Compartir
Publicidad
Publicidad

Los operadores amenazan con no comprar la Champions a Mediapro, la historia se repite

Los operadores amenazan con no comprar la Champions a Mediapro, la historia se repite
Guardar
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Desde que los operadores de telecomunicaciones se quedaron como prácticamente la única opción para acceder canales de televisión de pago en directo, tras la compra de Canal+ por parte de Movistar, estos se han erigido como protagonistas en la subasta de los derechos del fútbol. Con el permiso de la productora catalana Mediapro. Atraer a los paquetes quíntuples a los usuarios pasa por contar con los mejores contenidos televisivos y junto con las series y el cine, el fútbol es el otro gran atractivo.

Los tres grandes operadores vienen pagando los últimos años los derechos a unos precios que saben que son imposibles de rentabilizar, agujero que en parte han cubierto con subidas de precios a todos sus clientes. Pero ante el resultado de la última subasta de la Champions, en la que Mediapro se ha quedado con todos los derechos, los operadores amenazan con plantarse definitivamente, no recomprando a la productora los derechos.

Mediapro y los operadores, especialmente Movistar, llevan peleando en los últimos años por los derechos del fútbol. Ahora, las intenciones y las consecuencias de la adquisición de los derechos por una parte u otra son muy distintas, ya que mientras Mediapro los compra para vender su canal beIN Sports a los operadores, pagando con ello los derechos y sacándose un pellizco extra, Movistar los compra para su propia explotación, aunque por las obligaciones impuestas en la compra de Canal+ está obligado a ofrecerlos a otros operadores, a precios regulados.

La consecuencia para los operadores de que Mediapro se adjudique los derechos es tener que pagar un sobrecoste adicional

Lo que más inquieta a los operadores de que los derechos caigan en manos de Mediapro es precisamente ese extra que la productora se saca, ya que pagan un precio superior al de los derechos, considerando las compañías que Mediapro actúa prácticamente como un simple revendedor, ya que depende de los operadores para rentabilizar sus compras. Esas tensiones se evidenciaron en la negociación entre Movistar y Mediapro para que el operador contase con la Champions, que en la temporada 2015/16 no llegó hasta bien iniciada la competición.

Rentabilidad nula

Movistar fue el último operador en firmar un acuerdo con Mediapro, que no solo incluía la emisión de Champions y Europa League, también de los partidos de Liga en posesión de Mediapro, que también tienen Orange y Vodafone. Con esos acuerdos la paz está firmada hasta final de la próxima temporada por el lado de las competiciones europeas y hasta la temporada 2018/19 (incluida) por el lado de la Liga.

Pero ahora que los derechos de la Champions y Europa League han quedado en su totalidad en manos de Mediapro, dejando existir el partido en abierto desde la 2018/19, los operadores podrían plantarse definitivamente. Orange y Vodafone anunciaron que no pujarían por los derechos, por el alto precio que pretendía conseguir la UEFA por ellos, y Movistar pujó por ellos aunque la oferta de Mediapro fue más alta.

Con unos derechos más caros y con la situación actual, en el que el sistema ya es totalmente deficitario, los tres operadores amenazan con plantar a Mediapro y no recomprarle los derechos, vía beIN Sports, lo que sería a su vez la ruina total para Mediapro, que tiene imposible rentabilizar la inversión ofreciendo beIN Sports por internet. Pero esta historia ya nos la conocemos.

¿Cómo veremos la Champions a partir de la 2018/19?

Champions

Hasta el día de hoy solo Euskaltel y R se han atrevido a "pasar" del fútbol, no ofreciendo a sus clientes ni Liga ni Champions. Y lo cierto es que el impacto en sus bases de clientes apenas se ha hecho notar. Por mucho que parezca que el fútbol es lo que más interesa a la hora de contratar televisión de pago, muchos usuarios lo ven desde los propios estadios o en bares, y otros muchos no están dispuestos a pagar por verlo desde su televisor.

Aun así, lo cierto es que los efectos en un gran operador, a nivel nacional, podrían ser mayores. Si uno de los tres grandes operadores cuenta con el fútbol el resto también lo necesitan, para protegerse, aún sabiendo que su rentabilización es imposible. Porque para resultar rentable, el pack de fútbol de los operadores debería tener un precio cercano, si no superior, a los 50 euros mensuales.

Las amenazas de los operadores entran dentro del juego de una negociación que se antoja más tensa que nunca

¿Cuál puede ser la conclusión? Que aunque los operadores estar hartos de Mediapro y de sus prácticas nadie se atreve a levantar el pie del acelerador, y si alguien lo hace solo se la jugará. Por eso, el que aquí escribe sigue pensando que las amenazas de los operadores se quedarán en eso, amenazas, y seguirán pasando por el aro una vez más. Para desgracia de los que no quieren ver fútbol televisado, que lo pagarán con subidas de precios.

Imagen | Scott Calleja

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos