Compartir
Publicidad
De marcas únicas a clónicos, y al overclocking: móviles y PCs, caminos casi idénticos con 20 años de diferencia
Futuro

De marcas únicas a clónicos, y al overclocking: móviles y PCs, caminos casi idénticos con 20 años de diferencia

Publicidad
Publicidad

No hace tanto tiempo desde que costaba encontrar dos móviles idénticos. Salvo por el hecho de contar con elementos comunes, como la pantalla, el teclado físico o la antena, el mercado móvil era tan variado que los fabricantes se arriesgaban a lanzar todo tipo de propuestas. Móviles que eran prismas, y otros con formas peores, inundaban un mercado plagado de colores, tamaños y todo tipo de variaciones.

Algo parecido ocurría con los ordenadores personales, que llegaron a estar contenidos dentro del monitor, como aquellos primeros Mac que evolucionaron hasta los iMac actuales. Pero en cierto punto de la historia, todo cambió para ambos mercados, y el móvil ha ido persiguiendo al del PC con aproximadamente dos décadas de diferencia. Tan parecidos son, con sus diferencias, que podríamos "ver el futuro" de los teléfonos móviles mirando el presente del PC.

El futuro de los móviles, ¿es el presente de los PCs?

Surface Go

No cabe duda de que los móviles están recorriéndolo todo a mayor velocidad, sobre todo porque su implantación ha sido mucho más masiva y vertiginosa que la de los ordenadores personales. Sobre todo ahora, con los móviles viviendo su era dorada con más de 1.500 millones dispositivos vendidos cada año, y los PCs en un momento tranquilidad. E incluso de caída, si observamos las cifras de años anteriores.

Entre 15 y 20 años de diferencia, pero los móviles van llegando a las mismas metas que ya cruzó el PC.

Pero con el presente de los PCs podríamos explicar el futuro que viene de camino a los móviles, dado que ambos dispositivos han corrido caminos similares con un par de décadas de distancia, tal vez menos. Como el hecho de que, en sus orígenes, el mundo de los PCs lo formaban muy pocas marcas, que después se fragmentaron con la llegada de los clónicos y ahora vuelven a concentrarse en unas pocas, como ASUS o Lenovo.

El mundo móvil comenzó a perder frescura cuando se impuso el 'modelo iPhone'. La llegada de las pantallas táctiles, cada vez con mayor protagonismo en el frontal, limitaba cada vez más las posibilidades de innovación en diseño. Y todo ello, diez años después de aquel primer iPhone de Apple, ha devenido en un mercado en el que los móviles casi no se distinguen ni por colores, y que sólo luchan por los tamaños de pantalla.

PCs clónicos y 'móviles chinos'

Invasion

De hecho, el mundo móvil ha tratado de implementar, sin éxito por ahora, su suerte de teléfonos clónicos. La mayor apuesta fue la de Project Ara, nacida en el seno de Motorola y muerta a manos de Google. No funcionó, como tampoco han prosperado otras apuestas por construcciones modulares, por más que LG, y después Motorola y otros, tratasen de seguir un camino parecido aunque variando la filosofía de base.

Project Ara y otros proyectos modulares no han triunfado pero, ¿no son parecidos los fabricantes de móviles genéricos chinos?

Podríamos decir que el mundo de los clónicos en el móvil ha llegado de la mano de los fabricantes chinos. No hemos podido personalizar los teléfonos, pero sí que han surgido decenas de ensambladores de piezas genéricas, a precio de derribo, para colocar móviles de todos los tipos en el mercado. Algunos fabricantes han ido evolucionando y haciéndose grandes, pero otros siguen la misma senda: construir sin personalidad pero tirar los precios.

En los PCs, sin embargo, los clónicos sí triunfaron. Uno podía escoger cualquier torre del mercado y rellenarla con componentes a su gusto, y seguir actualizándolos con el paso de los años. Algo que se ha mantenido hasta ahora, aunque el auge de los portátiles, la vuelta de nuevo a las configuraciones casi inviolables, ha "dormido" el mundo de los ordenadores personalizados, ahora casi reducidos al sector de los gamers. El mundo portátil, ahora más concentrado, gira en torno a pocas y grandes marcas, como ASUS, Lenovo, Acer o HP.

Ahora, refrigeración líquida y overclocking

Refrigeracion

Otras similitudes se encuentran en la refrigeración líquida. Los móviles, con un claro problema de espacio interior, han tenido que recurrir a la refrigeración líquida incluso antes que los ordenadores personales. Éstos, con capacidad para incluir uno o varios ventiladores, reducían el uso del agua a configuraciones muy exigentes. En el móvil hay agua, en el nuevo nicho de los móviles para gaming. De nuevo, dos gotas de agua.

El último paso que está acercando a los dos mercados es el del overclocking. Algo tan común desde hace muchos años en el mundo PC llega ahora con fuerza al mercado móvil. Comenzó Huawei con su GPU Turbo, aprovechándose de conocer la arquitectura de sus cerebros Kirin como nadie, pero ahora tiene pie y medio en el mundo de OPPO con Hyper Boost. La curiosidad es que OPPO utiliza chips de Qualcomm, y aún así logrará aplicar overclock a sus equipos.

En el mismo sentido, aunque ya en materia de cerebros, veremos la carrera por los gigahertzios y los núcleos. La inflación de las memorias, que hasta hace poco tenían la base en 1GB de RAM y 8GB de almacenamiento, y que ahora incluso alcanzan el medio 'tera' en los segundos, y rebasan los 8GB en los primeros. Todo ello, como decimos, en muy pocos años.

Ha habido etapas que no han llegado al mundo del PC, sin embargo. Pese a existir ordenadores muy caros por sus prestaciones, no hemos llegado a ver ordenadores de lujo. Ediciones como las que sí vemos en el móvil, con teléfonos firmados por Porsche, Lamborghini o Ferrari. A no ser, claro está, que consideremos ordenadores de lujo a los Mac Pro de Apple, por diseño, precio y prestaciones.

¿Cómo de lejos está la era post-smartphone?

Oppo Find X

Viendo el mundo PC hoy es fácil, aunque debería estar entrecomillado, vislumbrar qué nos deparará el mercado móvil. Con Apple acaparando la gran mayoría de los beneficios del sector, sería lógico pensar que volveremos a tener concentración de marcas en el futuro. Que muchas de las líneas menores que hoy conocemos acabarán absorbidas y desapareciendo, estabilizándose todo en torno a cuatro o cinco grandes fabricantes que se disputen el mercado entre sí.

Tampoco sería descabellado pensar en un futuro en el que el móvil no sea el gadget principal del mercado, sino que surja otro que lo desplace y le permita relajar su evolución. Algo similar a lo que le hizo el móvil al PC, aunque este último no ha estado nunca tan inmóvil como parece, y de hecho se acaban de alcanzar los 5GHz en sus arquitecturas cerebrales.

¿Existe ya el dispositivo que hará que alcancemos la era post-smartphone? ¿Tal vez los smartwatches?

Un futuro móvil en el que tampoco tengamos demasiada variedad de formas y colores, pues todo se reduzca a grandes dispositivos en los que la mayoría será pantalla. Rígidos o plegables, de mayor o menor diagonal, con procesadores similares y diferencias de precio no muy pronunciadas. Teléfonos cuya principal diferenciación esté en la propia marca, y en qué ofrezca ésta de añadido a sus usuarios.

Ya habrá tiempo de ver qué es lo que ocurre en este futuro hipotético que el móvil puede alcanzar si sigue recorriendo la misma senda que los ordenadores personales. Tal vez llegue el día en que se afirme que vivimos en la era post-smartphone. Aunque para eso puede que aún quede mucho tiempo. ¿O tal vez no?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio