actividad en mis alrededores, por lo que tampoco recibía demasiados. Con motivo de este artículo, he vuelto a reinstalarla y he hecho una búsqueda de "whispers" producidos en Madrid.

"Te quiero mucho", "éste es el cuerpo de mis sueños" (junto a una foto de Xabi Alonso), gente quejándose de sus ex y otros intentando ligar. "¿Alguna mujer de más de 30 años para hablar?", pregunta uno. Y después llegan las frases inspiradoras: "Tu mente es algo poderoso. Cuando la llenas con pensamientos positivos, tu vida comenzará a cambiar". Sigo bajando mensajes, y bajando, y bajando... Una persona se queja: "odio que todas las personas con las que he hablado aquí hablan de sexo. ¡Esto no es un sitio para ligar!". ¿De verdad esto es todo lo que me estoy perdiendo por no utilizar estas apps de mensajería anónima?

Ejemplos Whisper
Ejemplo de últimos mensajes publicados en Whisper en Madrid y alrededores

¿Mensajería anónima o puro cotilleo?

La idea original de Secret era interesante: "admitir algo de forma anónima es el primer paso para después llevarlo al mundo offline y tener una conversación sobre ello", dice Chrys Bader, uno de sus fundadores. En la práctica, Secret se ha convertido en la "red social del cotilleo", con el plus de que, al ser anónima, cualquiera puede inventarse lo que quiera y publicarlo. Por eso no sorprende demasiado que se haya convertido en todo un fenómeno en Silicon Valley.

"Creo que he cometido un error de cien millones de dólares", decía supuestamente algún trabajador de una compañía tecnológica. "Trabajo en Evernote y estamos a puntos de ser adquiridos", decía otro buscando seguramente titulares, ya que dicha compra nunca llegó a tener lugar (al menos de momento). "Tu adorable y regordete restaurador te está engañando con otra persona. Lo siento." ¿Verdad o mentira? No tenemos forma de saberlo. Pero ésa no es realmente la pregunta. La verdadera cuestión es, ¿nos importa? Conspiraciones, affairs, acusaciones... todo tiene cabida en Secret, lo que aleja a la app un poco de su objetivo original.

Es como si tuviéramos un patio de marujas. Loli dice que el hijo de la Merche se ha separado de su mujer, pero la Toñi no se fía. Al final, resulta que Toñi descubre que todo es mentira, por lo que va a dejar de confiar en Loli ya que lo que dice casi nunca es verdad. Ahora imaginemos que Loli, Toñi, Merche y compañía pueden lanzar rumores sin ningún fundamento y sin ninguna consecuencia para ellas (al menos por el momento), sin que nadie sepa el origen de dichos cotilleos. ¿De verdad tendría algo de valor todo lo que dicen sabiendo que la mayoría puede ser inventado o un mensaje con un objetivo interesado?

Mezcla de mensajes sin ningún orden ni control

Cuando hablas con tus contactos por una app de mensajería o cuando consultas tu timeline de Twitter, existe algo en común: tienes algún nexo, un interés compartido o una relación con la persona a la que lees. Esto en las aplicaciones de mensajería anónima no es así. De hecho, como hemos comprobado, hay muchos mensajes de gente que busca ligar a través de ellas. ¿Y si no quieres ligar? Prepárate a aburrirte. Conscientes de ello, en Whisper han introducido las categorías para así intentar que los usuarios puedan navegar por mensajes que realmente les interesan.

Además, está el factor del anonimato, que como decían en Genbeta es un arma de doble filo. Sí, se pueden denunciar o proclamar cosas que no nos atreveríamos a difundir con nuestros nombres y apellidos, pero también dan pie al insulto fácil, a las acusaciones e incluso al bullying, algo por lo que están siendo muy criticados. En Secret, y para minimizar estos problemas, si la app detecta que has utilizado un nombre propio en un post te advierte de que si es ofensivo o difamatorio, lo borrarán.

Algunos inversores, como Mark Suster, lo tienen claro: “no es verdad que los inversores que más odian Secret son aquellos que más críticas reciben en la app de forma anónima. Lo que pasa es que a muchos inversores simplemente no les gusta la idea de invertir o promocionar algo que es utilizado para, abiertamente, atacar a otros”. A pesar de ello, algunas de estas aplicaciones han conseguido importantes rondas de inversión.

¿Mi opinión? Si viviéramos en un mundo ideal, Secret y compañía podrían ser interesantes, pero no es el caso. Ya hay muchos otros sitios para leer rumores sin fundamento, insultos y mensajes de gente que busca ligar, no creo que haga falta una aplicación de mensajería anónima para ello. Si tuviera que apostar, diría que se trata una moda pasajera más. Veremos si el tiempo me da la razón.

Actualización 21 de Mayo 18.00h: A apenas una hora de publicar este artículo, Secret anunciaba su expansión y ya está disponible en España.

Imagen | NYTimes
En Genbeta | ¿Son éticas las aplicaciones de mensajería anónima?

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir