Compartir
Publicidad

Las marcas jóvenes se han quedado sin hueco: sus propios dueños han acabado con ellas

Las marcas jóvenes se han quedado sin hueco: sus propios dueños han acabado con ellas
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A las decenas de marcas de telefonía presentes en España se las podría clasificar de distintas maneras: que si low cost, dirigidas a extranjeros residentes en España (aunque muchas están virando hacia el público nacional), regionales, solo móvil… Y probablemente la categoría menos poblada sea la de las marcas dirigidas al público joven, donde nos encontramos a Tuenti y la submarca de Vodafone, Yu.

Tuenti llegó a manos de Telefónica mediante su compra, cuando la exitosa red social se preparaba para lanzar su propio OMV que podía haber contado con la cobertura de Vodafone, mientras que Yu fue la respuesta de sus rivales, que se estuvo planteando también el lanzamiento de un OMV, que llegó años más tarde con Lowi, aunque no está pensado como un virtual para jóvenes. Y es que al final las marcas dirigidas a este público se han quedado sin hueco, entre otros asuntos por la convergencia.

¿Puede haber un tipo de tarifa que esté especialmente diseñada para jóvenes? Sin problema, claro. Los jóvenes tienen un alto consumo de datos, aunque cada vez llaman menos, y no necesitan ningún aderezo ni servicio adicional, las aplicaciones son suficientes para cubrir el resto de necesidades de comunicación. Sencilla y con muchos datos tendría que ser según eso una tarifa para jóvenes.

El poder de decisión de los más jóvenes

En España hay más líneas móviles que personas y en ello puede influir que los niños recibir un móvil cada vez más pronto. A partir de los 12 años tres de cada cuatro niños tiene su propio móvil y eso es un filón para los operadores, pero lo cierto es que el poder decisión de los menores de edad sobre con qué operador tienen su línea móvil es prácticamente nulo o se puede limitar al poder de influencia sobre sus padres si se encargan ellos de buscar una tarifa que crean acorde a su perfil de consumo.

Los jóvenes no toman el poder de su línea móvil en muchas ocasiones hasta que se independizan y cada día ese paso llega más tarde

Y habiendo como hay más de ocho millones de hogares en España que tienen un paquete convergente con al menos una línea móvil incluida, ¿dónde es más probable que caiga esa línea móvil del menor? Sí, en ese mismo paquete u operador. Es tan fácil como contactar con la misma compañía y siempre, al menos en los cuatro grandes operadores, nos ofrecerán una segunda línea móvil gratis para siempre o al menos por un año. Y aunque esa línea pueda ser básica, es habitual que pueda compartir datos con la línea principal.

Hemos hablado de menores, pero demos un paso más adelante. En la franja entre los 18 y 30 años es cuando se espera que un joven se pueda independizar, aunque cada vez sea más complicado, y no es hasta ese momento cuando su línea móvil pasa a ser plenamente suya. Mientras la línea está dentro del paquete convergente del hogar familiar, el titular será uno de los padres y en muchas ocasiones el papeleo (muchas veces sencillo y otras no tanto) que conlleva cambiar de titular una línea retrasa que se mueva de operador.

¿Qué no tienen Pepephone, O2 o Lowi?

Y más allá de a partir de qué momento un joven pasa a tomar posesión sobre su línea móvil y es libre de escoger entre cualquiera de los operadores del mercado, orientados o no específicamente a su edad, la pregunta es muy sencilla ¿qué tiene que envidiar la oferta de Pepephone, O2 o Lowi, por poner varios ejemplos, a las de Tuenti o Vodafone yu? Prácticamente nada, porque ofrecen también tarifas sencillas, sin añadidos que le hagan subir de precio innecesariamente, y bien nutridas de gigas, que es principalmente lo que busca este tipo de usuarios.

Con una oferta sencilla, sin añadidos poco interesantes, se puede llegar a todo tipo de público, incluido el joven

Y ese principal requisito, el de contar con grandes bonos de datos, es lo que buscan otros tantos usuarios que no están ya en la juventud. Los jóvenes podrían pedir en tal caso ventajas para acceder a servicios de vídeo bajo demanda como Netflix o HBO, preferidos por ellos antes que la televisión tradicional en directo. Precisamente una ventaja que están ofreciendo las grandes marcas, incluso permitiendo que el consumo de datos de ese tipo de servicios no computen como gasto de su bono de datos.

Las marcas jóvenes, al borde de la extinción

Con todo ello, parece claro que las marcas dirigidas a jóvenes no tienen futuro. Pedro Serrahima reconoció recientemente en una entrevista a El Confidencial las dificultades a las que hace frente Tuenti, con tarifas de difícil clasificación como las LOL, WTF o FAV, marca que según él podría desaparecer en los próximos meses. El caso de Vodafone yu sería menos doloroso, al ser una submarca dentro de Vodafone, con menos gasto y trayectoria que Tuenti.

El marketing está muy bien para algunas cosas, pero los jóvenes no son tontos y no se quedan en una marca porque "hable" su lenguaje. Se moverán y buscarán la mejor oferta, se la ofrezca una marca nueva o vieja.

Imagen de portada | natureaddict
En Xataka Móvil | Con O2, Telefónica está disparando fuego amigo contra Tuenti

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos