Publicidad

Operadores, no queremos que la nueva guerra del fútbol desacelere las inversiones en redes
Mercado

Operadores, no queremos que la nueva guerra del fútbol desacelere las inversiones en redes

Publicidad

Publicidad

Antes de la convergencia, hablamos de 2012 ya, la guerra entre los grandes operadores estaba en el móvil, y más que en las tarifas la pelea estaba en quién daba el mejor móvil al mejor precio. De ahí pasamos a los paquetes convergentes, que pronto fueron acompañados por el inicio de los despliegues de 4G y fibra. Y en los últimos tiempos la arena se ha trasladado a la televisión, más concretamente al fútbol.

Esa nueva guerra del fútbol no es para nada barata. Movistar ya se ha dejado 600 millones de euros en los derechos de emisión de las Liga BBVA y Adelante de esta temporada (que en parte han costeado también los rivales que han accedido a esas competiciones) y se dejará más de 2.000 millones para tener las tres próximas temporadas de Primera división "en exclusiva" y la Champions. Y no todo queda ahí, porque varios operadores quieren acceder a esos derechos y además están pagando a Mediapro por poder ofrecer la Champions. Pero nuestro miedo es que todo ello lleve a una desaceleración en la inversión en redes.

Los 2.400 millones de euros que Movistar ha acordado pagar a Mediapro por poder ofrecer a sus clientes las tres próximas temporadas de Liga BBVA y las competiciones europeas no es una cifra pequeña, tampoco para una compañía de la envergadura de la española. El operador ha asegurado que esos ocho partidos por jornada que emitirá beIN La Liga solo se podrán ver en su plataforma de televisión, pero tanto Vodafone como Orange y telecable han asegurado que ellos también los tendrán. De ser así (veremos qué ocurre) éstos también tendrían que pagar parte de los derechos.

Ocho millones de hogares con fibra

A donde queremos llegar hablando de esta nueva guerra es a pensar en lo que se podría hacer con esos 2.400 millones de euros. Dicen los expertos que llevar la fibra óptica hasta un hogar, instalación interior incluida, cuesta 300 euros. Toda esa millonada que Movistar va a invertir en fútbol, y que puede que paguen en parte otros operadores, podría hacer que la fibra llegase a otros ocho millones de hogares.

Los operadores tienen imposible cubrir el coste de los derechos (o canales) del fútbol a base de abonados

Y es que el problema que vemos es que rentabilizar el fútbol es una tarea directamente imposible. España no tiene la penetración de la televisión de pago que tienen otros países europeos, y además se sigue emitiendo un partido de Primera en abierto cada jornada (aunque se restringen los partidos que se pueden emitir), por lo que los 2.400 millones u 800 millones de euros por temporada son directamente una salvajada que no se llegará a pagar de ninguna manera a base de suscriptores de un paquete de canales de fútbol a 20 o 25 euros al mes. Y saben los operadores que a 50 euros al mes (para intentar rentabilizar de verdad esa inversión) no tendrían clientes.

Por eso, creemos que el pato del fútbol lo van a pagar las inversiones en redes. Soy el primero al que le gusta ver fútbol en directo (de hecho soy socio de un club y he estado abonado a distintas ofertas de operadores) pero no puede ser que las cifras de locura de los derechos afecten a los no interesados en el fútbol. Volvamos a los derechos con precios realistas.

Si el fútbol no es rentable de algún lado desviarán recursos

En los últimos meses hemos visto como los grandes operadores subían tarifas, Movistar está en ello ahora mismo, y aunque en ocasiones esas subidas han traído consigo algún beneficio para los usuarios, en parte esa recaudación extra ha ido a tapar el agujero que deja el fútbol en las cuentas de los operadores. Y si los derechos todavía se encarecen más de cara a las próximas temporadas, con esas subidas no será suficiente.

Los no interesados en el fútbol y las inversiones acabarán pagando el negocio artificial de los derechos del fútbol

Al final, serán las inversiones en redes las afectadas por esta nueva guerra del fútbol. Si los operadores tienen que destinar más recursos a la compra de contenidos de algún lado tendrán que quitar esos euros, y probablemente serán las inversiones en despliegues de nuevas redes las perjudicadas. El futuro de la expansión de la fibra ya está en entredicho, a la espera de la decisión de la CNMC sobre la red de Movistar, por lo que si le añadimos la desviación de fondos a la compra de derechos, esta podría ser la puntilla.

Tanto la fibra como el 4G necesitan todavía de grandes impulsos e inversiones, para no dejar al país dividido entre los que tienen conexiones de este siglo y del pasado, por lo que no queremos que la guerra del fútbol deje a los pueblos más pequeños (y no tan pequeños) en el siglo XX. Operadores, si estáis a tiempo, replantearos si merece la pena hacer esas inversiones para seguir manteniendo un negocio tan artificial como el de los derechos del fútbol.

Foto de portada | El Ronzo
En Xataka | ¿Será Movistar TV la única ventana para ver La Liga las tres próximas temporadas?

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir