Publicidad

Bruselas comunicará el de 2 julio si aprueba la compra de ONO por parte de Vodafone

Bruselas comunicará el de 2 julio si aprueba la compra de ONO por parte de Vodafone
3 comentarios

Publicidad

Publicidad

Hace ya casi dos meses que Vodafone anunció el acuerdo alcanzado con los accionistas de ONO para su compra a cambio de 7.200 millones de euros. Pero nada ha cambiado desde entonces, trabajando ambas compañías por separado y es que aún falta un punto muy importante para que se cierre definitivamente la compra, el aprobado de Bruselas.

La operación implicará que el segundo operador móvil del país por número de líneas se haga con la red fija de alta velocidad más extensa, lo que dará un importante poder a Vodafone. Es por esa concentración de poder que Competencia estudiará la transacción, pudiendo establecer condiciones para que ella se produzca.

Tras meses de rumores el pasado de 17 de marzo Vodafone lo hizo oficial, se hacía con ONO por 7.200 millones de euros. Un precio que puede parecer elevado para una compañía con poco más de 1.3 millones de líneas móviles pero con un importante valor en el segmento fijo. La cablera cuenta con 7.2 millones de hogares a tiro de su red, pudiendo ofrecerles ya conexiones con hasta 200 megas de bajada.

Pero precisamente esa red, no igualada ni por Movistar en estos momentos, lo que podría hacer que Joaquín Almunia, comisario de Competencia, ponga trabas o condiciones a la operación. La amplía cobertura de ONO es fruto del crecimiento constante de la empresa, que fue comprando cableras regionales, empresas que tenían la única licencia disponible por cada región, hasta llegar a toda España menos Galicia, Asturias y País Vasco, a donde ahora dirigirá Vodafone sus despliegues de fibra.

Por ello el de 2 julio podemos esperar cualquier cosa de Bruselas, preocupados por consolidar el mercado de las telecomunicaciones pero también protectores de la competencia. Podríamos ver como la operación se aprueba sin condiciones hasta la imposición de la apertura del cable de ONO a otros operadores, aunque esto último parece bastante improbable.

En medio de la espera de la decisión de Bruselas también seguimos esperando la revisión de los mercados que tiene que llevar a cabo la CNMC, para la que no hay fecha. El regulador español tiene en su mano seguir limitando la reventa de la fibra de Movistar a 30 megas de bajada o eliminar de un plumazo esa limitación, lo que restaría valor a la compra de ONO. Toca esperar.

Vía | EuropaPress

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir